Opinion

No hay empresa pequeña


20130807-234416.jpg

Perdonadme el símil cuasifutbolístico en este verano soberanamente aburrido gracias a noticias de gran calado como el fichaje y-a-mí-qué-demonios-me-importa de Bale.

Pero lo cierto es que, cuando uno empieza a alejarse un tiempito de las grandes salas de reuniones de las multinacionales, se da cuenta de lo que es un sector o una industria de verdad.

Lo que hace un sector no son esas gigantescas empresas que podría contar un personaje de dibujos animados con los dedos de una mano (sí, 4) sino esos miles de empresas o micro empresas que le dan la vuelta al cartel de abierto cada día, pase lo que pase.

Todas esas empresas también necesitan publicidad.

Buena publicidad. Buenas ideas. Buenas campañas. Buena creatividad.

Y es ahí donde todos los profesionales y agencias que no trabajamos en las 4 grandes (igual tras la fusión de Publicis y Omnicom serán alguna menos) tenemos la responsabilidad de hacer llegar ese trabajo publicitario profesional a esos lugares a los que aún no llega.

A todas las empresas. En todos los sectores.

Sé que no es fácil. Porque nuestras ideas, campañas y presupuestos tienen que competir con un montón de preocupaciones en la cabeza de nuestros clientes: supervivencia empresarial, modelo de negocio, financiación, gestión de recursos humanos…

Pero para nosotros, que también gestionamos una pequeña empresa, no debería resultarnos tan complicado de entender. ¿No creéis?

Estándar
OPINION

Coworking. ¿Un nuevo espacio o una nueva forma de trabajar?


Workshop Coworking

Working Space Alcobendas

Lo cierto es que llevo días buscando un hueco para escribir este post. Ser emprendedor está siendo una gran experiencia, pero te quita bastante tiempo para casi todo. También para escribir en este blog que en los últimos años me ha dado tantas alegrías. Pero bueno, mientras le damos forma al blog de Muttante donde seguiremos contando la gestación del bicho (nunca mejor dicho) la idea es seguir narrando por aquí algunas de las experiencias y contactos que personalmente me están aportando un montón a la hora de poner en marcha mi propio proyecto-agencia-start-up-whatever o lo que sea.

Para ser copywriter lo cierto es que me está resultando complicado definir Muttante.

El tema es que hace algunos días tuve la fortuna de apuntarme casi por un efecto compulsivo al Workshop de Iniciación de Coworking Spain que Manuel Zea organizó en su centro Working Space de Alcobendas.

La verdad es que el contenido de inicación (al segundo día con aspectos más específicos y profundos no pude asistir) me resultó muy interesante y útil y el ponente Manu me gusto mucho. Pero, he de reconocer, que lo que más me gusto es el resto de gente que acudió para formarse en este nuevo mundo del coworking. Estar rodeado durante unas cuantas horas de gente que está buscándose la vida para montar su propio proyecto me pareció de lo mejor que me ha pasado últimamente.

Gente que trabaja o está a punto de dejar de trabajar en una aerolínea o en una televisión autonómica que está recortando lo ya recortado. Gente reciclándose desde la industria del cine o cualquier otro negocio y que estaba  allí reunida, tirando para adelante y buscando nuevos modelos de negocio en los que invertir su dinero o algo mucho más importante: su vida.

La verdad es que encontrar una docena de personas así me hace seguir confiando en este país y en toda esa gente que prefiere saltarse las páginas negras de los periódicos y echarse al monte de la emprendeduría para resolver la papeleta.

Perdonadme si me pongo efusivo, hiperbólico o exagerado. Pero os aseguro que es un entorno muy distinto del que quizá te puedes encontrar en determinados momentos en las grandes empresas. Tampoco voy a ponerme yo como ejemplo de emprendedor, cuando me han tenido que dar un pequeño empujoncito hasta lo que viene siendo la puerta de la calle. Pero incluso en esas situaciones tienes dos opciones: venirte abajo o venirte arriba.

Desde aquí y lejos de ignorar lo crudo de la situación os animo a que hagáis como toda esta gente con la que tuve la suerte de compartir curso. Gente como Lola Gutierrez de Goworking, Inés o Yolanda, Manuel…

Gente que se ha empezado a dar cuente de que esto del Coworking no va de un nuevo espacio de trabajo. Va de una nueva forma de trabajar que tiene mucho que ver con la libertad, el espíritu colaborativo, la cooperación, el equilibrio, la microasesoría, la creatividad y el talento.

Y a todo eso, yo me apunto.

Si queréis conocer mejor esta filosofía y conocer un montón de centros interesantes en toda España y fuera de nuestras fronteras, no dejéis de visitar Coworking Spain

 

 

 

 

Estándar