Opinion

Creatividad: La imposiblidad de replicar el modelo.


Image

Cuesta retomar un blog varios meses después. Supongo que en el fondo sabes que corres el altísimo riesgo de no retomarlo nunca. Por suerte, no es algo que me vaya a pasar a mí ::) porque cuanto más tiempo dejo de escribir, más consciente soy de hasta qué punto lo necesito.

Así que a ello.

Supongo que en estos meses en los que me encuentro embarcado en el nacimiento de algo-parecido-a-una-agencia me han permitido reflexionar sobre el título de este post, esa podríamos llamar “ineficiencia creativa” que, en ocasiones, puede ser el centro de de las diferencias que separan en las agencias  perfiles creativos de los “no creativos”.

No sé si alguna vez habéis sentido esa incapacidad de replicar vuestro trabajo creativo para convertirlo en un éxito que puedas ir repitiendo sucesivamente, con cada cliente y con cada campaña, todos los días de tu vida y hasta que la muerte sobre el teclado os separe ::)

Pues bien, ese creo que es básicamente el problema de los creativos (al menos el mío) la imposibilidad de encontrar un modelo/camino que garantice el éxito de nuestro aporte creativo en ese proyecto que justo AHORA tenemos entre manos.

Uno de mis maestros, el gran Marcelo Montes, me dió hace ahora 17 años la mejor definición del miedo creativo que nace de esa incapacidad. Marcelo decía algo así “Esto me ha pasado siempre a lo largo de mi carrera. Cada vez que me enfrento a una nueva campaña pienso: está es en la que me pillan, en la que se dan cuenta de que les he estado engañando… que no sirvo para esto”

Supongo que lo que más me marcó en aquel momento es que Marcelo decía esto, y lo seguía sintiendo, con una trayectoria jalonada de premios y éxitos a la cabeza de departamentos creativos de grandes agencias.

Y ahora que me veo en procesos no estrictamente creativos quizá soy más consciente de todo esto. Es evidente, existen modelos de negocio o modelos financieros cuyo éxito se puede replicar consistentemente e ir repitiendo de forma más eficiente y rentable.

¿Pero realmente podemos hacer eso con el trabajo creativo?

Anuncios
Estándar
OPINION

La inspiración es una actitud


  Reflejos en la Casa da Musica en Oporto (Portugal) - Arquitectura

La Casa da Musica desde el exterior. Pura inspiración.

Mientras preparo las siguientes partes del post las Fronteras de la Creatividad y, dado que ando recién llegado (e inspirado) por las vacaciones, he preferido hablar en mi primera columna de septiembre de eso, de eso que nunca le puede faltar a un creativo, la inspiración.

La verdad es que salir de tu entorno y rutina habitual, es una gran oportunidad de dejarse empapar por realidades y experiencias nuevas que te ayuden a reinventar tu forma de pensar. Que es lo que creo que hacemos todos cuando nos hacemos permeables a esa inspiración.

Básicamente, la inspiración es una actitud.

Yo lo veo así.

En el mundo en que vivimos (especialmente desde el inmenso potencial de acceso a información y contenidos que nos ha traído internet) es imposible no encontrar estímulos que exciten nuestra creatividad.

Podríamos llamarlos disparadores creativos.  Y, aunque cada uno tengamos nuestras propios procesos creativos, trucos o mecanismos; lo más habitual es que te acabes sorprendiendo a ti mismo encontrando la inspiración en el rótulo ochenteno de una peluquería de barrio cerrada hace años. O en la foma de expresarse de un vecino al que no soportas. O en la extrña forma en que tu hija de 8 años se come los spaguettis.

Creo que todo eso. Estar abierto, atento, permeable y ser enfermizamente curioso es lo que hace que surja la inspiración.

Mi admirado profesor en los tiempos de The School Agency, Marcelo Montes, no paraba de repetírnoslo.

Yo creo que es uno de los mensajes que más caló en mi despistado cerebro de creativo incipiente: los creativos NO podemos estar encerrados. A lo que yo añado: y menos encerrados en nosotros mismos.

Como decía Marcelo: debéis  salir a la calle, ir en metro, ir al cine y ver la película que esta viendo todo el mundo, ver la tele (eso menos), ir a galerías de arte, exposiciones de fotografía, vivir en un museo.

Lo que haga falta.

Obviamente es más fácil encontrar disparadores creativos cuando entras en contacto con nuevos escenarios, nuevas personas y nuevas experiencias. Y las vacaciones son una oportunidad perfecta para hacerlo.

Inspirándome en la Casa da Música de Porto

Por eso, me gustaría hablaros aquí de una de las cosas que más me ha inspirado en estas vacaciones a mí: la Casa da Música de Porto.

Pocas veces me ánimo a apuntarme a la visita guiada, pero esta vez lo hice y para mí fue una inyección de inspiración en vena que nos permitió recorrer todas las salas del edificio y, sobre todo, conocer el concepto de este edificio contenedor y difusor de música en la capital del norte portugués.

Y lo cierto es que el espíritu de este edificio del holandés Rem Koolhaas finalizado en 2005  tiene mucho que ver con esa permeabilidad del creativo que os reclamaba al principio.

Se trata de una estructura abierta con gran parte acristalada concebida para eliminar las barreras de la música. Una gran plataforma para la música que permite vivir experiencias musicales desde dentro y hacia fuera. Donde desde las distintas estancias menores, anexas a la gran sala de conciertos, incluso los niños pueden disfrutar también de la música que escuchan los mayores, mientras juegan en una sala reservada para ellos.

Un edificio en el que el hormigón, la cerámica y el cristal conviven en una extraña hermosura. Si no lo conocías, creo que deberías hacerlo.

Honestamente, si eres creativo y no eres capaz de encontrar estímulo e inspiración en una obra de arte como esta, básicamente es que estas muerto.

Pero igual también lo estás (al menos creativamente) si no tienes esa actitud de curiosidad y permeabilidad que te permita convertir en una idea campañable ese tweet que te dejo pensando el otro día.

Ahora que ya te he contado mi penúltima gran fuente de inspiración… ¿Me cuentas cuál ha sido la tuya?

Estándar
OPINION

Out the Studio se va de viajestorming


Hace unos días escuchando a @carmouna en el programa #hoyempiezatodo de Radio3 conocí la historia de un par de creativos, Julia y Miguel, que han decidido dejar su trabajo en agencia por una temporadita y recorrer el mundo bajo el nombre de Out the Studio intercambiando sus ideas, diseños y nou jau por los servicios básicos necesarios para sobrevivir durante su viaje: alojamiento, alimentación y poco más.

A esto le llamo yo ser creativo.

En serio.

Honestamente creo que pasar entre 8 y 14 horas al día en una oficina es algo que nos aleja bastante de las buenas ideas, porque nos aleja de todas esas experiencias con las que un creativo DEBE estar en contacto para ser capaz de generar ideas de esas que emocionan, conmueven y consiguen que las cosas pasen.

Pero volvamos a @OutTheStudio que es el nombre con el que Julia y Miguel han bautizado su proyecto. No es la primera vez que hacen algo así. Es gente a la que le gusta viajar (un  espíritu casi imprescindible para ser creativo) y en los últimos años ya habían viajado en esta plan trueque y disfrutado de destinos tan sugerentes como Tailandia, Turquía o la India. Y en esta Route 2012/2013 van a recorrer, empezando por Cuba, destinos como Perú, Argentina, Indonesia o Japón; entre muchos otros.

Muy buen plan, me atrevo a decir. Y lo bueno es que parte del viaje creativo ya lo tienen hecho porque ya han conseguido una semana de alojamiento en París a cambio de un logotipo o 5 noches de alojamiento en cuba a cambio de unas ilustraciones.

Evidentemente, no son los primeros que hacen algo así. Tenemos un oficio que quema lo suyo. Así que supongo que todos habremos oído historias o conocemos casos gente que en un momento dado decide mandarlo todo a la mierda y coger un par de años sabáticos para irse a diseñar camisetas al sudeste asiático, para rodar un documental con el dinero de una indemnización o escribir un libro poniendo a parir la vida de agencia.

Pero, lo cierto, es que yo creo que con el desgaste emocional que sufrimos (ponemos una parte de nosotros en cada campaña, cada titular, cada diseño, cada coma) es prácticamente imprescindible hacer un break cada cierto tiempo para recargar las pilas, rellenar el vacío que a veces encontramos cuando buceamos en nuestras neuronas y volvernos a enamorar de nuestra profesión.

De hecho, toda esta idea de la creatividad está en el viaje, me recuerda a un spot “Musa” de Remo que estaba dentro de aquel mítico concepto para Mitsubishi “Donde llega un Montero no llega nadie”

Hablando de creativos-viajeros,  yo tengo el caso muy cercano de @serviajera_mv y el blog Ser Viajera creado por María Varela.

María era una copywriter que empezó tarde en esto de la publicidad y que, por encima de todas las cosas, deseaba viajar y escribir; para mí la esencia de VIVIR. Tras una temporada en la que compartí con ella techo creativo y mucho más, tuve la suerte de verla partir como bloguera-viajera y recorrer el mundo a solas con sus palabras y una mochila para recordarnos a todos los creativos lo grande y hermoso que es este planeta. Y de paso darnos una envidia (creo que sana ) de esa que se te escapa por los poros de la piel.

Con todo esto. Estoy convencido de que Out The Studio, además de una vuelta al mundo, van a conseguir refrescar sus neuronas con esto que yo he venido en llamar Viajestorming que para mí puede ser una versión mejorada del brainstorming.

Porque al esquema habitual de las sesiones de tormentas ideas añade:

–       Nuevos inputs basados en experiencias personales intensas

–       Nuevos invitados a la sesión creativa que pueden contaminar positivamente tus ideas  (esas personas que están totalmente ajenas a ti y pueden aportar   visiones totalmente distinta a tus proyectos)

–       Nuevos e inspiradores paisajes para tus brainstormings

–       La pasión del viajero frente al turista creativo

Para mí, ingredientes más que suficientes para mejorar la fórmula que repetimos bajo la luz de un fluorescente varias veces a la semana.

Yo aprendí la creatividad de gente como Marcelo Montes en aquella gran escuela de creativos que fue The School Agency. Y una de las primeras cosas que me quedaron grabadas fueron esas órdenes de Marcelo con aquel acento argentino en la que nos espetaba: Id al cine, id al teatro, escuchad música en directo, leed cualquier cosa que caiga en vuestras manos, visitad todas las exposiciones de fotografía y museos que podáis, viajad en metro y observad a la gente. Viajad.

Unas recomendaciones que 15 años después sigo intentando cumplir, y que creo que cualquier creativo debería seguir obligándose a cumplir cada día de su vid.

Porque la inspiración es eso que está al otro lado del espejo. Al otro lado de la puerta de la agencia. Algo que creo que tienen muy claro Out of the Studio. Su viaje empieza el próximo 5 de julio. No dejéis de seguirlo a través de su blog, su Twitter, su página de Facebook o su canal de Youtube.

Os aseguro que yo no voy a dejar de hacerlo :)

Estándar