campaña, OPINION

Ideas sencillamente geniales de Happiness Brussels


Este post no va a ser de contar mucho. Keep it simple. Uno de los principios más básicos y más complejos de aplicar en creatividad. Y en este caso Happiness Brussels, una de las agencias que más me gusto en el el pasado #10díaC, doy fe que lo ha conseguido con esta campaña de concienciación para que dejemos de escribir en el móvil mientras conducimos. Es tan, tan buena, que igual consigue que, de una maldita vez, yo deje de hacerlo (mea culpa)

dont_text_and_die_girl_original

dont_text_and_die_man_original

dont_text_and_die_boy_original

Andres Serrano – Don’t Text and Die from stuffcore on Vimeo.

Anuncios
Estándar
OPINION

Las grandes ideas no son patrimonio de las grandes agencias


Espíritu creativo mexicano... desde pequeñitos

Supongo que ahora que estoy montando mi propia agencia pequeña lo creo más que nunca, pero lo cierto es que siempre he pensado que las grandes ideas están al alcance de todos. Precisamente eso, es lo que las hace GRANDES.

De todas formas, supongo que todos conocemos unos cuantos casos o momentos que podrían sostener este argumento. Desde leyendas del sector como que “El hoy me siento flex” surgió de forma espontánea en un Focus Group y fue directamente verbalizado por un cliente de la marca, hasta casos de campañones que han visto la luz, siendo paridas por el último mono de la agencia; también conocido como Trainee.

De esas, prefiero no hablar demasiado porque al final todo se sabe, pero seguro que todos los que llevamos un tiempito en el sarao de la publicidad en este país conocemos más de una.

Lo más difícil no es tener una gran idea. Lo más difícil es saber verla.

No todo es tener grandes ideas, también tiene mucho mérito saber verlas. Lo que sucede es que este feeling que te permite identificar una buen concepto normalmente se adquiere cuando ya has visto, palpado y admirado grandes ideas que en su mayoría no has tenido tú. Yo por eso, cada vez le otorgo el mérito que se merece al mecenas/descubridor de la idea, no solo a su autor/creador.

Así que, sin preocuparse tanto de quién la crea, quién la saber ver y quién vende la creatividad (que también es fundamental) lo importante es creer, alimentar y defender las grandes ideas para que todos podamos disfrutarlas en la calle, en nuestro buzón o en la pantalla de turno.

A nosotros en @muttante_es, más que una pequeña agencia, nos gusta definir nuestro proyecto como algo-parecido-a-una-agencia. Y si a algo le vamos a dedicar tiempo a partir de ahora, es a eso: a las pequeñas ideas que se acaban haciendo bien grandes.

Esperamos crecer. Como ellas :)

Estándar
OPINION

El Juramento Creativo.


Juro defender la creatividad hasta mi último aliento :) Prometo cumplir, en la medida de mis capacidades y de mi juicio, este pacto.

1º.- Respetaré los logros creativos que con tanto esfuerzo han conseguido los copywriters y directores de artes sobre cuyos pasos camino.

2.- Compartiré gustoso ese conocimiento con aquellos que vengan detrás (y para ello emplearé cualquier platataforma social que me lo permita: Twitter, Pinterest, Fancy, Tumblr, Facebook, Linkedin, mi blog…)

3.- Aplicaré todas las medidas necesarias para el beneficio de mis clientes, buscando el equilibrio entre las trampas del sobretratamiento creativo y la autocomplaciencia del marketing.

4.- Recordaré que la creatividad no sólo es ciencia, sino también arte. Y  que la calidez humana, la empatía y la comprensión pueden ser más valiosas que los tratamientos marketinianos al uso.

5.- No me avergonzaré de decir «no lo sé», ni dudaré en consultar a mis colegas de profesión cuando sean necesarias las habilidades de otro para mejorar una idea previa o garantizar mejores resultados para mis campañas de publicidad y acciones de marketing.

6.- Respetaré la privacidad de mis clientes, pues no me confían sus problemas para que yo los desvele.

7.- Debo tener especial cuidado en los asuntos sobre la vida y la muerte de una IDEA.  Si tengo la oportunidad de salvar una de ellas, me sentiré agradecido. Pero es también posible que esté en mi mano asistir a una IDEA que no verá la luz; debo enfrentarme a esta enorme responsabilidad con gran humildad y conciencia de mi propia fragilidad.

8.- Por encima de todo, no debo jugar a ser Dios. Recordaré que no trato un titular enfermo o un lay out anodino, sino una IDEA cuya salud puede afectar a mi cliente  y a su estabilidad económica.

9.- Si voy a cuidar de manera adecuada cada una de mis IDEAS, intentaré prevenir el tedio y la apatía creativa siempre que pueda. Pues la prevención es preferible a la curación.

10.- Recordaré que soy un miembro de la sociedad con obligaciones especiales hacia mis congéneres, los creativos y también hacia los que no lo son.

11.- Si no violo este juramento, pueda yo disfrutar de la vida y del arte, ser respetado mientras viva y recordado con afecto después. Actúe yo siempre para conservar las mejores tradiciones de mi profesión, y ojalá pueda experimentar la dicha de hacer que una IDEA moribunda o frágil se convierta en un Campañón.

Por mi propio bien y el de la marca para la cual trabajo.

Basado en el Juramento Hipocrático según la traducción al español de la versión
redactada en 1964 por el Doctor Louis Lasagna, Decano de la Facultad de Medicina
 de la Universidad de Tufts.
Estándar