agencias, Opinion, publicidad

Ideas prefabricadas


Es curioso.

Normalmente uno se estruja los sesos durante horas, días o semanas para dar con una buena idea. Y normalmente la tienes justo ahí. Delante de tus narices.

A mí al menos me pasa que, después de sondear territorios lejanos y extremos con mis neuronas, acabo volviendo al punto de partida, una vez he conseguido eliminar lo que comúnmente convenimos en llamar “idas de olla” o “pajas mentales”.

Porque si no bajas de esos dos metros sobre tierra a los que a veces nos elevamos los creatas, corremos el riesgo de acabar en ideas forzadas, retorcidas, refundidas o prefabricadas.

Lo mejor siempre va a ser una idea simple.

Simple de ver. Simple de sentir. Simple de comprender. Simple de decodificar.Con una ejecución todo lo rica, brillante, notoria, divertida o brillante que te dé la gana.

Sin duda, esta tecla de lo simple y a la vez brillante es la que una vez detrás de otra está tocando la gente de McCann Madrid en sus últimas campañas para Ikea España.

Una y 365 veces enhorabuena.

Qué disfrutéis de su nueva y memorable campaña. ::) #Momentos365

Estándar
copywriting, Opinion

Que un buen headline te acompañe


Sí, esto lo ha escrito un copy

Pues sí. He de reconocer que aún a mis casi 20 años de profesión me sigue recorriendo un cosquilleo especial cuando me topo con un buen titular. La verdad es que echo de menos esos míticos headlines de Mr. Bernbach que crearon escuela y que en este país durante muchos años tuvieron una gran relevancia, gracias a los juegos de palabras de Ricardo Pérez en los ochenta y al talento de las grandes épocas de Casadevall y Pedreño, SCPF o Tapsa y de algunos otros centros de inteligencia creativa que podrían mencionarse aquí.

Me ha despertado de este sopor de comunicaciones anodinas en el que me hallo (sobre todo a nivel de copy) una pieza que me ha llegado a través del Facebook de Redactores Publicitarios (muy recomendable, por cierto) en la que un titular redondo otorga a una idea divertida la fuerza que necesita. 

Y claro, me ha dado por pensar… ¿Cuánto tiempo le dedicamos hoy los copys a crear un titular? ¿Les seguimos dando el valor que tenía hace unos años? ¿Y su valor económico? ¿Cuánto pagarías tú por un titular de esos que hacen que dejes de hojear el semanal, detengas tu carrera en mitad de andén del metro o dejes pasar dos autobuses embobado frente a una marquesina?

Como hace algún tiempo escuche en una entrevista a Rafa Soto, seguramente estamos en la época de la historia la que más utilizamos la escritura para comunicarnos gracias al impacto de la redes sociales y al uso que hacemos de ellas especialmente en nuestros Smarthpones. Pero me temo que no está siendo una época tan buena para mis queridos y añorados headlines

Plantemos unas cuantas semillas de horas inspiradoras y una pequeña planta del dinero y recuperemos el viejo arte de hacer grandes titulares… para lo que una copa de Chivas, una bata o batín a lo Hugh Hefner y una vieja pipa siempre han sido un kit más que recomendable.

Estándar