OPINION

Admiro la vieja publicidad


Basta con echar un poco la vista atrás para darse cuenta de que al final esto de la publicidad va calando y tiene su pequeño o gran poso en la cultura popular. Últimamente me ha empezado a dar por coleccionar carteles antiguos de hojalata, viejos botes de colacao con mensajes engolados y sonrisas infantiles overpromises o pequeñas joyas publicitarias en cualquier formato.

No deja de ser parte de lo que somos. Ese “Un poco de Magno, es Mucho” o el mítico “Cofrutos. De fruta madre” forman ya parte de nuestro inconsciente colectivo y es (en este caso en un sentido positivo) parte de la herencia recibida.

Quizá este pueda ser el primero de unos cuantos post nostálgico-publicitarios que he querido inaugurar con algo que no puede fallar nunca la combinación (juguete+starwars+anuncio vintage) igual lo haríamos con otros medios en estos tiempos pero si hoy cayese en una agencia un briefing así me da que muchos llegarían a algo bastante bien parecido.

¡Hay que ver qué bien envejece Star Wars!

 

 

Anuncios
Estándar