agencias, Opinion

Agencias pequeñas: “We try harder”


we_try_harder

¿Por qué una agencia de publicidad pequeña?

Os voy a decir la verdad. Yo nunca fui demasiado partidario de la agencias pequeñas.

Cuando veía los anuncios de Nike, Coca Cola, Impulso, Sanex, Danone, BMW o de mi primera colonia, Chispas, soñaba con trabajar en una gran agencia de publicidad. Por aquel entonces, no sabía muy bien lo que significaba ser creativo publicitario. Y mucho menos lo que era ser copy. Pero me entusiasmaba pensar que podía tener ideas, inventarme anuncios y verlos aparecer en la misma televisión donde veíamos el 1,2,3, Objetivo 92 o El Equipo A.

No nos educan para pensar en pequeño

Digamos que socialmente estamos programados para pensar a lo grande. Nos han metido en la cabeza a través de esa misma televisión que hay que “triunfar en la vida” ¿Qué será eso? Ser una estrella de fútbol, un ídolo del rock & roll, un ministro o ¿por qué no un controlador de vuelo? que según dicen tienen muchos días de descanso y ganan un pastón.

Lo de trabajar en una empresa pequeña y ayudar a sacar adelante un proyecto sin demasiada visibilidad, en el que te puede tocar hacer un poco de todo, digamos no está tan respaldado ni fomentado en estas tierras.

Yo me licencié en Ciencias Empresariales en la Universidad Complutense de Madrid y lo último en lo que pensé cuando terminé la carrera fuer en crear una empresa. Raro ¿no?. Supongo que yo con 23 añitos también andaba preocupado en otras cosas. Pero no puedo dejar de calificar como fracaso de la universidad patria que, tras 6 años por allí, nadie fuese capaz de motivarme lo suficiente como para que al menos pensase en intentarlo.

Cariño, he encogido la agencia

En mi caso, debo reconocer que acabé en una agencia pequeña un poco por accidente. Si bien es cierto que, si esa agencia pequeña es TU agencia pequeña, creada desde cero por tu socio y tú con “una mano delante y otra detrás” como diría aquel, la cosa toma un cariz un poco más especial.

Antes de crear Muttante solo había estado en una agencia con menos de 25 personas más de una década antes. Se llamaba Team Barclaycard y la experiencia fue de las mejores que he tenido. Es más fácil hacer equipo, formar algo parecido a un grupo de amigos o una familia y conseguir que la calidad de vida de la gente sea muy superior a la media.

Pero bueno, esta vez las circunstancias mandaban así que, parafraseando a mi colega Leandro Yanco y su libro“Una patada en el culo es siempre un paso adelante” yo aproveché el último “empujoncito” que me dieron en MRM para tomar una nueva perspectiva sobre la profesión y el oficio que amo.

En ese momento y, por primera vez, decidí fijarme de verdad en esos miles de miniagencias y estudios creativos que se parten el cobre (por eso, yo creo que nos llamamos compañeros del metal) en cada rincón de nuestro país y gracias a las cuales, millones de negocios, PYMES y no tan PYMES, consiguen hacerse un hueco en el mercado y hacer algo tan básico, pero tan complicado en estos 7 últimos años como es VENDER.

Hablando de las ventajas de las agencias de publicidad pequeñas

Como igual sabéis si seguís este blog, mi socio David Mora y yo fundamos Muttante en mayo de 2013. En este tiempo nos hemos dado sonoros cabezazos contra algunos briefings, proyectos y decisiones equivocadas que nos han ayudado a descubrir cuáles son los verdaderos puntos fuertes de una agencia de nuestro tamaño y cuáles no (qué tal si empezamos por estos)

5 COSAS QUE UNA AGENCIA PEQUEÑA NUNCA PODRÁ HACER POR TI

  1. Garantizarte un servicio 24 h, 7 días a la semana, 365 días al año incluidos Nochebuena, Navidad, Noche vieja, Reyes, cumpleaños familiares, graduaciones y comuniones de tus hijos etc.
  2. Poner a tu disposición un equipo (a veces sobredimensionado) de “n” personas en exclusiva para tu cuenta, con acceso directo a sus teléfono móviles 24 h al día.
  3. Pagarte un viaje a Cancún para todo tu equipo para que podáis celebrar juntos los éxitos conseguidos en el último ejercicio.
  4. Prometerte que el spot que estás rodando va a ser superviral (Espera, eso tampoco te lo puede prometer una agencia grande)
  5. Perder sus principios
grapa_pequeña_ok

Prueba una agencia pequeña de publicidad. Verás como te enganchas.

10 COSAS QUE UNA AGENCIA PEQUEÑA Sí PODRÁ HACER POR TI

  1. Currárselo más

    Tener una gran agencia con una vitrina llena de premios mola mucho. Pero igual mola más saber que al otro lado del teléfono o del mail tienes un equipo de personas que se va dejar la piel y que va trabajar el próximo proyecto como uno de los más importantes de su vida. ¿Por qué? Porque tiene que ganarse un hueco en el mercado y porque la única forma de hacerlo es esforzarse más que los demás, buscar una idea mejor que las demás y poner toda la carne en el asador.

  2. Tener grandes ideas

    Y es que lo bueno de las agencias pequeñas es que no les caben los complejos y por eso lo habitual es que no se corten a la hora de proponer ideas y acciones de esas que hacen que cliente y agencia crezcan juntos. Que, dicho sea de paso, es la mejor forma de crecer.

  3. Cumplir lo que te promete.

    No olvides que lo normal es que en una agencia pequeña trates directamente con los que “parten el bacalao” Y eso te ahorrará mucho tiempo y quebraderos de cabeza. Afortunadamente, las decisiones en este tipo de organizaciones las toman las personas que directamente están implicadas en tu proyecto o en la gestión de tu cuenta.

  4. Ofrecerte unas tarifas justas y ajustadas

    Obvio. Las agencias de publicidad pequeñas no tienen que soportar las macroestructuras de las grandes agencias. Altos equipos directivos cargaditos de personas que no aportan ni tiempo ni valor a los proyectos, desconocen en muchos casos el negocio actual y cobran unos sueldazos de los años 80 (de esos de cuando “Curro se iba al Caribe”)

  5. Ser tan flexibles como haga falta

    Los que llevamos un tiempo trabajando en esto, sabemos que los proyectos y las necesidades cambian de un día para otro. Y que hay pocas cosas que valore más un cliente que una respuesta flexible cuando las cosas se complican. Se trata de echar una mano en lo que haga falta, y ahí digamos que las agencias pequeñas tenemos muchas menos servidumbres que las grandes.

  6. Tratar mejor a su equipo

    Las agencias pequeñas aún tienen cierto margen de maniobra y no viven la parte más oscura y cruda de la relación cliente-agencia. Por eso, pueden poner la calidad de vida de su equipo y las condiciones de trabajo por delante de muchas cosas ( a ver si conseguimos que esto llegue algún día también a las grandes)

  7. Innovar más y más veces

    Las agencias pequeñas tienen menos gente a la que integrar (normalmente a la fuerza) en procesos de innovación y cambio. Uno de sus fuertes es una mentalidad abierta, joven y acostumbrada al cambio que las permite adaptarse al medio con mucha más facilidad que los grandes dinosaurios de la industria publicitaria.

    En Muttante por ejemplo utilizamos

    • Slack para trabajar en equipo con gente situada en distintos lugares
    • Trello para distribuir proyectos, tareas y seguimiento de proesos (de hecho lo usamos para gestionar el flujo de trabajo con alguno de nuestros clientes)
    • Evernote como herramienta para la documentación y la gestión de la información
  8. Ser más transparentes

    Las agencias pequeñas tienen mucho menos que perder. Y como hemos visto que ya hacen algunas empresascomo Pepephone (a los que nos gustaría parecernos) si empiezas desde los inicios a comportarte con un mínimo grado de ética y transparencia, eso te permite sentar las bases de tu propia identidad e intentar cambiar las cosas en un sector demasiado opaco.

  9. Ser libres y comportarse como tal

    Las agencias pequeñas tienen la suerte de no tener que pagar dividendos a incomprensivos fondos de inversión que pueden llegar a condicionarlo todo. Y eso, las permite ser más libres para todo: para pensar, para decidir y para crear grandes cosas que es de lo que se trata

  10. Seguir creciendo

Y qué mejor forma de hacerlo que con ideas que al principio parecen muy pequeñas y que se acaban convirtiendo en algo         por la que cualquier gran agencia mataría. Para rematar el post, os dejo aquí un ejemplo que seguro que conocéis “Pastillas para el dolor Ajeno” de GerminalUna, hasta entonces, pequeña y desconocida agencia de Murcia que gracias a una idea soberbia y a un extraordinario tesón al más puro estilo “We Try Harder” irrumpió en un sector que quizá hasta aquel momento reservaba el éxito para agencias mucho mayores en dimensión pero no en calidad.

Os juro que no me canso de verla.

Anuncios
Estándar
OPINION

5 motivos para seguir escribiendo a mano.


10 motivos para seguir escribiendo a mano

Lo sé.

Existen un millón de motivos para escribir con tu ordenador, tu smartphone o tu Ipad.

Para empezar, el más importante: seguramente hubiese tardado 5 veces más en escribir este post si no tuviese mi teclado y las facilidades de WordPress para corregir o editar. Pero aún así hay cosas. Algunas cosas que como copywriter, poeta aficionado o narrador por descubrir prefiero seguir escribiendo de puño y letra.

1.- El ritual

Las cosas más profundas, íntimas o preciosistas tengo que escribirlas a mano. En mi cuaderno, en silencio, meditando.

Uno puede escribirse un folleto entero, una cuña, una web o un artículo tranquilamente frente al ordenador. Pero si queréis crear un claim memorable, definir las directrices de un discurso o pensar en una idea a mí, por lo menos, me resulta imposible hacerlo sentado delante de una máquina.

2.- El tacto

Profesionalmente, me considero 110% digital. Sin embargo, soy consciente de ese territorio en el que lo digital nunca podrá competir con lo real: las texturas. El cuero. El metal. El grafito. El papel. Si cierras los ojos para inspirarte a la hora de escribir entenderás muy bien cómo te puede ayudar tu viejo cuaderno y el lápiz que le has tomado prestado a tu hija para darle forma a un puñado de palabras.

3.- La imperfección

La escritura siempre es imperfecta. Y en ocasiones cuanto más imperfecta más perfecta es. Los tachones son parte de la magia del proceso creativo. Una prueba indeleble de que una gran idea esta hecha de la fusión de varias ideas no tan buenas. Un tachón es un testigo mudo de la muerte de una idea. De una idea que por muy simple o burda que fuera se merece todos nuestros respetos.

La imperfección no suele dejar rastro en tus documentos digitales. Al menos no de la misma manera.

4.- La memoria

Lo que escribes un papel tiene una memoria mucho más profunda y una capacidad de evocar momentos inmensamente mayor que los documentos escritos en un formato digital. Las tapas del cuaderno o la libreta, el tipo de papel, tu letra que quizá ha cambiado desde entonces o incluso es capaz de delatar el estado de ánimo en el que escribiste aquello. Abrir un documento de word de 1991 no es lo mismo.

5.- La huella

Porque las grandes palabras cinceladas sobre el mármol, impresas en los grandes documentos de nuestra historia o escuchadas en los grandes discursos de nuestra era antes de ser impresas, esculpidas o declamadas fueron escritas. Escritas seguramente con un lápiz, un bolígrafo o una pluma. A mano.

Estándar
OPINION

Gestionar la pasión.


Sin pasión no hay creatividad. Estoy convencido.
Los más grandes creativos que he conocido: españoles, argentinos, canadienses, sudafricanos, brasileros… podían tener ideas muy diferentes, estilos radicalmente distintos, podían venir del copywriting, de la dirección de arte, del mundo del diseño, del mundo digital; pero todos ellos, absolutamente todos, compartían ese ingrediente secreto sin el que nuestro trabajo no tiene sentido: la pasión.
Sin esa pasión os aseguro que yo hubiese sido incapaz de digerir los centenares de infumables pizzas que cené durante algunas temporadas, de aguantar con los ojos abiertos en salas de edición hasta las mil, incapaz de montar 20 piezas con cutter y Spay Mount para la mañana siguiente o haber podido articular palabra para vender lo que un puñado de fanáticos de las buenas ideas habían estado pariendo durante decenas de horas sin ver la luz del sol.

Sin pasión algo así es imposible. Y todos los sabemos. Porque hemos visto mucha gente mirándonos como si fuésemos zombies de la creatividad y tomando caminos diferentes al nuestro. Algo más que compresible y absolutamente respetable.

Uno ya no tiene edad para esos desmanes. En primer lugar y por encima de todo porque tiene familia. Y en segundo, porque si de algo sirven los años de profesión es para aprender a dosificar no solo la carga de trabajo y los esfuerzos. Sino también la pasión, que es algo que en ciertos momentos se te puede escapar de las manos.

Y no es nada fácil eso de gestionar la pasión.
Supongo que especialmente cuando es algo a lo que durante años le has sacado partido. Al menos, os confieso que yo lo he hecho.
Como he venido reflexionando en los últimos post, llega un momento en el que debes saber canalizar esa emoción con cada nuevo titular que creas, esa capacidad de alucinar cada vez que ves una pieza tuya en la calle o esa vehemencia para defender tus ideas a capa y espada. Llega el momento que debes empezar a gestionar esa pasión.
Sobre todo por tu propio bien el de tu creatividad. Y porque has debido aprender en qué momentos esa pasión es una fuerza motora para conseguir grandes cosas y en qué (otros) momentos se convierte en un obstáculo para tus objetivos creativos.

PASIÓN CREATIVA CUANDO ESTÁS EN FORMA

Todos tenemos rachas muy positivas creativamente hablando. A mí os aseguro que me ha pasado. Es como estar en forma. Te encuentras despierto creativamente, alerta, receptivo, fino, perspicaz y todo el proceso creativo se convierte en una gozada movida por la pasión, en la que te ves capaz de comerte a Segarra por los pies si hiciese falta.
Pero esa misma pasión, en momentos distintos o en proyectos de mayor complejidad, puede mutar en frustración. Y ese sentimiento es uno de los peores que puede tener un creativo.

CONSEJOS PARA EVITAR QUE TU PASIÓN CREATIVA SE CONVIERTA EN FRUSTRACIÓN.

Así que aprovecho para daros algunos consejos para gestionar esa pasión en vuestro día a día y evitar que se convierta en frustración que lastre vuestro trabajo como creativos.

1.-NO PUEDES APLICAR LA MISMA DOSIS DE CREATIVIDAD A TODOS LOS PROYECTOS

Hay proyectos que requerirán solo unas gotas esenciales de creatividad (o ni siquiera esa gota) y que caerán en tus manos.

2.- APRENDE A DIFERENCIAR LOS PROYECTOS CREATIVOS DE OTRO TIPO DE PROYECTOS

Por ejemplo, proyectos que requieren de oficio y de grandes dosis de concentración. Son menos estimulantes, pero deberás resolverlos sin obsesionarte pora portar tu brillantez o talento.

3.- NO TE QUEMES

Busca la forma de afrontar los proyectos creativos con buen espíritu y buena onda. Si últimamente en tu curro no te cae ningún trabajo que creativamente merezca la pena, busca otros proyectos personales en los que volcar tu creatividad (escribe relatos, comienza un blog, escribe un corto, diseña un cartel para unos amigos, hazte tuitero de pro,  hazle un flyer al bar de unos colegas… lo que sea. Lo importante es que mantengas tu mente despierta.

4.- CONTEMPLA SIEMPRE LA PEOR DE LAS HIPÓTESIS

La idea de tu vida puede ser destrozada por un tipo o tipa en un nanosegundo. No estoy siendo dramático. Es así de cierto. Así que lo mejor es que estés preparado para esa posibilidad. Seguro que después de la mejor idea de tu vida, vienen una docena aún mejores. Lo peor que puedes hacer es tirar la toalla por las ideas que se quedan en el camino.

5.- DEFIENDE TUS IDEAS MIENTRAS SEA SALUDABLE.

Hay una sensación que igual has vivido cuando en una sala llena de gente dentro de la agencia o en un cliente: la de quedarse solo defendiendo una idea en plan el Fuerte de los clics de Playmobil. Debes aprender a detectar esa sensación antes de que se convierta en evidente y hagas que alguien se sienta incómodo. No se trata de rendirse, se trata de no quemar cartuchos.

6.- NO OLVIDES QUE, PASE LO QUE PASE, DESPUÉS DE ESTE PROYECTO SEGUIRÁS SIENDO CREATIVO.

Estándar
MIS CLASES

Vídeo de mi ponencia sobre el copywriter digital


“Para qué sirve un Copywriter”, con Guille García from tucamon on Vimeo.

Aunque el tema del micrófono de mano no es lo mío, y en algunos momentos se pierde un poco el sonido, creo que básicamente conseguí transmitir lo que quería: Ser copywriter tiene mucho presente en el escenario del marketing y de la comunicación actual y, sobre todo, mucho futuro.

Estándar
MIS CLASES

Creativo y Profesor en @icemd. O viceversa.


Una de las cosas de las que aún no había tenido oportunidad de hablaros en el blog es de mi labor como Profesor en algunas materias del Máster Europeo de Marketing en Internet y Publicidad Digital de @icemd (Instituto de Comercio Electrónico y Marketing Directo).

Imparto varios talleres y clases vinculadas a la creatividad y el copywriting digital, los social media y el e-mail marketing. Y, la verdad, es que es algo que me está aportando mucho, me permite estar en contacto con un montón de gente interesante (los alumnos) que trabajan en sectores muy diversos y me mantiene al día de todo lo que se cuece en el fregao marketiniano y digital que no es poco.

Os iré contando qué tal las clases de 2012 que tienen muy buena pinta.

 

Estándar