agencias, Opinion, publicidad

Ideas prefabricadas


Es curioso.

Normalmente uno se estruja los sesos durante horas, días o semanas para dar con una buena idea. Y normalmente la tienes justo ahí. Delante de tus narices.

A mí al menos me pasa que, después de sondear territorios lejanos y extremos con mis neuronas, acabo volviendo al punto de partida, una vez he conseguido eliminar lo que comúnmente convenimos en llamar “idas de olla” o “pajas mentales”.

Porque si no bajas de esos dos metros sobre tierra a los que a veces nos elevamos los creatas, corremos el riesgo de acabar en ideas forzadas, retorcidas, refundidas o prefabricadas.

Lo mejor siempre va a ser una idea simple.

Simple de ver. Simple de sentir. Simple de comprender. Simple de decodificar.Con una ejecución todo lo rica, brillante, notoria, divertida o brillante que te dé la gana.

Sin duda, esta tecla de lo simple y a la vez brillante es la que una vez detrás de otra está tocando la gente de McCann Madrid en sus últimas campañas para Ikea España.

Una y 365 veces enhorabuena.

Qué disfrutéis de su nueva y memorable campaña. ::) #Momentos365

Estándar
OFFLINE

En ocasiones, veo buenas ideas.


 

Y he de reconocer que en esto de la búsqueda de las buenas ideas, los diseños geniales o los insights inesperados, Pinterest me está ayudando bastante. Y mira que me gusta escribir y opinar sobre creatividad, copywriting e ideas pero hay veces que uno solo necesita una sobreexposición a determinados elementos inspiradores de esos que entran por los ojos.

Creo que esta pieza colgada originariamente si no me equivoco en el tumblr de My Alphabet es sencillamente genial. Un soberbio ejercicio creativo descarnadamente conceptual que rezuma brillantez. Y esa, lamentablemente muchas veces es la parte más complicada del proceso creativo, ser capaz de sacar la tijera y recortar todos esos elementos accesorios de la comunicación que, más que aportar, dificultan que nuestro target decodifique el mensaje.

En resumen. Be creative. Keep it simple. ¿No crees?

 

 

 

 

 

Estándar