agencias, Opinion, publicidad

Ideas prefabricadas


Es curioso.

Normalmente uno se estruja los sesos durante horas, días o semanas para dar con una buena idea. Y normalmente la tienes justo ahí. Delante de tus narices.

A mí al menos me pasa que, después de sondear territorios lejanos y extremos con mis neuronas, acabo volviendo al punto de partida, una vez he conseguido eliminar lo que comúnmente convenimos en llamar “idas de olla” o “pajas mentales”.

Porque si no bajas de esos dos metros sobre tierra a los que a veces nos elevamos los creatas, corremos el riesgo de acabar en ideas forzadas, retorcidas, refundidas o prefabricadas.

Lo mejor siempre va a ser una idea simple.

Simple de ver. Simple de sentir. Simple de comprender. Simple de decodificar.Con una ejecución todo lo rica, brillante, notoria, divertida o brillante que te dé la gana.

Sin duda, esta tecla de lo simple y a la vez brillante es la que una vez detrás de otra está tocando la gente de McCann Madrid en sus últimas campañas para Ikea España.

Una y 365 veces enhorabuena.

Qué disfrutéis de su nueva y memorable campaña. ::) #Momentos365

Anuncios
Estándar
OPINION

La unidad de medida de la creatividad


unidad_de_medida_de_la_creatividad

 

Quien me conoce bien os podrá decir hasta qué punto soy fan de las Redes Sociales. Os podrá confirmar cómo han cambiado mi visión de la comunicación publicitaria y las relaciones personales y profesionales. Pero llegado este momento, creo que merece la pena sentarse un rato encima del móvil para amortiguar el soniquete de los retuits y reflexionar.

La pregunta es: ¿Cuál es la unidad de medida de la creatividad?

Así, a traición. A puro calzón quitado.

No lo podemos negar. Es evidente que los creativos, como cualquier otro profesional, vivimos de nuestros resultados. Pero, sinceramente, me niego a creer que esa sea la única unidad de medida aceptada universalmente para valorar el trabajo de un montón de gente cuyo trabajo está y siempre va a estar en la picota.

Podremos pagar la hipoteca (que la tenemos) o vivir más desahogadamente si nuestras campañas o propuestas funcionan. Pero si dejan de hacerlo, hay cosas de las que no nos podrán desahuciar.

Nuestro talento, el respeto profesional y el reconocimiento del trabajo bien hecho, sin ir más lejos.

Y no creo que estos 3 baremos bajo los que es posible ponderar la trayectoria de un profesional de la creatividad puedan medirse exclusivamente a través de un extraño algoritmo que interrelacione el número de visionados en Youtube, el número de likes en Facebook o el número de Favs y RT en Twitter.

Creo que, más allá de los resultados que obtenemos y (seguramente también) mucho más allá de los premios, existen otros criterios a la hora de valorar el trabajo de un copywriter o un director de arte. Criterios quizá solo los que hemos pasado una noche entera persiguiendo un titular o buscando la tipografía perfecta conocemos, respetamos y podemos ser capaces de valorar. 

 

 

 

 

Estándar
Uncategorized

El acto de escribir


Enganchado a la escritura creativa.

Para algunas personas escribir es prácticamente como respirar.

Seguro que conoces a alguien así. Curioso, apasionado de las palabras como forma material de las ideas, flipado incluso con una cita literaria, un artículo periodístico, la primera frase de una novela y, por qué no, quizá con un titular publicitario o la idea de una campaña.

Así somos.

Extrañamente predecibles, insultantemente obsesivos, adictos a la pasión de pensar y escribir.

He escrito bastante en este blog sobre lo que yo entiendo qué es un copywriter ( redactor publicitario) y sus diferencias con un redactor de otro tipo de disciplinas, pero lo que más valoro siempre a la hora de querer trabajar con alguien es su pasión. Pasión creativa, en este caso

La pasión se contagia

Se transmite por el aire como un virus, por contacto intelectual o e incluso a gran distancia con un comentario en tu blog, un tweet o un email desde el otro lado del charco.

Lo malo es que la desidia, el todovalismo, el conformismo y otros obstáculos para la buena creatividad también se contagia.

Así que toca pelear, cada día, para seguir pensando y escribiendo. Para que el acto de escribir: cada idea, cada mensaje y cada coma, sigan valiendo la pena.

¿Cuento contigo?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Estándar
OPINION

Idea vs ejecución: dónde reside la creatividad


rough

toda gran idea publicitaria empieza con un rough

El post de hoy viene sesudo. Así que si pensáis leerlo así de refilón mientras hacéis algún que otro RT y los unfollow de turno igual no os deja el maldito.

Y es que el tema da para bastante más que para un post. Probablemente sea el gran caballo de batalla de muchos creativos: ser capaces de llevar adelante una idea de esas que tienen un potencial que tira para atrás.

Igual habéis sentido alguna vez ese vértigo. Yo lo llamo el vértigo creativo. Ese temblor de piernas y ansiedad que sientes cuando sabes que tienes una gran materia prima creativa entre manos mientras se acerca la hora de la verdad. ¿Serás capaz de hacer que ese concepto (ese esbozo ininteligible dibujado en un papel) cambie el rumbo de una marca? ¿Podrás darle la vuelta a las ventas de tu cliente? ¿Podrás liderar el preceso de producción para que ese garabato se convierta en una gran campaña?

Lo dicho. Vértigo creativo.

Porque el tema no tiene desperdicio. Y es lo que tiene trabajar en equipo. Uno puede estar seguro de lo que es capaz de hacer o conseguir uno mismo, pero en el momento que tiene que confiar esa criatura que nació en su Moleskine a sus compañeros de equipo o incluso a otras compañías (por ejemplo una productora, un ilustrador o un desarrollador) es cuando se te puede hacer un poco cuesta arriba.

Ahí está el problema. Y la clave para conseguir que las cosas (las buenas) pasen.

Sin una buena idea jamás harás una gran campaña. Pero si una buena idea no se ejecuta con el mismo afán creativo y exigencia enfermiza que padecemos los copywriters y los directores de arte cuando perseguimos un concepto, el resultado final no será el esperado.

Lo cierto es que a uno le cuesta ver estas cosas siendo creativo. Siempre otorga más valor a la parte primigenia del trabajo, la conceptualización, el génesis de la idea, el corazón del proyecto, la razón de ser de cualquier agencia de las buenas. Pero, ahora que estoy cada vez más en contacto con proyectos no tan publicitarios pero que tienen mucho que ver con la creatividad, debo reconocer que estoy pondereando cada vez más el valor de la ejecución creativa. Y si me apuráis un poco, de la ejecución a secas.

Lo estoy viendo últimamente en algunas start up con las que empiezo a estar en contacto. La idea es solo el principio. Piénsalo. Las mejores ideas son muchas veces las más sencillas. Lo que implica que cientos de miles de chavales de todo el planeta con más neuronas vivas que tú y sabiendo picar código están teniendo, en este preciso momento, la misma idea que tú.

Así que de cómo la ejecutes. De cómo le des forma. De cómo la hagas crecer con el apoyo de gente más lista que tú. Y de cómo la pongas en marcha con tus recursos, tus contactos y tu dinero o el de los demás, va a depender tu futuro.

Suerte chaval.

Estándar
campaña, SOCIAL MEDIA

Loewe Vs Loewe


Vale. Toca hablar de lo que todos o casi todos hemos hablado en estos dos últimos días. Y lo que todos podemos confirmar es el extraordinario efecto contagio que ha tenido este ejercicio de marca de alto riesto que acaba de emprender LOEWE con este acercamiento a los jóvenes.

Os voy a dar mi opinión: a mí NO me gusta nada. Sin entrar a valorar los quienes y los cómos de los personajes que aparecen en el vídeo. Yo los defino más así, como personajes,. por lo esteriotipados que lucen en cada plano y cada perla (para mí excesivamente medida) de sus intervenciones.

No me gusta por 2 motivos:

1.- No creo que a una marca tan consolidada y con una impronta tan clara como LOEWE le vengan bien estos ejercicios de prestidigitación y acercamiento un tanto zafio a un target al que probablemente nunca se había dirigido. Me vienen a la mente ejercicios de marcas clásicas o con valores artesanos y asociados que intentaron rejuvenecerse con golpes de timón de este estilo y a las que no les fue demasiado bien. De hecho tuvieron que hacer algo así como un “Comando + Z”

2.- No me gusta que se valore la notoriedad per se, prefiero que se haga en su justa medida. Ya he leído algunos post y numerosos tweets que consideran un éxito la campaña solo por la notoriedad alcanzada en redes sociales, comentarios, parodias, ríos de tinta, etc. Yo no soy tan valiente y no me atrevería a juzgar como éxito de campaña esta notoriedad que, en una marca con tanto que perder, quizá no se convierta en resultados positivos para la compañía a medio plazo.

Habrá que verlo.

El Loewe Original

El Loewe versión Top Manta

Estándar
ACCIONES 360, campaña, campañas, conceptos, copywriting, digital, MRM, OFFLINE, TRABAJOS

Apavo XII: el lanzamiento al espacio de la cápsula de Campofrío para alimentar astronautas


La Apavo XII alcanzó la estratosfera

Aquí tenéis el vídeo del lanzamiento, casi un mes de trabajo la implicación de un montón de gente de MRM, Campofrío, Lexafilms, Daédalus, Artefacto y un montón de gente más que se ha implicado hasta los tuétanos para lanzar una locura como esta. Una pasada. Juzgad vosotros mismos.

Estándar
ACCIONES 360, campañas, campañas online, interactividad, MRM, online, SOCIAL MEDIA, youtube

S.O.S Marte para Campofrío. La odisea continúa en las Redes Sociales


Seleccionados por la GUSA Galácticos Unidos Sociedad Aerospacial

La verdad es que en MRM estamos disfrutando mucho de esta campaña para Campofrío.

Cuando trabajas en el terreno digital no todas las semanas tienes la oportunidad de meterte en un rodaje de con cierta enjundia y completar la acción lanzando una cápsula al espacio (en serio). La idea surgió en MRM para desarrollar la campaña “Astronautas” de McCann para Campofrío cuyo spot fue dirigido por Benito Zambrano. El objetivo: aprovechar el potencial de Internet y especialmente de las Redes Sociales para que la campaña  no se quedara solo en el plano above  y los consumidores pudiesen seguir la vida y devenir de los tres astronautas del anuncio (el chico, la chica y el mono) en su viaje hasta Marte.

El eje de la campaña es un Facebook site donde los usuarios pueden encontrar la información de la campaña y seguir la participación de los usuarios.

Pero queríamos ir más allá: implicar a los usuarios en una misión de rescate que más allá del storytelling les diese la oportunidad de participar en algo más grande que pudiese tener un significado más sentimental para ellos. Así,  llegamos a la idea de envíar al espacio una minicápsula espacial (la Apavo XII) con lo mejor que tenemos en la Tierra:

– Los 50 mejores tweets que hayan sido tuiteados con el hashtag #50tweetsamarte

-Las 50 mejores instantáneas de instagram tagueadas con #50fotosamarte

– Las 50 mejores videorespuestas en Youtube al vídeo SOS Marte de los astronautas de campofrío

– Las 50 mejores canciones subidas a nuestra lista de Spotify

 -Los 50 mejores comentarios dentro de la app de Facebook

– Además de una selección de Minis Campofrío para alimentar a nuestros astronautas que se habían quedado sin nada realmente comestible que llevarse a la boca (acaso las ínsipidas pildoritas esas saben al algo???)

La cápsula se enviará al espacio el jueves 17 de noviembre con un globo tipo meteorológico, transportando en su interior una cámara y un GPS para que luego los usuarios pueda ver lo alto que llegaron sus tweets, mensajes, etc. Y luego se lo pueda contar a sus nietos.

Ahí arriba os dejo los vídeos de la historia publicados hasta el día de hoy (prometo subir más porque la Odisea continúa en Social Media)

Para terminar, no puedo dejar de decir que estoy muy orgulloso de formar parte de un equipo que ha conseguido levantar una campaña muy compleja con mucho esfuerzo y con unas ganas enormes de hacer cosas cojonudas: David, Pablo, Vicente, Alberto, Helena, Estefi, Pach, Ruth, Lucía, Marta, … GRACIAS.

Estándar