Archivos para RT


unidad_de_medida_de_la_creatividad

 

Quien me conoce bien os podrá decir hasta qué punto soy fan de las Redes Sociales. Os podrá confirmar cómo han cambiado mi visión de la comunicación publicitaria y las relaciones personales y profesionales. Pero llegado este momento, creo que merece la pena sentarse un rato encima del móvil para amortiguar el soniquete de los retuits y reflexionar.

La pregunta es: ¿Cuál es la unidad de medida de la creatividad?

Así, a traición. A puro calzón quitado.

No lo podemos negar. Es evidente que los creativos, como cualquier otro profesional, vivimos de nuestros resultados. Pero, sinceramente, me niego a creer que esa sea la única unidad de medida aceptada universalmente para valorar el trabajo de un montón de gente cuyo trabajo está y siempre va a estar en la picota.

Podremos pagar la hipoteca (que la tenemos) o vivir más desahogadamente si nuestras campañas o propuestas funcionan. Pero si dejan de hacerlo, hay cosas de las que no nos podrán desahuciar.

Nuestro talento, el respeto profesional y el reconocimiento del trabajo bien hecho, sin ir más lejos.

Y no creo que estos 3 baremos bajo los que es posible ponderar la trayectoria de un profesional de la creatividad puedan medirse exclusivamente a través de un extraño algoritmo que interrelacione el número de visionados en Youtube, el número de likes en Facebook o el número de Favs y RT en Twitter.

Creo que, más allá de los resultados que obtenemos y (seguramente también) mucho más allá de los premios, existen otros criterios a la hora de valorar el trabajo de un copywriter o un director de arte. Criterios quizá solo los que hemos pasado una noche entera persiguiendo un titular o buscando la tipografía perfecta conocemos, respetamos y podemos ser capaces de valorar. 

 

 

 

 

Anuncios

Esta es una de esas campañas que le hacen a uno acordarse de por qué demonios se dedica a esto de la publicidad.

Una campaña que utiliza a un famoso sí (algo que personalmente suelo odiar) Pero lo hace con tal osadía, inteligencia y humor que no puedo hacer otra cosa que quitarme el sombrero.

Celebrities y novatos en Twitter

Vayamos al tema. Cuando alguien se incorpora como novato a Twitter (especialmente si no es muy ducho en esto de la tecnología y desconoce nuestra extraña jerga tuitera RT, #FF, TT, TL, ETC.) nos encontramos con un montón de tuiteros resabiados esperando a que cometa su primer error para “darle cerita”. Y eso es lo que han aprovechado el bueno de Phil Jackson y parece que Aol.com para generar un atronador ruido y notoriedad en redes sociales.

El primer tweet que generó multitud de reacciones extrañas alrededor de la capacidad (o más bien incapacidad) del exentrenador de los Bulls y los Lakers para esto de la red social del pajarito fue este.

El primer tweet de Phil Jackson

La reacción por parte de mucha gente fue pensar “vaya cagada”. Pero lo mejor estaba por llegar..

Aquí la explicación. Os pongo el vídeo que no quiero quitaros la sorpresa.

La campaña de aol

Aún no está muy claro lo que vendrá después: ¿Una campaña de Aol. com? ¿El lanzamiento del esperado libro de Phil Jackson? Lo que es seguro, sea lo que sea, es que ya tiene a decenas de miles de usuarios, y los que vendrán, totalmente enganchados.


rough

toda gran idea publicitaria empieza con un rough

El post de hoy viene sesudo. Así que si pensáis leerlo así de refilón mientras hacéis algún que otro RT y los unfollow de turno igual no os deja el maldito.

Y es que el tema da para bastante más que para un post. Probablemente sea el gran caballo de batalla de muchos creativos: ser capaces de llevar adelante una idea de esas que tienen un potencial que tira para atrás.

Igual habéis sentido alguna vez ese vértigo. Yo lo llamo el vértigo creativo. Ese temblor de piernas y ansiedad que sientes cuando sabes que tienes una gran materia prima creativa entre manos mientras se acerca la hora de la verdad. ¿Serás capaz de hacer que ese concepto (ese esbozo ininteligible dibujado en un papel) cambie el rumbo de una marca? ¿Podrás darle la vuelta a las ventas de tu cliente? ¿Podrás liderar el preceso de producción para que ese garabato se convierta en una gran campaña?

Lo dicho. Vértigo creativo.

Porque el tema no tiene desperdicio. Y es lo que tiene trabajar en equipo. Uno puede estar seguro de lo que es capaz de hacer o conseguir uno mismo, pero en el momento que tiene que confiar esa criatura que nació en su Moleskine a sus compañeros de equipo o incluso a otras compañías (por ejemplo una productora, un ilustrador o un desarrollador) es cuando se te puede hacer un poco cuesta arriba.

Ahí está el problema. Y la clave para conseguir que las cosas (las buenas) pasen.

Sin una buena idea jamás harás una gran campaña. Pero si una buena idea no se ejecuta con el mismo afán creativo y exigencia enfermiza que padecemos los copywriters y los directores de arte cuando perseguimos un concepto, el resultado final no será el esperado.

Lo cierto es que a uno le cuesta ver estas cosas siendo creativo. Siempre otorga más valor a la parte primigenia del trabajo, la conceptualización, el génesis de la idea, el corazón del proyecto, la razón de ser de cualquier agencia de las buenas. Pero, ahora que estoy cada vez más en contacto con proyectos no tan publicitarios pero que tienen mucho que ver con la creatividad, debo reconocer que estoy pondereando cada vez más el valor de la ejecución creativa. Y si me apuráis un poco, de la ejecución a secas.

Lo estoy viendo últimamente en algunas start up con las que empiezo a estar en contacto. La idea es solo el principio. Piénsalo. Las mejores ideas son muchas veces las más sencillas. Lo que implica que cientos de miles de chavales de todo el planeta con más neuronas vivas que tú y sabiendo picar código están teniendo, en este preciso momento, la misma idea que tú.

Así que de cómo la ejecutes. De cómo le des forma. De cómo la hagas crecer con el apoyo de gente más lista que tú. Y de cómo la pongas en marcha con tus recursos, tus contactos y tu dinero o el de los demás, va a depender tu futuro.

Suerte chaval.


The Creative Calendar 2011-2012 Souce: Leo Burnett Paris.

Ahora que se nos viene encima la temporada alta de festivales de publicidad –El Sol por primera vez en Bilbao, Cannes Lions, The One Show, New York Festivals, etc.– le da uno por reflexionar sobre sobre los distintos criterios/baremos que tenemos en esta profesión para valorar las campañas de publicidad & marketing y, lo que igual es más importante, las ideas.

Es evidente el efecto de estímulo y efersvescencia neuronal que este tipo de festivales ejercen entre el colectivo creativo patrio (yo he tenido la suerte de vivir en primera persona unos cuantos festivales nacionales e internacionales), pero igual no estaría de más echarle una buena pensada al valor que otorgamos como profesionales a este tipo de galardones.

Nos guste o no a los creativos, la principal medida de éxito de un spot, una campaña display, una campaña de email marketing, o una acción en Social Media es el cumplimiento de los objetivos del cliente. No voy a entrar más en detalle sobre este tema aquí, porque creo que da para al menos 3 o 4 posts.

Más allá de esta obviedad, lo que creo que hacemos los creativos en estos festivales (y últimamente muchos no-creativos también, que también se apuntan a los saraos) es reconocer la originalidad, brillantez, irreverencia y osadía de unos cuantos directores creativos, copywriters y directores de arte de todo el planeta cuyo trabajo nos parece especialmente destacable.

Hasta ahí todo bien. Hasta ahí. Pero para los que hemos encontrado en las redes sociales un ecosistema cuyo funcionamiento y reconocimiento valoramos, quizás hay otras variables que también ayudan y mucho a saber cuando con una campaña hemos dado en la tecla.

¿1.000 RT? ¿5.000 likes en Facebook? ¿50 comentarios favorables en tu blog? ¿400 repins? ¿1.700 meneos?

Esta claro que ambos métodos son adulterables. Pero más allá de eso… ¿A qué creéis que equivale hoy un León de Cannes?

NOTA: Para ilustrar el post he encontrado este más que currado Calendario Creativo que si no recuerdo mal vi por primera vez hace unos meses en Facebook por cortesía de mi colega @macfrico.