Aquí os dejo el video de mi Ponencia «Copywriting. Cómo vender más y convencer en tres palabras» en Evento Blog #ebe16. Muy gratificante poder defender tu oficio y hablar de la pasión en la que llevas trabajando más de 20 años.. #Copywriting #Creatividad

Conferencia Copywriting Vs SEO en Evento Blog (Sevilla)

MIS CLASES

Mi ponencia en #EBE16

¿Podrías pensar sin palabras? ¿Contar una historia? ¿Y vender tu coche?

En la era de la comunicación audiovisual, las palabras siguen siendo un vehículo imprescindible para conectar de forma eficaz con tu target.

¿Cuál es tu objetivo?

¿Un retuit? ¿Incrementar el número de comentarios en tu blog? ¿Generar leads que luego puedas convertir en clientes? ¿Una venta en tu tienda de e-commerce? Si usas las palabras correctas podrás alcanzar tus metas y mejorar tus resultados.

Imagen
Opinion

Vender una idea

Martin Luther King in front of the microphones

La parte más difícil de tener una idea es venderla. Si estás leyendo este post seguro que puedes acordarte de unas cuantas ideas, de esas memorables, que han acabado en la papelera o criogenizadas hasta una segunda oportunidad en plan Walt Disney.

Como dirían Golpes Bajos, Son Malos tiempos para la lírica y, lamentablemente, en estos tiempos las meninges cerebrales se contraen y las ideas deben buscar cualquier pequeño resquicio para iluminar las mentes más cerradas.

Da igual lo que pienses tú. Da igual que creas que es la mejor idea que has tenido en tu maldita vida. Si no eres capaz de trasnmitir el potencial de ese garabato en tu cuaderno a las 20 personas que intervienen en el proceso de aprobación de una campaña no te servirá de nada.

  • Piensa en tus compañeros de equipo en la agencia.
  • Piensa en los responsables creativos dentro de la agencia.
  • Piensa en los otros departamentos de tu agencia que intervienen en el proceso
  • Piensa en la primera persona del cliente a la que le vas a tener que vender la idea.
  • Piensa en los responsables de marketing de tu cliente.
  • Piensa en el área comercial de tu cliente que finalmente tendrá que validar la idea.
  • Piensa en las restricciones presupuestarias.
  • Piensa en todo el maldito planeta y hazte fuerte.

Porque el mayor mérito de que una gran idea salga a la la luz, es esa pequeña odisea conocida como el proceso de aprobación de una campaña.

A pesar de todo esto que os estoy contando, yo soy un apasionado de esta fase del proceso creativo (para mí, la verdad sigue formando parte de ese proceso) Así que, si me lo permitis, os cuento algunos trucos o consejos para vender ideas creativas que a mí al menos me funcinonan.

1.- INTEGRA A LA GENTE EN TU IDEA. NO SEAS EXCLUYENTE.

Para eso, básicamente creo que sirven los brainstormings. Los buenos. Para que en un proceso participativo la autoría de la idea se diluya y todo el mundo tenga la sensación de haber aportado un poquito a esa creación colectiva. El número de fans de una idea aunque sea en una fase muy inicial del proyecto es directamente proporcional a sus posiblidades de éxito.

2.- ARROPA BIEN TU IDEA

Aunque tú sepas que va a funcionar, la gente necesita modelos de éxito para tomar decisiones. Así que, sera mejor que los ayudes. Busca referencias visuales, conceptuales y de campaña que hayan obtenido unos resultados interesantes para el cliente. No te pases remiténdote a Cannes y One Show o a cosas que están haciendo en el lejano oriente. Debe ser creíble y romper los primeros frenos a la hora entender «de qué va eso tan raro que se te ha ocurrido»

3.- ROMPE EL HIELO

A todos nos gusta sentirnos cómodos, incluso en las situaciones más tensas en nuestro trabajo. La gente del cliente que tiene que decidir sobre tu idea también se está jugando mucho. Así que, si consigues crear un clima relajado descontextualizando la reunión con algún tema no profesional, seguro que el clima mejora y a ti te resulta todo más fácil.

4.- BUSCA ALIADOS

En todo proceso de venta creativa delante de un grupo de personas, siempre hay individuos más favorables a ti. Bien por afinidades personales o bien por que tienen una menor aversión al riesgo y les gusta más apostar por la creatividad. Consigue su beneplácito durante la presentación y tendrás más posibilidades de salir victorioso.

5.- APELA A SUS EMOCIONES.

El 75% del ser humano son emociones. Si consigues llegar con tu discurso creativo a las emociones de tu audiencia tienes la mitad del camino hecho. No hay ninguna decisión de nuestras vidas que no tenga un componente emocional, trabaja en tu presentación con esa premisa y te llevarás las cosas a tu terreno.

6.- LO QUE TENGAS QUE CONTAR, CUÉNTALO EN LOS PRIMEROS 30 SEGUNDOS

A esto lo llamo yo «la Prueba de los 30 segundos». Si en 30 segundos no puedes contar la idea y conseguir que cualquier persona que la escuche la entienda y se entusiasme es que no es tan buena idea. O quizás es que tú no la sabes contar. Por eso, si la idea es realmente buena, entrena y ensaya esos primeros 30 segundos 1 millón de veces si hace falta. Con tus compañeros de agencia, con tu vecino en el ascensor, con tu Santa, con el espejo…

7.- CIERRA EL CÍRCULO

La estructura narrativa circular siempre funciona. Así que si al final de tu intervención o de la reunión consigues volver a la idea inicial que dio origen a toda la campaña, la sensación que tendrá tu audiencia es que todo tiene sentido y está muy bien construido. Y eso, te lo aseguro, vende.

Suerte en vuestra próxima presentación y no lo olvidéis: las buenas ideas son como los zombies, da igual quién quiera acabar con ellas, siempre resucitan 🙂

Standard
Opinion

5 cosas que un copy jamás debería hacer.

5 actitudes perjudiciales que como copywriter debes evitar.
Foto de Rachael Henning on Unsplash

5 cosas que un copy jamás debería hacer. Toma nota.

Os voy a ser brutalmente honesto.

Me ha costado más esfuerzo del que imaginaba volver a sentarme delante de este blog. Releerme con ojos nuevos y volver a impulsar esta plataforma que tantas alegrías me ha dado en estos años.

Pero, para mí, escribir es vivir. Y eso es lo que voy a seguir haciendo en este Blog del copywriter que que espero convertir muy pronto algo cada vez más interesante y completo.

Lo que no ha cambiado en todo este tiempo es el objetivo de estos textos: reflexionar sobre el oficio del copy dentro y fuera de las agencias de publicidad. Esta vez con una visión más práctica, sin perder ese punto de experiencia propia que, no os voy a engañar, soy incapaz de evitar.

Pero, una vez comentada esta nueva reentré, vayamos al lío que ya tendremos tiempo para retomar reflexiones y análisis diversos en siguientes posts.

Vamos al lío, con esos 5 pain points para copywriters , esas 5 cosas que un copy jamás debería hacer.

Cinco actitudes perjudiciales que como copywriter debes evitar.

1. DEJAR DE ESCRIBIR

Dejar de escribir: si eres copywriter es una de las 5 cosas que jamás deberías hacer
Foto de Patrick Fore en Unsplash

Obvio, ¿no? Pero no tan fácil de cumplir.

En mi caso, llevo escribiendo desde que cumplí los 6 años: cuentos, relatos, novelas, guiones, post para blogs, artículos y un sinfín de piezas de todo tipo… Aunque la gran mayoría la tengo aún guardada en un cajón (y dudo que valga tanto como la de los archivos de Julio Cortázar que encontraron sorprendentemente años después de su muerte)

Como ya he comentado a lo largo de los años en este blog, un copywriter es básicamente un creativo cuya herramienta de trabajo fundamental son las palabras. Los creativos estamos hechos de una materia emocional frágil que hace que nos «marchitemos» de alguna manera si dejamos de hacer un trabajo creativo. Y que eso afecte a la frecuencia con las que hacemos nuestra tarea favorita: escribir.

Supongo que sabéis de lo que estoy hablando.

Como mentes creativas seguro que os habéis sentido así alguna vez y habéis sufrido el bloqueo creativo o la desazón porque los proyectos en los que estáis implicados NO os llenan creativamente.

Ese es el gran caballo de batalla de nuestro trabajo.

Si no trabajáis como creativos, seguramente habréis t tenido que sufrir desde el otro lado (como compañeros ejecutivos de cuentas, equipo de producción, servicios generales…) las quejas, desplantes e insatisfacciones del creativo de turno. Ahí van mis disculpas en la parte que nos toque y agradecimientos por el aguante y el apoyo tantas veces recibido.

Pero lo cierto es que NO existe arte ni producto creativo sin ese desasosiego, angustia vital y desgaste que sufrimos los copywriters y otros perfiles creativos.

Dicho lo cual. Lo que como redactores creativos jamás deberíamos permitirnos es dejar de escribir.

De hecho, una de las técnicas que, al menos a mí personalmente, mejor me funciona para solucionar mis bloqueos creativos es forzarme a sentarme delante del Mac y empezar a escribir.

Cualquier mierda es buena.

Es un comienzo.

Escuchar el teclado, sentir como fluyen tus dedos por encima de las teclas te ayudará a liberar esa ansiedad que te atenaza y, con la relajación, llegarán las palabras, las ideas y los párrafos.

¿Y si no eres capaz de sentarte delante de tu escritorio o una cafetería o en un parque delante del ordenador? 

Usa un boli y una libreta.

O cualquier otra cosa que te ayude a «soltarte».

A mí por ejemplo cuando tengo que trabajar en naming o en conceptos creativos de campaña muy abstractos, me ayuda hacerlo con un pilot negro 5.0 y una libreta tipo Moleskine.

Lo importante es no perder la costumbre de escribir cada día.

  • Aunque se te haga cuesta arriba
  • A pesar de que detestes cada coma que escribes
  • Aún si tienes la sensación de que lo que estás haciendo no sirve.

Porque, la verdad, es que SÍ sirve. Quizá mucho más de lo que te imaginas.

He empezado este post diciendo que me ha costado meses volver a escribir. Y te aseguro que, a medida que voy dando forma a este post, cada idea, palabra o párrafo, va cobrando más sentido y va fluyendo de forma más apacible.

Porque los copywriters somos lo que escribimos. Y si no escribimos (como me ha estado pasando a mi ) NO sabemos lo que somos.

Seguimos repasando estas 5 cosas que un copy jamás debería hacer, que este post me ha quedado de los largos 🙂

2. DEJAR DE APRENDER

Dejar de aprender: si eres copywriter es una de las 5 cosas que jamás deberías hacer
Foto de Julian Dutton en Unsplash

La verdad que en esto a veces tengo un poco de envidia de aquellos de mis amigos que son ingenieros, directores de recursos humanos, arquitectos o geólogos y a los que la profesión prácticamente no les ha cambiado en los últimos 30 años.

Nosotros los «copys« no podemos decir lo mismo. 

Por eso, la agencia digital de publicidad que monté hace unos años se llamaba Muttante

Esto nos obliga, por mucho que no nos apetezca, a seguir en contacto con un aprendizaje continuo y exigente de los medios publicitarios, y también a adaptar nuestro trabajo como redactores publicitarios a las nuevas necesidades y códigos de la publicidad, el marketing y la comunicación.

Porque uno no puede dirigirse igual a un millennial que al portero de una comunidad de vecinos de 1997 que quiere contratar Gasóleo Calefacción Cepsa para su edificio (este fue uno de los primeros clientes de mi trayectoria, y os aseguro que los tiempos han cambiado mucho)

Técnicamente esto tiene un nombre, Longlife learning. Que viene a reflejar esa nueva realidad por la que millones de profesionales tenemos la necesidad de seguir formándonos durante toda nuestra vida para seguir pudiendo desempeñar nuestra profesión. Algo, por qué negarlo, que a veces se hace un poco cuesta arriba.

Una realidad bastante diferente a la de generaciones anteriores como las de nuestros madres y padres o abuelos y abuelas que, una vez habían iniciado su vida laboral, no tenían la necesidad de seguir formándose.

La falta de reciclaje profesional es, sin duda, una de las 5 cosas que un copy jamás debería hacer.

Nunca dejes de formarte.

Por suerte, hoy en día existen multitud de posibilidades de seguir formándonos como copywriters o creativos, sin salir de casa a costes irrisorios o incluso gratis.  Si queréis una formación algo más sólida o reglada existen actualmente numerosos talleres y cursos de copywriting. De ello me gustaría hablaros con más detalle y hacer mis recomendaciones en próximos posts, así que no me voy a extender mucho más por el momento.

Si leéis inglés (espero que sí) porque gran parte de la documentación y contenidos sobre copywriting están en este idioma, os adelanto una pincelada de mis recomendaciones, el blog de copyblogger. Este blog ofrece un montón de autores que ofrecen consejos actualizados muy directos y aplicables al día a día que reactivarán vuestra capacidad de escribir, especialmente como copywriters orientados a la venta.

Vamos a por el siguiente concepto de estas «5 cosas que un copy jamás debería hacer»

3. ACEPTAR QUE TU TRABAJO ES PRESCINDIBLE.

Aceptar que tu trabajo es prescindible: si eres copywriter es una de las 5 cosas que jamás deberías hacerk3vsv7iIIc-unsplash
Photo by Kai Pilger on Unsplash

Ni de coña. No lo es.

El trabajo de un copy, hoy, puede ser todo menos prescindible.

Por mucho que digan que el copywriter es la persona que menos trabaja en una agencia de publicidad o equipo creativo (los chistes valen pero es que hay que gente que lo piensa y lo dice en serio) es uno de los perfiles más importantes cuando se tratar de buscar la excelencia creativa y desarrollar el viejo arte de la persuasión.

En los tiempos en los que las redes sociales nos han llevado a la antiespecialización y donde se supone que una misma persona puede hacer la estrategia, crear el concepto, diseñar el logo, desarrollar la web en wordpress, hacer las animaciones y montar un video en 3d motion… es cuando más falta hace la la especialización.

Vale, me voy a poner un poco moñas y a sentir morriña por una época que ni siquiera yo viví (llegué un pelín tarde) Pero me gustaría recordaros que el director de arte se llamaba así porque dirigía un equipo de profesionales en el que cada uno era responsable de una parte diferente del proceso de desarrollo visual de una campaña:

Perfiles profesionales recomendables para tus campañas online

  • El Diseñador gráfico, responsable de diseñar cada una de las piezas
  • Tipógrafo, la persona que hacía la composición tipográfica de los carteles, páginas, faldones, etc.
  • Ilustrador, encargado de dibujar los personajes y situaciones definidos en el estilo marcado por el Art Director
  • Fotógrafo, en el caso de campañas con imagen real era y sigue siendo el encargado de hacer la sesión de fotos y el retoque

Soy consciente de que no vamos a volver a esos tiempos. Pero lo que es seguro es que en aquellos dorados años 80 de la publicidad española con gente como Casavedall y Pedreño, Lluis Bassat o Marcal Moliné, la especialización era un aspecto vivo y positivo, que redundaba en la calidad de las piezas finales.

No todos podemos hacer todo bien. No hace falta que le des muchas vueltas. Es evidente.

Así que, en estos tiempos en los que a veces parece que los textos o las ideas las puede generar o redactar cualquiera, debemos reivindicar la importancia del papel del copy 

No vamos a tirar la toalla.

No vamos a dejar caer el lápiz.

Porque nuestro trabajo sigue siendo tan importante e imprescindible como lo ha sido desde las primeras creaciones publicitarias de la historia, que algunos datan en el año 3.000 antes de cristo.

Nos quedan 2 de esas 5 cosas que un copy jamás debería hacer. ¡Sigamos!

4. DEJAR DE LEER

siora-photography-hgFY1mZY-Y0-unsplash
Foto de Siora Photography en Unsplash

Venga, vale.

Aceptemos que muchos de los copywriters (entre los que yo me incluyo) somos unos escritores frustrados.

Pero más allá de nuestra pasión por la palabra como truncados escritores, que muy poco tiene que ver con el oficio de copywriter, el hecho es que leer siempre nos aporta un plus, a bote pronto a 3 niveles:

Recursos de redacción:

Como copywriters cada un@ solemos tener nuestro propio estilo, referencias y recursos (un registro del que a veces nos es difícil escapar) Como hablábamos en el primer punto de este post, si el acto de escribir es clave para seguir haciéndolo cada vez mejor, el acto de leer es el paso previo imprescindible para tener esa riqueza gramatical y esa inspiración que a veces echamos tanto en falta.

Seguro que a ti se te ocurren muchos más pain points que estas 5 cosas que un buen copy jamás debería hacer. Pero no olvides lo importante que es leer a otros y leer mucho más allá de los textos creativos o publicitarios. Verás como se enriquece tu capacidad de crear, contar y escribir.

Storytelling

Gran parte del trabajo de los copywriters de hoy se basa en la construcción de historias alrededor de los productos, los servicios o las marcas. Contar historias es ese arte, vinculado ancestralmente a la tradición oral, que permitía que el que el conocimiento pasara de generación en generación y se consolidase.

El uso que hacemos nosotros de estas historias no tiene tanto valor como aquel. Pero si lees muchas historias en artículos, novelas o relatos de distintos autores seguro que tus historias, tus conceptos y tus textos son cada día mejores, créeme.

Inspiración:

La redacción creativa tiene su técnica, pero en mi opinión no deja de ser un arte. Como copywriter tendrás que enfrentarte en ocasiones a desarrollo de textos muy técnicos o comerciales. Pero en otras momentos tu briefing cretivo será «tocar la fibra» de tu público objetivo y convertirte en esa voz de la marca que llega al corazón de la gente y le susurra al oído las palabras exactas que necesita oír para modificar su estado de ánimo, creer en que un servicio le va a ayudar o para cambiar una opinión negativa sobre un determinado tema.

La única forma de conseguir todo es conectar con esa persona que es tu target, con su estado vital y con sus emociones.

Si tú no estás en ese momento de conexión quizá necesitas leer unos cuantos poemas, acudir a esos párrafos que tanto te emocionan de tu novela favorita o recitar en voz alta el «So you want to be a writer» de Bukowski.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=F_1EiVAb_O8&w=560&h=315]

Leer te recordará siempre la esencia de lo que es escribir. Te abrirá los ojos, las orejas  los poros a la emoción.

Básicamente el trabajo de un copy creativo es persuadir. Y persuadir sin emoción es IMPOSIBLE.

Y, para concluir, rematamos con la última de nuestras 5 cosas que un copy jamás debería hacer.

5. CREER QUE ERES UNA ESPECIE DE CHARLES BUKOWSKI

rachael-henning-ZUVns11235s-unsplash
Photo by Rachael Henning on Unsplash

Hablando justo del gran Bukowski, tampoco nos vamos a venir ahora arriba.

Los copywriter NO somos escritores.

Somos un perfil profesional cuyas palabras están al servicio de una marca.

Es algo muy digno, aunque la literatura, el cine o las series puedan molar bastante más.

Puntualmente nos pedirán que nuestros claims, mensajes o long copys conmuevan a la audiencia en un spot, una página de prensa, un banner, una web o un video 3D motion.

Y debemos ser capaces de hacerlo a lo grande. Sin complejos. Sacando ese viejo y gruñón escritor que llevamos dentro.

Otras veces nos tocará hacer:

  • La descripción de los productos de un Ecommerce
  • Optimizar el SEO de un post de 1.000 palabras que otra persona a escrito
  • Pensar en qué demonios poner en un Story de Instagram
  • Redactar la escaleta de un evento
  • Crear una cola de radio de 10 segundos
  • Escribir un catálogo de rodamientos de 100 páginas
  • O proponer 728 namings para una mercería

Porque todo esto es «trabajo de copy», NO nos podemos creer un escritor de esos que alimentan su leyenda negra con alcohol y sustancias diversas. Al menos hasta que hayamos vendido unos miles de ejemplares de ese manuscrito que tenemos pudriéndose en un cajón.

Espero que me hayas podido seguir hasta aquí descubriendo estas 5 cosas que un copy jamás debería hacer. Nos leemos en el próximo post. Juro que esta vez no vais a tener que esperar tanto tiempo.

Standard
MIS CLASES

Vídeo de mi ponencia sobre el copywriter digital

[vimeo http://www.vimeo.com/35686484 w=400&h=300]

«Para qué sirve un Copywriter», con Guille García from tucamon on Vimeo.

Aunque el tema del micrófono de mano no es lo mío, y en algunos momentos se pierde un poco el sonido, creo que básicamente conseguí transmitir lo que quería: Ser copywriter tiene mucho presente en el escenario del marketing y de la comunicación actual y, sobre todo, mucho futuro.

Standard
CAMPAÑAS DISPLAY, Opinion

¿Baterías de Ideas? Antes, la MUERTE.

Fotografía de morrisey. Fuente: Flickr.

Como os podéis imaginar por el título del post, digamos que no soy excesivamente fan de ese formato de presentación denominado «Batería de ideas» que últimamente vemos aparecer con determinada frecuencia en la relación agencia-anunciante.

Como es un esquema al que, honestamente, le veo escasa o ninguna ventaja para ninguna de ambas partes, he decidido recoger en este blog los 5 Grandes Argumentos contra las Baterías de Ideas. Ahí vamos (como diría Estopa):

1.- SON EXTREMADAMENTE FÁCILES DE DERRIBAR.

Así es. Por su propia naturaleza y, desde un punto de vista de agencia, esa innumerable lista de ideas sueltas, puntas, ideítas o como le queramos llamar están expuestas a la aniquilación total por parte de cualquier que tenga un argumento suelto, una puntita de argumento o un argumentillo.

Tomémonos un poco en serio, por favor. A ambos lados del briefing. No me parece justo que para valorar una idea por parte de un anunciante haya que llegar con una maqueta terminada, la animación en flash pulidísima o sabiendo como deriva un concepto dentro de 8 meses. Pero tampoco me parece de recibo (y creo que a veces se hace como única vía de desbloqueo de algún proyecto) presentar un montón de ideas a vuelapluma «a ver si el cliente me compra alguna».

Creo que alrededor de este tema todos deberíamos reflexionar y recordar que estamos en el territorio de las ideas, los conceptos, las propuestas de campaña y que debemos actuar en consonancia con ese territorio. Con instinto, teniendo muy claro el briefing y lo que queremos hacer y con unas mínimas variables que nos permitan inferir si esa campaña o idea va a tener éxito o no.

Cuanto más armada, madura, peloteada, amasada y bombardeada con otras propuestas esté una idea a la hora de ser presentada, más valor y argumentos de venta tendremos para defenderla. Nada puede ser más evidente.

2.- BANALIZAN EL TRABAJO DE LOS CREATIVOS Y DE LA AGENCIA

Siguiendo con el punto anterior, esta forma de plantear y presentar las ideas parece que echa por tierra gran parte del trabajo de los creativos como especialistas en el trabajo creativo y de la agencia como experta en el planteamiento de campañas y proyectos de cierta enjundia. Esa sensación que puede quedar de «esto es echarse unas risas con unas cañas y volcarlo en un .ppt y lo puede hacer cualquiera» no me gusta nada.

Detrás de cada idea que salga por la puerta de una agencia tiene que haber mucho análisis, tonealadas de «know how» y una visión más o menos concreta de cómo y en qué direcciones puede crecer esa idea.

3.- SON UNA PÉSIMA INTERPRETACIÓN DEL PROCESO ERROR-PRUEBA-ERROR.

Así es. Como decía antes, en ocasiones se entra en la «fase batería de ideas» cuando ya la agencia ha hecho un gran esfuerzo por plantear sus recomendaciones al anunciante, con propuestas mucho más armadas y sólidas en su formulación y presentación.

Es esa estapa de determinados proyectos también conocida como a-estas-alturas-vomito-una-batería-de-ideas-en-un pogüer-poin-y-va-que-chuta. He vivido ese momento decenes de veces todos estos años currando en agencia. Pero aún así, me parece muy poco recomendable. Especialemente para la agencia que vuelve a exponerse a ser tumbada con argumentillos. En cualquier caso, creo que lo mejor en situaciones así es volver a reenfocar el briefing, analizar qué ha pasado durante el proceso y reiniciar el trabajo creativo.

4.- ETERNIZAN LOS PROCESOS DILATANDO LA TOMA DE DECISIONES.

Evidentemente. No es lo mismo elegir entre 2 opciones que entre 20. Si tenemos en cuenta, además, que en el proceso de aprobación de una idea/campaña, pueden intervenir incluso decenas de personas por parte del anunciante, puedes imaginarte. Podríamos multiplicar el número de propuestas por el número de decisores y sumarle la incógnita de la subjetividad… ¿Resultado? Neverending campaign.

5.- NO DAN BUENA IMAGEN… Y DE ESO VA LA PUBLICIDAD, ¿NO?

Para mí esa podría ser la reflexión final. Creo, honestamente, que las baterías de ideas, sin mucho «thinking», sin un racional convincente, sin un más que potencial desarrollo en todos los canales, sin un plan de contactos, sin un mínimo análisis de su posible impacto en Social Media… denotan falta de claridad o falta de confianza en las propuestas que uno lleva. Y eso, precisamente bueno no es.

Standard
Opinion

¿Un copywriter es un redactor?

Pues un copywriter es un redactor. Pero no es solo un redactor.

Tengo la impresión de que deberé profundizar sobre este tema en varios post, porque la verdad es que no creo que uno solo sea suficiente para realizar un análisis en profundidad del tema. Lo que si es cierto, es que los perfiles de un redactor (periodista) y un creativo (copywriter) comparten capacidades (skills lo llaman los angloparlantes) pero hay otra serie de cualidades o virtudes que yo creo que les separan bastante.

Un copywriter es un redactor porque su trabajo es expresar las ideas, argumentos de venta, atributos de producto, mensajes, llamadas a la acción… a través de las palabras. Las palabras son su materia prima y, mediante su codificación, es capaz de conseguir la respuesta deseada en el target.

Un copywriter no es solo un redactor por 2 grandes motivos:

1.- La conceptualización: los copywriters trabajan con insights y conceptos que tienen que plasmar en un formato de campaña. Y como tal, algunas  de sus principales responsabilidades son crear titulares (headlines) y verbalizar un posicionamiento de marca  a través de lo que llamamos claim, taglines o eslóganes.

2.- Los copywriters escriben textos comerciales: Los objetivos de un redactor-creativo (como aquí solemos llamar también a los copywriters)  no tienen nada que ver con los de un periodista. Su meta no es facilitar información objetiva, concienciar o entretener. El objetivo de cada una de sus ideas, párrafos, mensajes y palabras es puramente comercial. Y nunca debemos olvidarlo.

Todo este análisis, es especialmente importante en un momento en el que las barreras entre las áreas de las organizaciones están cada vez más difusas. En los últimos años he trabajado para varias marcas generalistas en las que, cada vez, es más importante la colaboración entre el departamento de marketing y el departamento de comunicación (mucho más desde que las redes sociales y los blogs están tomando relevancia).

Territorios como las redes sociales donde entra en juego la reputación de una compañía y donde también se encuentran algunos de los consumidores más innovadores e interesantes, hacen que la colaboración sea cada vez más estrecha entre Comunicación y Marketing, las campañas y acciones atraviesen los canales (crossmedia) y los perfiles más cercanos periodistas/creativos estén condenados a entenderse cada vez más. ¿Estarememos preparados?

Standard
Opinion

12 IDEAS PARA SER MÁS CREATIVO EN 2012

1. RECONOCE QUE EL 90% DE LO QUE HICISTE EN 2011 FUE BASURA.

A esto le llamo yo un buen comienzo. Si no empiezas por reconocer algo así y aplicar una autocrítica atroz, quizá será mejor que no sigas leyendo. Porque cualquier otro consejo, truco o receta probablemente no te sirva de nada si no estás dispuesto a desterrar la autocomplaciencia y marcarte objetivos creativos mucho más ambiciosos para 2012.

2. MÁRCATE OBJETIVOS INALCANZABLES

Si alguien me hubiese dicho que 1 año después de empezar a trabajar como copywriter iba a estar recogiendo un premio en Chicago le habría dicho que se quitara del Lexatin. Pero fue así. Por eso, creo que debes marcarte “goals” que incluso a tu madre le parezcan inalcanzables para ti.

Lo peor que puede te pasar es que este año no cumplas tus objetivos. Lo que igual puede ser una muy buena noticia para tu motivación del año que viene.

3. ADOPTA UN SUPERHÉROE

Todos necesitamos ídolos a los que seguir y en los que buscar inspiración cuando tenemos un día de mierda. Y si eres creativo, igual estamos hablando de un porcentaje de días de mierda similar al índice de pluviosidad de Manchester.

Debes estar preparado para no venirte abajo. David Droga, David Ogilvy. Steve Jobs. Creativos más cercanos como Marçal Moliné, Juan Mariano Mancebo o Miguel García Vizcaino o emprendedores patrios como Raúl Jiménez de Minube.com o Carlos Barrabés.

Que no te falte inspiración. Porque está ahí fuera. Solo tienes que levantar la vista de la maldita pantalla.

4. APADRINA UNA IDEA. UNA IDEA TUYA.

Una de esas ideas peregrinas que se te pasen por la cabeza a decenas a lo largo del día y a las que normalmente no prestas la atención que se merecen: Montar un negocio. Lanzar una línea de camisetas. Escribir una novela. Escribir un corto.

Dale una oportunidad a una de esas ideas. Igual es exactamente lo que andabas buscando.

5. CREE A MUERTE EN LO QUE CREAS.

No hay nada tan fácil de machacar como una idea. Cualquier “punta” (como solemos llamarle nosotros a veces) que se te ocurra tendrá un mínimo de diez argumentos demoledores para destruirla. Y, seguramente, exista el mismo número de argumentos (puede que incluso más) para defenderla.

“Vender” creatividad es en muchos casos un puro y duro ejercicio de fe y autoestima. Así que olvídate del catastrofismo que inundará este 2012 por cortesía de nuestros amigos los mayas y, por encima de todo, cree en lo que creas.

6. RODÉATE DE GENTE CREATIVA. Y, SI ES POSIBLE, MÁS CREATIVA QUE TÚ.
No todo el mundo ha nacido para crear y creer. O viceversa. Si no estás rodeado de gente que sintonice con tu forma de pensar, con tus ganas de hacer cosas radicalmente diferentes y con tu obsesión por la excelencia creativa, te vas a dar muchos cabezazos contra el Sr. y la Sra. Muro. Tú y yo sabemos exactamente de qué estamos hablando.

7. ASUME QUE NO ERES TAN CREATIVO.

Si lo piensas fríamente, en realidad ninguno de nosotros lo somos. Lo que hacemos es recrear ideas que hemos visto en algún lugar: referencias cinematográficas, visuales, estéticas, culturales que amasamos mentalmente hasta que conseguimos que parezca algo nuevo.
Cuando reconozcas este punto. Estarás más abierto a inputs externos, te obligarás a ser más curioso y aprenderás a llevar cualquier idea, imagen, insight que caiga a tu terreno para hacer que tu trabajo sea mejor. Algunos quizá lo llame copiar, yo creo que salvo “descarados fusilamientos” estamos hablamos de fuentes de inspiración.

8. SACA TIEMPO PARA PENSAR. SEA COMO SEA. A CUALQUIER PRECIO.

El día a día no suele ponérnoslo nada fácil. Aún así la creatividad va de eso. De superar barreras. De desentederse de los límites y crear un pequeño campo de distorsión de la realidad que te permita llegar a un nuevo planteamiento que diferencie tu campaña, tu marca y producto de todos los demás.

Y eso exige pensar. Procesar. Bombardear las ideas con otras para ver cuál sobrevive. Y para eso necesitas tiempo. Tiempo de calidad.

9. CREA ALGO EN UN TERRENO DÓNDE NUNCA LO HAYAS HECHO.

Una app para Ipad. Un relato corto. Una prenda de ropa. Ponte a diseñar interiores de una habitación de tu casa. De eso se trata. De foguear tu vena creativa y ver qué puedes aprender de todo eso.

En la mayoría de las ocasiones conseguirás sacar algo positivo. Un enfoque, un planteamientoo un recurso que podrás aprovechar para tu propia disciplina y para diferenciarte del resto.

10. BUSCA PELEA

Es duro. Pero no siempre las ideas que llegan son las mejores. Y creo que es algo que sabemos todos. El proceso de crecimiento, aprobación y desarrollo de una idea pasa por innumerables fases en las que el autor/autores/valedores de la idea tienen que lidiar y pelear con multitud de públicos internos y externos cuya misión en un momento dado puede ser destruir ese pequeño germen.
Así que ,y siempre con la idea de estar preparado para enfrentarte a las hordas de “Agorers”/rivales/enemigos de tus ideas quizá debas salir a la calle y enzarzarte en una discusión sin sentido que estimule tu capacidad generar argumentos y salirte con la tuya

11. DUERME UNA HORA MENOS.

Sí, ya sé que el mantra de siempre “cuando llegue la inspiración me pille trabajando” de Picasso está bastante visto, pero igual mi planteamiento es algo más concreto.

Yo creo que dormir es una actividad bastante sobrevalorada, más aún si estás dedicando tu tiempo a algo así como tener la mejor idea de tu vida. Igual exagero (debo reconocer que a mí la noche me resulta muy productiva siempre que no sea trabajando en la agencia) pero creo que la propia decisión “Voy a aguantar una hora más para encontrar una idea mejor” sirve como acicate para el proceso creativo y puede dar muy buenos resultados.

12. USA TWITTER. EN SERIO.

Ya me he enrollado bastante, así que te remito a mi post Twitter como entrenamiento creativo.

Espero que estás 12 ideas os ayuden a afrontar el 2012 con una mente más creativa. Os aseguro que a mí ponerlas sobre el papel me ha ayudado un montón.

Standard
MIS CLASES

Para qué sirve un copywriter (II)

Ha pasado más tiempo del que me gustaría, pero aquí posteo la segunda parte de la entrada ¿Para qué sirve un copywriter? que publiqué hace un par de meses.

Quizá esta segunda parte debería llamarse “¿Para qué NO sirve un copywriter?». Porque su contenido versa más sobre las tareas que a veces desarrollamos los redactores publicitarios a diario y que, seguramente, podrían desarrollar otros perfiles más cualificados o eficientes en estas tareas.

UN COPYWRITER NO ES UN DOCUMENTALISTA

Seguramente esta sea una reivindicación baldía, porque dudo que ninguna agencia se plantee nunca la contratación de un perfil específico para esta labor. Pero quiero dejar claro que no me parece que sea una tarea que por definición deba recaer en el copywriter.

Lo que hace un copywriter es codificar un mensaje o promesa que recoja las bondades de un producto o servicio en el tono y estilo que consiga movilizar a nuestro target generando la experiencia de marca deseada.

La búsqueda de documentación sobre la que construir ese mensaje o promesa. Los datos que soporten esa promesa, la información imprescindible para ser convincente puede hacerse por parte de otros perfiles, seguramente menos cualificados, o bien, por parte de quién conoce en profundidad la marca o anunciante, que hoy por hoy suele ser el equipo de cuentas o como mucho el planner (si lo hubiere)

Aquí voy a hacer un inciso para hablar de que me sigue sorprendiendo lo poco que conocemos de verdad la marca con la que trabajamos. Es cierto que, por necesidades del guión, todos estamos trabajando para varias cuentas/marcas, lo que complica  ese nivel de concentración en una marca/anunciante. Pero también echo de menos por parte de las marcas esas jornadas de inmersión que yo he vivido en el pasado alguna vez y que hoy se producen con mucha menor frecuencia

Para evitar susceptibilidades quiero recalcar que estoy hablando de la pura y dura búsqueda y filtrado de fuentes de informacióny documentación. Seguro que hay un montón de tareas que realizan los documentalistas en un entorno ajeno al de una agencia de publicidad que desconozco y que pueden ser muy valiosas en función de su entorno de trabajo.

Una vez hecho el inciso, recalcaré que recabar información sobre un producto, servicio, enfoque, beneficio, no es (necesariamente) el trabajo de un copywriter. Algo que desde que algunos clientes descubrieron la bonita frase “La info la sacas de la web” se ha ido acrecentando aún más.

UN COPYWRITER NO ES UN WEB ARCHITECT

Yo creo que los copywriters, más en concreto, aquellos curtidos en textos largos (marketing directo) y acostumbrados a estructurar un texto argumentativo (folletos, catálogos, publicidad directa on/off) partimos con alguna ventaja sobre otros perfiles a la hora de organizar la información y tener cierto criterio que pueda interpretar la lógica de navegación y búsqueda de información de un usuario.

Pero el caso es que (sin entrar en labores más técnicas de proyecto web) un copywriter necesita en proyectos de determinada enjundia un perfil de arquitecto web que defina una estructura global del site o apicación teniendo en cuenta criterios de usabilidad, accesibilidad, etc. Una vez definido ese esquema (que puede ser revisable y negociable con el copywriter en función de los distintos contenidos) serán el copywriter y el diseñador/director de arte los que den forma a ese esqueleto estructural codificando la información con textos y elementos visuales.

UN COPYWRITER NO ES UN COMMUNITY MANAGER

Vaya por delante que, posiblemente, sea uno de los perfiles mejor preparados para adaptarse a este perfil de nuevo cuño que hizo tan famoso el anuncio de Fanta de hace ahora algo más de un año. Y lo digo con conocimiento de causa, porque conozco a varias personas que vienen del mundo del copywriting y se han reciclado con éxito en (siempre a través de la formación necesaria) en CMs.

Por eso, a pesar de que en la Parte I de este post hablase de cierta cercanía en los perfiles, no quiere decir que la metamofósis del copywriter al CM sea un camino que todo el mundo pueda recorrer.

No puedo profundizar en este post las herramientas de análisis, el instinto, la visión digital e incluso inteligencia emocional que debe tener un Community Manager para desarrollar su labor. Pero como seguro que os contarían mejor grandes Community Managers con las que he trabajado – @gijon2013 o @ruthvilar ) – que estés acostumbrado a llegar al consumidor con tus palabras de una forma más o menos empática (el famoso engagement) no te cualifica para convertirte en la voz de la marca.

UN COPYWRITER NO ES UN BLOGGER (NECESARIAMENTE)

Lo cierto es que bajo el epígrafe copywriter o redactor publicitario conviven distintos perfiles que creo tendré que abordar en otro post. Pero la premisa es cierta. Quien escribe textos publicitarios no tiene por qué tener las mismas cualidades, facilidad o talento (los anglófonos lo llaman “skills”) para desenvolverse en la elaboración de un blog.

Dependerá del perfil concreto del copywriter y del tipo y estilo de blog que se plantee a la marca como herramienta publicitaria. El análisis de esa intersección entre blogs y publicidad daría también para otro post.

Una de las claves para esta distinción entre copywriter y blogger, creo que pasa por ese escenario de libertad que necesita un bloguero para aportar y enfocar ideas y mensajes. Una libertad que las marcas, lógicamente, no se pueden arriesgar a proporcionarle. Lo que provoca ese escenario es que al final los anunciantes tengan que contratar o  llegar a acuerdos con blogueros ya consagrados. Los únicos con poder suficiente de negociación para ejercer su libertad y seguir sin intromisiones su línea editorial.

¿Puede un copywriter escribir un blog para una marca con la que trabaja haciendo textos publicitarios? Puede. Pero también puede necesitar un cambio de registro que, os aseguro, a veces no es tan fácil como pudiera parecer.

Para concluir, creo que por diferenciación con otros perfiles también se puede definir “Para qué srive un copywriter”. Aunque debemos tener en cuenta que con la transformación de las agencias, del modelo de negocio y de los usuarios seguro que muchos copywriters estamos explorando terrenos que no son el nuestro e incluso pensado en abandonar el mundo de los conceptos, los titulares y lo textos.

Ya veremos en qué acaba todo esto.

Standard
Uncategorized

Artwriting

Zascandileando por sitios creativos (como mola este verbo) me he encontrado este teclado para darle una vena mucho más artística a ese elemento tan de nuestro día a día que es el teclado. Es obra de Christopher Monro y es de lo más colorista y friendly que te puedes echar a las yemas.

Una alegría para los ojos para esas arduas mañanas o tardes de densos bodycopies u artes finales.

Standard
Para qué sirve un copywriter
agencias, creatividad, MIS CLASES, Uncategorized

¿Para qué sirve un Copywriter? (Capítulo I)

Máquina de escribir vintage. Sigue siendo una inspiración para los que trabajamos como Marca del sector energético para la que trabajé como copywriter creativo digital profesional.Imagen de Jf Martin en Unsplas

Si no dejas de preguntarte para qué sirve un copywriter digital, has llegado al post perfecto para resolverla. No sé si lo es tanto por el desconocimiento que mucha gente demuestra sobre este perfil del Departamento Creativo o por la metamorfosis del Copy (esto da fijo para otro post) que llevamos viviendo en los últimos años los creativos en general y los copywriters en particular.

Pero lo cierto, es que creo que (especialmente a los redactores publicitarios) no nos viene mal repasar los skills o capacidades de estos profesionales de las palabras cuya labor está en tela de juicio en estos últimos tiempos.

Para responder a las 2 partes de la pregunta del titular. ¿Qué es un copywriter y por qué es tan imprescindible para mis campañas? Y … ¿Cuáles son y deben ser las funciones de un copywriter en el modelo de agencia actual? voy a dividir este post en 2 entregas. Aquí va la primera alrededor de la gran pregunta… ¿Para qué sirve un copywriter digital?

¿Qué es un copywriter y por qué necesito un@?

Descubre los 10 motivos por los que necesitas un copywriter en tu vida.

1.- Porque conceptualiza como nadie

Cualquier campaña de publicidad o acción de marketing es mucho mejor con un concepto. Considero importante recordar esto, porque en estos últimos tiempos parece que demasiada gente está perdiendo la fe en el poder de las ideas. Y me atrevería a decir más, se está perdiendo la “cultura del concepto” en las agencias.

Con una oferta de productos tan poco diferenciada y una saturación galopante de los medios, el concepto y cómo se comunica puede ser el único valor diferencial para los usuarios/consumidores.

Y eso es vital. No profundizaré más en este post en el mundo-concepto (esto también da para otro post) pero si que quiero recalcar que la especialización en la conceptualización recae en el perfil de los copywriters.

 ¿Quiere decir esto que un Director de Arte no puede conceptualizar? Nada más lejos de la realidad. Conozco a muchos Directores de Arte con una capacidad de conceptualización brutal que se ha visto plasmada en las mejores campañas del país en cualquier medio. Pero si me pides que repase los 14 años que llevo en la profesión, he de confesar que son bastantes menos que los copywriters que me han demostrado ese talento.

Probablemente, como en casi todo, depende del origen de cada profesional y su formación. Y de si a uno le gusta o no eso del brainstorming creativo. Pero en estos años me he encontrado con varios casos de Directores de arte a los que simplemente no les «llama» esa parte del proceso creativo y prefieren quedarse estrictamente en la parte gráfica, que también está bien.

En definitiva y, por definición, un copywriter es un conceptualizador nato.

2.- Porque es capaz de convertir un beneficio de producto en un argumento de venta

A veces parece que se nos olvida, pero el objetivo de todas las acciones y campañas en las que participamos, por muy creativas que sean es conseguir una respuesta: un clic, una solicitud de información sobre un producto, o incluso una compra directamente cuando nos encontramos en un entorno de ecommerce.

Vale que lo primero que tenemos que hacer es atraer al usuario/consumidor, pero luego tenemos que convencerle. Y ahí es donde entran en juego las armas del copywriter: los argumentos de venta.

Ahí ya no estamos hablando de otras aptitudes como la capacidad de análisis y la síntesis de propuestas y mensajes, etc. Aptitudes que no se nos atribuyen con tanta facilidad a los creativos.

En resumen, cuando se trata de convencer a alguien de las ventajas y beneficios de tu producto, confía en un copy.

 3.- Porque es capaz de construir un verdadero discurso alrededor de tu mraca

Este es otro tema importante. La personalidad, esencia, alma y espíritu de tu marca puede estar perfectamente definida en el Manual Corporativo de la Marca, pero la persona que a largo plazo va a tener la responsabilidad de generar un discurso alrededor de todos esos valores se llamará redactor creativo.

¿Aún te preguntas para qué sirve un copywriter? Quien va a tener que interiorizar todos esas variables a veces etéreas y hacerlas tangibles en cada titular de una página de prensa, en cada mensaje de un folleto, o en cada bodycopy y llamada a la acción de un website es un copywriter, créeme.

  4.- Porque es capaz de hilvanar un gran hilo conductor para toda tu campaña: el llamado storytelling

Los copywriters, afortunadamente tenemos una capacidad de abstracción y de ordenación muy útil para algunas etapas del proceso creativo.

En ese caos natural de los brainstorming, durante la fase de gestación de las campañas, el coypwriter es el encargado de ordenar todas las ideas y mensajes a través de un hilo conductor que saldrá de ese ovillo de nylon que es el concepto (mi amigo @acentenera lo llama el hilo de acero).

Ese hilo de acero o de nylon lo construye un copywriter a través de lo que hoy llamamos storytelling, eso que también solemos llamar “guionizar” o por decirlo en román paladín lo que viene siendo contar historias.

Por detallarlo un poco más, no deja de ser una estructura narrativa que muchas veces gira alrededor de un personaje protagónico y que nos ayuda a empatizar en gran medida con el usuario o consumidor.

 5.- Porque es capaz de encontrar el contrapunto verbal perfecto para la campaña más estética.

Si me permitís ponerme en un plan aún más teórico podríamos hablar de que el mensaje publicitario tiene dos planos: el de la imagen y el de las palabras.

Estoy totalmente de acuerdo en que la imagen vende, especialmente en determinados sectores y productos especialmente estéticos. Pero incluso en esas campañas es necesario un contrapunto verbal que ayude a acotar y denotar esos mensajes y propuestas que a veces las imágenes solo sugieren. De este modo apoyamos también las connotaciones que para cada uno de nosotros tienen determinadas propuestas estéticas.

Sigamos respondiendo a la gran pregunta: ¿Para qué sirve un copywriter?

6.- Porque la inmensa mayoría de los seres humanos seguimos expresándonos, sobre todo, en palabras 

Evidentemente hay muchas más y muy ricas formas de expresión para comunicar y comunicarnos. Pero la palabra es y seguirá siendo una herramienta fundamental para conseguir que nuestra marca diga lo que queremos que diga.

Nunca por si sola. Pero creo que nunca sin ella.

7.- Porque el SEO se lleva muy bien con las Keywords.

¿Y qué son las Keywords? Básicamente eso, palabras. Pero unas palabras muy especiales capaces de situar nuestro contenido en los primeras posiciones de las SERPs (Search Engine Ranking Pages) con todo lo que ello conlleva.

Keywords, esas palabras con las que nuestro target trata de encontrar productos o servicios en las páginas de buscadores y que un especialista en SEO debe ser capaz de descubrir, analizar y poner en una lista vital para el posicionamiento orgánico.

Si hay alguien en la estructura clásica de agencia acostumbrado a trabajar con las palabras, ya sabéis a quién me estoy refiriendo. Por eso, deberías dejar de preguntarte para qué sirve un copywriter y ponerte a trabajar con uno, desde ya.

 8.- Porque los Copywriters son capaces de hablar el mismo idioma que los Community Managers

Ahí es donde entramos en el terreno de la conversación, tan traído y llevado en los últimos tiempos de la profesión.

Como hemos visto antes, a largo plazo y con una visión de marketing relacional el copywriter es quien puede ayudar a establecer un discurso desde la marca o generar un debate entre la marca y sus consumidores que finalmente se acabe convirtiendo en algo más importante: una relación.

En este nuevo contexto de los Social Media, de contacto mucho más directo e intenso con los usuarios-consumidores es el lugar donde viven los Community Managers. Un territorio que, como hemos visto, no está tan lejos del universo nativo de los copywriters.

 9.- Porque los copywriters son capaces de hacer mucho más

En la segunda parte de este post lo veremos con mayor detalle. Pero lo cierto es que, seguramente por necesidades del guión, los copywriters estamos en plena fase de metamorfosis o mutación hacia otros perfiles que quizás no nos sean tan lejanos: bloggers, planers, community managers, ponentes, documentalistas.

Con lo cual, una de las respuestas a ese «para qué sirve un copywriter» debería ser, para un montón de cosas que aún no te habías planteado.

La realidad del mercado y la crisis del modelo de agencia nos está llevando a reconvertirnos y buscar nuestro camino en un escenario complejo sacudido por la llegada de las redes sociales.

 10.- Porque somos un perfil especializado en reinventarnos

Así es este post tiene casi 10 años y ahora releyéndolo y volviendo a optimizarlo para SEO me he dado cuenta que la gran mayoría de los conceptos siguen estando vigentes. ¿Por qué? Porque hoy seguimos cambiando en los tiempos del COVID-19. Si hay algo que define nuestro perfil como copywriters es nuestra inmensa capacidad para reinventarnos.

¿Acaso pueden decir lo mismo otros perfiles?

En la segunda parte de este post «¿Para qué sirve un copywriter? seguiremos abordando las funciones concretas de este perfil de la publicidad y el marketing que ahora está disfrutando de una segunda juventud en el mundo digital.

Espero vuestros comentarios y opiniones, porque seguro que en un montón de cosas, como siempre, estoy equivocado.

Standard