OPINION

Las grandes ideas no son patrimonio de las grandes agencias


Espíritu creativo mexicano... desde pequeñitos

Supongo que ahora que estoy montando mi propia agencia pequeña lo creo más que nunca, pero lo cierto es que siempre he pensado que las grandes ideas están al alcance de todos. Precisamente eso, es lo que las hace GRANDES.

De todas formas, supongo que todos conocemos unos cuantos casos o momentos que podrían sostener este argumento. Desde leyendas del sector como que “El hoy me siento flex” surgió de forma espontánea en un Focus Group y fue directamente verbalizado por un cliente de la marca, hasta casos de campañones que han visto la luz, siendo paridas por el último mono de la agencia; también conocido como Trainee.

De esas, prefiero no hablar demasiado porque al final todo se sabe, pero seguro que todos los que llevamos un tiempito en el sarao de la publicidad en este país conocemos más de una.

Lo más difícil no es tener una gran idea. Lo más difícil es saber verla.

No todo es tener grandes ideas, también tiene mucho mérito saber verlas. Lo que sucede es que este feeling que te permite identificar una buen concepto normalmente se adquiere cuando ya has visto, palpado y admirado grandes ideas que en su mayoría no has tenido tú. Yo por eso, cada vez le otorgo el mérito que se merece al mecenas/descubridor de la idea, no solo a su autor/creador.

Así que, sin preocuparse tanto de quién la crea, quién la saber ver y quién vende la creatividad (que también es fundamental) lo importante es creer, alimentar y defender las grandes ideas para que todos podamos disfrutarlas en la calle, en nuestro buzón o en la pantalla de turno.

A nosotros en @muttante_es, más que una pequeña agencia, nos gusta definir nuestro proyecto como algo-parecido-a-una-agencia. Y si a algo le vamos a dedicar tiempo a partir de ahora, es a eso: a las pequeñas ideas que se acaban haciendo bien grandes.

Esperamos crecer. Como ellas :)

Anuncios
Estándar

I never read The Economist by David Abbot and Ron Brown
La verdad es que en días como hoy en los que cumplo años y más en los tiempos que corren me acuerdo especialmente de esta genial pieza de David Abbot y Ron Brown de 1988 para The Economist.

Digo lo de los tiempos que corren, porque aun llevando desde el 97 en las trincheras creativas (y creo que esto nos pasa a todos) no dejo de tener la sensación de seguir empezando en esto cada día.

Cómo suelo repetir en clases, comentarios y batallitas varias sigo pensando que la esencia continúa prevaleciendo: grandes ideas ejecutadas magistralmente con buenos mensajes (copywriting) y una dirección artística que haga la idea aún más grande.

Da igual el medio, el soporte, el formato, el papel, el papel electrónico, el dispositivo, o la pancarta en la calle. El poder lo seguirán teniendo las ideas. Y hoy aunque a veces me siga considerando un Creative Trainee no quiero dejar de reivindicarlo.

Estamos en los tiempos de lo que ya algunos llaman el Lifelong Learning. Una era en la que podemos olvidarnos de pensar que sabemos mucho de algo. Ahora todo es bidireccional: la comunicación y el aprendizaje.

Así que en eso estamos y seguiremos. Leamos o no “The Economist” estamos aquí para seguir aprendiendo de todo. Y de todos. Feliz día.

OPINION, Uncategorized

I never read The Economist. Guille García. Creative Trainee. Aged 39

I never read The Economist by David Abbot and Ron Brown

Imagen