agencias, Opinion, publicidad

Ideas prefabricadas


Es curioso.

Normalmente uno se estruja los sesos durante horas, días o semanas para dar con una buena idea. Y normalmente la tienes justo ahí. Delante de tus narices.

A mí al menos me pasa que, después de sondear territorios lejanos y extremos con mis neuronas, acabo volviendo al punto de partida, una vez he conseguido eliminar lo que comúnmente convenimos en llamar “idas de olla” o “pajas mentales”.

Porque si no bajas de esos dos metros sobre tierra a los que a veces nos elevamos los creatas, corremos el riesgo de acabar en ideas forzadas, retorcidas, refundidas o prefabricadas.

Lo mejor siempre va a ser una idea simple.

Simple de ver. Simple de sentir. Simple de comprender. Simple de decodificar.Con una ejecución todo lo rica, brillante, notoria, divertida o brillante que te dé la gana.

Sin duda, esta tecla de lo simple y a la vez brillante es la que una vez detrás de otra está tocando la gente de McCann Madrid en sus últimas campañas para Ikea España.

Una y 365 veces enhorabuena.

Qué disfrutéis de su nueva y memorable campaña. ::) #Momentos365

Anuncios
Estándar
OPINION, Uncategorized

Apps para copywriters


En estos tiempos que corren tan alienantes en ocasiones para los que nos ganamos la vida con la creatividad, no deja de ser estimulante que haya inicativas que nos inviten a remezclar las palabras y las ideas y nos sirvan de entrenamiento para, quizás, mantener despierta la mente. Puede que hoy no esté mucho el horno para juegos de palabras, malentendidos bienintencionados y riesgos calculados en tus campañas. Pero por lo que pueda pasar, más vale que nos dediquemos a mantener las neuronas en estado de semireposo.

Si seguís mi blog desde hace algún tiempo o mi cuenta de instagram, sabréis ya de mi afición por fotografíar la señalética del transporte público madrileño buscándole un segundo significado (quizá oculto) En mi post Divertimento Creativo, podéis ver algunos de los ejemplos. Por eso, esta propuesta de App “Genius Meme Generetor”, lanzada por Cambridge en Facebook, me parece, como mínimo una invitación al jugueteo creativo y a volvera a retorcer imágenes y palabras. Algo que siempre se ha hecho en la publicidad off (especialmente en la gráfica) y que yo al menos, en ocasiones, echo de menos en la publicidad digital.

Yo ya me he currado un par de pelis (podrían ser mejores la verdad) si os animáis creo que no os lo he puesto muy complicado.

Así que, como diría el ínclito Joaquín Prat “Aaaaaaaaaaaa jugaaaaaaaar!

Genius Meme App

Reservado a magos novatos

Reservado a Magos Novatos #otraseñales

tumblr_mdd7e2Kubx1r2ee5wo1_500

Kate Haring asomándose #otrasseñales

Estándar
OPINION

Idea vs ejecución: dónde reside la creatividad


rough

toda gran idea publicitaria empieza con un rough

El post de hoy viene sesudo. Así que si pensáis leerlo así de refilón mientras hacéis algún que otro RT y los unfollow de turno igual no os deja el maldito.

Y es que el tema da para bastante más que para un post. Probablemente sea el gran caballo de batalla de muchos creativos: ser capaces de llevar adelante una idea de esas que tienen un potencial que tira para atrás.

Igual habéis sentido alguna vez ese vértigo. Yo lo llamo el vértigo creativo. Ese temblor de piernas y ansiedad que sientes cuando sabes que tienes una gran materia prima creativa entre manos mientras se acerca la hora de la verdad. ¿Serás capaz de hacer que ese concepto (ese esbozo ininteligible dibujado en un papel) cambie el rumbo de una marca? ¿Podrás darle la vuelta a las ventas de tu cliente? ¿Podrás liderar el preceso de producción para que ese garabato se convierta en una gran campaña?

Lo dicho. Vértigo creativo.

Porque el tema no tiene desperdicio. Y es lo que tiene trabajar en equipo. Uno puede estar seguro de lo que es capaz de hacer o conseguir uno mismo, pero en el momento que tiene que confiar esa criatura que nació en su Moleskine a sus compañeros de equipo o incluso a otras compañías (por ejemplo una productora, un ilustrador o un desarrollador) es cuando se te puede hacer un poco cuesta arriba.

Ahí está el problema. Y la clave para conseguir que las cosas (las buenas) pasen.

Sin una buena idea jamás harás una gran campaña. Pero si una buena idea no se ejecuta con el mismo afán creativo y exigencia enfermiza que padecemos los copywriters y los directores de arte cuando perseguimos un concepto, el resultado final no será el esperado.

Lo cierto es que a uno le cuesta ver estas cosas siendo creativo. Siempre otorga más valor a la parte primigenia del trabajo, la conceptualización, el génesis de la idea, el corazón del proyecto, la razón de ser de cualquier agencia de las buenas. Pero, ahora que estoy cada vez más en contacto con proyectos no tan publicitarios pero que tienen mucho que ver con la creatividad, debo reconocer que estoy pondereando cada vez más el valor de la ejecución creativa. Y si me apuráis un poco, de la ejecución a secas.

Lo estoy viendo últimamente en algunas start up con las que empiezo a estar en contacto. La idea es solo el principio. Piénsalo. Las mejores ideas son muchas veces las más sencillas. Lo que implica que cientos de miles de chavales de todo el planeta con más neuronas vivas que tú y sabiendo picar código están teniendo, en este preciso momento, la misma idea que tú.

Así que de cómo la ejecutes. De cómo le des forma. De cómo la hagas crecer con el apoyo de gente más lista que tú. Y de cómo la pongas en marcha con tus recursos, tus contactos y tu dinero o el de los demás, va a depender tu futuro.

Suerte chaval.

Estándar