Archives For agencia


¿Cansado de brindar una noche tras otra con Cava, Champagne o Sidra El Gaitero famosa en el mundo entero? Muttante ha llegado para convertir las fiestas navideñas en algo mucho más molón, divertido y transgresor.

504X504Cerveza

El año pasado ya le dimos una buena capa de irreverencia de color verde a las tradiciones navideñas fabricando el primer turrón mutante de la historia. Así que este año le tocaba a otra de las costumbres patrias en estas fechas.

packaging_cerveza_muttante,jpg

verde_sobre_azul.jpg

 

 

web_cerveza.jpg

¿Por qué solo descorchamos determinadas bebidas espirituosas en Navidades? ¿Es que no se puede brindar por el Año Nuevo con otra cosa que las rancias botellas doradas o de colores sofisticados que guardamos generación tras generación en el mueble-bar?

En Muttante hemos vuelto a demostrar que se puede vivir y celebrar con un espíritu mucho más friki e irreverente. ¿Cómo? Con una buena cerveza artesana elaborada en Madrid con un toque verde que es la seña de identidad de nuestra agencia.

Una cerveza que hemos creado en una edición limitada para compartir toda esa gente con la que queremos cerrar un año increíble y celebrar la llegada de uno nuevo cargadito de oportunidades y de motivos para brindar.

¿Está buena la cerveza?

 Os sorprendería saber cuánta gente nos está preguntado por el sabor o tipo de cerveza. El tirón que está teniendo en nuestro país la cerveza artesana nos ha ayudado a la hora de “muttantizar” la Navidad de nuevo.

Y lo cierto es que la cerveza está muy buena. Es una Ale artesana Ex-rubia (nosotros la hemos peinado de verde) con un 5% de Alcohol elaborada por la microcervecería La Barbuda para Muttante, sin filtrar ni pasteurizar y con un buen equilibrio entre malta y amargor.

https://vine.co/v/iKp0mY1qjDn/embed/postcard

Unconventional Beer

¿El resultado de la campaña? Una colección de 70 botellas de 50 cl que van a recibir clientes, potenciales clientes y medios de comunicación y que invita a cambiar lo que nos aburre por algo mucho más estimulante y Unconventional.

Como cada año, queremos hacer llegar nuestros sabores y mensajes navideños a un montón de gente. Por eso, además de los envíos “Premium” destinados a clientes y contactos directos, vamos a sortear un pack de cervezas Muttante entre todas las personas que quieran sorprender estas fiestas con un brindis muy inesperado. ¿Te apuntas?

#HappyNewBeer

Agradecimientos:

A todo el Equipo Muttante fundamental para mi socio David y para mí, sin ellos habría sido imposible sacar esta campaña sacar la campaña adelante (gracias Alberto, Esther y Bea)

A @buzzeante (Javier Chamizo) por ayudarnos a sacar las castañas del fuego inextremis

A todos los compañeros de Goworking Madrid que nos han apoyado y han sufrido como vecinos los jaleos de montar un pollo de estas dimensiones.

Y aún montón de partners que se han volcado en el proyecto y que ha hecho que la campaña fuese posible.

Gracias a todos


toormix-we-think-then-design-studio-026-1280x587

Llegó la hora de retomar mi particular análisis sobre agencias de publicidad pequeñas. De esas que son capaces de sacar adelante proyectos mucho más grandes y ambiciosos de lo que pudiera parecer.

Hoy he decidido pasarme un rato por Toormixun estudio de diseño barcelonés fundado en el año 2000 por Ferran Mitjans y Oriol Armengou. Lo cierto es que yo lo conozco aproximadamente desde 2001, la época en la que comencé a trabajar en CP Interactive con gente como Enric Nel-lo. Él conocía muy bien la escena de diseño barcelonesa y yo pude descubrir un nutrido grupo de pequeños estudios superinteresantes con los que empezamos a colaborar en alguna de nuestras campañas.

No estoy del todo seguro de si, finalmente, llegamos a colaborar con Toormix en aquella época. Pero sí recuerdo la extraordinaria sensación de finura gráfica que mostraban en aquel momento en sus trabajos y que, por lo que veo ahora, siguen manteniendo intacta.

 

Captura de pantalla 2015-11-13 a la(s) 23.04.00

Me alegra mucho reencontrarme tantos años después con un equipo que se mantiene en una estructura muy manejable, muestra un trabajo de altísima calidad y, además, una visión del diseño que trasciende a su mera obra y se convierte en contagiosa.

Toormix se presenta hoy como un estudio de diseño especializado en branding, dirección de arte, diseño gráfico, diseño editorial y diseño web, pero con altas capacidades para trabajar en múltiples áreas de acción, siempre relacionadas con el diseño y la creatividad.

Una de las cosas que más me ha gustado es el taller que crearon en 2012 junto al estudio. Una suerte de laboratorio creativo donde investigan nuevas metodologías e ideas y ponen en marcha iniciativas propias que puedan servir en un futuro para enriquecer proyectos de clientes. El planteamiento no puede ser más estimulante y sano desde un punto de vista creativo.

Aquí os dejo algunas de las piezas que muestran el portfolio de su web. Entre sus proyectos de todos estos años, yo destacaría la renovada identidad del Teatro Circo Price de Madrid. Un trabajo soberbio que dota a un concepto/espacio con una gran trayectoria en la capital de una nueva imagen moderna, poderosa y memorable.

Vuelve a pasarte por aquí y sigamos hablando de agencias y estudios pequeños.

quote-cheap-eng-vertical-toormix

Poster “Quote” by Toormix

 

89_trmx_vinslogo

Logotipo Vinos Catalanes

 

Captura de pantalla 2015-11-14 a la(s) 00.42.38

Fachada Teatro Circo Price Madrid

 

Price-concepto-01(1)

Identidad del Circo Price de Madrid creada en 2012 por Toormix


we_try_harder

¿Por qué una agencia de publicidad pequeña?

Os voy a decir la verdad. Yo nunca fui demasiado partidario de la agencias pequeñas.

Cuando veía los anuncios de Nike, Coca Cola, Impulso, Sanex, Danone, BMW o de mi primera colonia, Chispas, soñaba con trabajar en una gran agencia de publicidad. Por aquel entonces, no sabía muy bien lo que significaba ser creativo publicitario. Y mucho menos lo que era ser copy. Pero me entusiasmaba pensar que podía tener ideas, inventarme anuncios y verlos aparecer en la misma televisión donde veíamos el 1,2,3, Objetivo 92 o El Equipo A.

No nos educan para pensar en pequeño

Digamos que socialmente estamos programados para pensar a lo grande. Nos han metido en la cabeza a través de esa misma televisión que hay que “triunfar en la vida” ¿Qué será eso? Ser una estrella de fútbol, un ídolo del rock & roll, un ministro o ¿por qué no un controlador de vuelo? que según dicen tienen muchos días de descanso y ganan un pastón.

Lo de trabajar en una empresa pequeña y ayudar a sacar adelante un proyecto sin demasiada visibilidad, en el que te puede tocar hacer un poco de todo, digamos no está tan respaldado ni fomentado en estas tierras.

Yo me licencié en Ciencias Empresariales en la Universidad Complutense de Madrid y lo último en lo que pensé cuando terminé la carrera fuer en crear una empresa. Raro ¿no?. Supongo que yo con 23 añitos también andaba preocupado en otras cosas. Pero no puedo dejar de calificar como fracaso de la universidad patria que, tras 6 años por allí, nadie fuese capaz de motivarme lo suficiente como para que al menos pensase en intentarlo.

Cariño, he encogido la agencia

En mi caso, debo reconocer que acabé en una agencia pequeña un poco por accidente. Si bien es cierto que, si esa agencia pequeña es TU agencia pequeña, creada desde cero por tu socio y tú con “una mano delante y otra detrás” como diría aquel, la cosa toma un cariz un poco más especial.

Antes de crear Muttante solo había estado en una agencia con menos de 25 personas más de una década antes. Se llamaba Team Barclaycard y la experiencia fue de las mejores que he tenido. Es más fácil hacer equipo, formar algo parecido a un grupo de amigos o una familia y conseguir que la calidad de vida de la gente sea muy superior a la media.

Pero bueno, esta vez las circunstancias mandaban así que, parafraseando a mi colega Leandro Yanco y su libro“Una patada en el culo es siempre un paso adelante” yo aproveché el último “empujoncito” que me dieron en MRM para tomar una nueva perspectiva sobre la profesión y el oficio que amo.

En ese momento y, por primera vez, decidí fijarme de verdad en esos miles de miniagencias y estudios creativos que se parten el cobre (por eso, yo creo que nos llamamos compañeros del metal) en cada rincón de nuestro país y gracias a las cuales, millones de negocios, PYMES y no tan PYMES, consiguen hacerse un hueco en el mercado y hacer algo tan básico, pero tan complicado en estos 7 últimos años como es VENDER.

Hablando de las ventajas de las agencias de publicidad pequeñas

Como igual sabéis si seguís este blog, mi socio David Mora y yo fundamos Muttante en mayo de 2013. En este tiempo nos hemos dado sonoros cabezazos contra algunos briefings, proyectos y decisiones equivocadas que nos han ayudado a descubrir cuáles son los verdaderos puntos fuertes de una agencia de nuestro tamaño y cuáles no (qué tal si empezamos por estos)

5 COSAS QUE UNA AGENCIA PEQUEÑA NUNCA PODRÁ HACER POR TI

  1. Garantizarte un servicio 24 h, 7 días a la semana, 365 días al año incluidos Nochebuena, Navidad, Noche vieja, Reyes, cumpleaños familiares, graduaciones y comuniones de tus hijos etc.
  2. Poner a tu disposición un equipo (a veces sobredimensionado) de “n” personas en exclusiva para tu cuenta, con acceso directo a sus teléfono móviles 24 h al día.
  3. Pagarte un viaje a Cancún para todo tu equipo para que podáis celebrar juntos los éxitos conseguidos en el último ejercicio.
  4. Prometerte que el spot que estás rodando va a ser superviral (Espera, eso tampoco te lo puede prometer una agencia grande)
  5. Perder sus principios
grapa_pequeña_ok

Prueba una agencia pequeña de publicidad. Verás como te enganchas.

10 COSAS QUE UNA AGENCIA PEQUEÑA Sí PODRÁ HACER POR TI

  1. Currárselo más

    Tener una gran agencia con una vitrina llena de premios mola mucho. Pero igual mola más saber que al otro lado del teléfono o del mail tienes un equipo de personas que se va dejar la piel y que va trabajar el próximo proyecto como uno de los más importantes de su vida. ¿Por qué? Porque tiene que ganarse un hueco en el mercado y porque la única forma de hacerlo es esforzarse más que los demás, buscar una idea mejor que las demás y poner toda la carne en el asador.

  2. Tener grandes ideas

    Y es que lo bueno de las agencias pequeñas es que no les caben los complejos y por eso lo habitual es que no se corten a la hora de proponer ideas y acciones de esas que hacen que cliente y agencia crezcan juntos. Que, dicho sea de paso, es la mejor forma de crecer.

  3. Cumplir lo que te promete.

    No olvides que lo normal es que en una agencia pequeña trates directamente con los que “parten el bacalao” Y eso te ahorrará mucho tiempo y quebraderos de cabeza. Afortunadamente, las decisiones en este tipo de organizaciones las toman las personas que directamente están implicadas en tu proyecto o en la gestión de tu cuenta.

  4. Ofrecerte unas tarifas justas y ajustadas

    Obvio. Las agencias de publicidad pequeñas no tienen que soportar las macroestructuras de las grandes agencias. Altos equipos directivos cargaditos de personas que no aportan ni tiempo ni valor a los proyectos, desconocen en muchos casos el negocio actual y cobran unos sueldazos de los años 80 (de esos de cuando “Curro se iba al Caribe”)

  5. Ser tan flexibles como haga falta

    Los que llevamos un tiempo trabajando en esto, sabemos que los proyectos y las necesidades cambian de un día para otro. Y que hay pocas cosas que valore más un cliente que una respuesta flexible cuando las cosas se complican. Se trata de echar una mano en lo que haga falta, y ahí digamos que las agencias pequeñas tenemos muchas menos servidumbres que las grandes.

  6. Tratar mejor a su equipo

    Las agencias pequeñas aún tienen cierto margen de maniobra y no viven la parte más oscura y cruda de la relación cliente-agencia. Por eso, pueden poner la calidad de vida de su equipo y las condiciones de trabajo por delante de muchas cosas ( a ver si conseguimos que esto llegue algún día también a las grandes)

  7. Innovar más y más veces

    Las agencias pequeñas tienen menos gente a la que integrar (normalmente a la fuerza) en procesos de innovación y cambio. Uno de sus fuertes es una mentalidad abierta, joven y acostumbrada al cambio que las permite adaptarse al medio con mucha más facilidad que los grandes dinosaurios de la industria publicitaria.

    En Muttante por ejemplo utilizamos

    • Slack para trabajar en equipo con gente situada en distintos lugares
    • Trello para distribuir proyectos, tareas y seguimiento de proesos (de hecho lo usamos para gestionar el flujo de trabajo con alguno de nuestros clientes)
    • Evernote como herramienta para la documentación y la gestión de la información
  8. Ser más transparentes

    Las agencias pequeñas tienen mucho menos que perder. Y como hemos visto que ya hacen algunas empresascomo Pepephone (a los que nos gustaría parecernos) si empiezas desde los inicios a comportarte con un mínimo grado de ética y transparencia, eso te permite sentar las bases de tu propia identidad e intentar cambiar las cosas en un sector demasiado opaco.

  9. Ser libres y comportarse como tal

    Las agencias pequeñas tienen la suerte de no tener que pagar dividendos a incomprensivos fondos de inversión que pueden llegar a condicionarlo todo. Y eso, las permite ser más libres para todo: para pensar, para decidir y para crear grandes cosas que es de lo que se trata

  10. Seguir creciendo

Y qué mejor forma de hacerlo que con ideas que al principio parecen muy pequeñas y que se acaban convirtiendo en algo         por la que cualquier gran agencia mataría. Para rematar el post, os dejo aquí un ejemplo que seguro que conocéis “Pastillas para el dolor Ajeno” de GerminalUna, hasta entonces, pequeña y desconocida agencia de Murcia que gracias a una idea soberbia y a un extraordinario tesón al más puro estilo “We Try Harder” irrumpió en un sector que quizá hasta aquel momento reservaba el éxito para agencias mucho mayores en dimensión pero no en calidad.

Os juro que no me canso de verla.


¿No te pasa que la Navidad te sabe siempre a lo mismo? En Muttante hemos pensado que tras más de 2.000 años, la receta de la Navidad necesitaba una vueltecita. Y qué mejor manera de cambiar el tradicional regusto navideño a roscos de vino pasados, gambas descongeladas y debates intrascendentes con tu familia que un dulce navideño radicalmente diferente: el Turrón Muttante.

¿Os apetece probarlo? Aquí tenéis la campaña www.turron.muttante.es 

La pastelería más antigua de Madrid ha elaborado para Muttante el turrón más friki de la historia.

En eso consiste la magia de la Navidad. En conseguir que el maestro turronero de una pastelería que abrió sus puertas en 1830, la Antigua pastelería del Pozo, y con más de 40 años sin cambiar su receta, se anime a elaborar en exclusiva para nosotros un turrón verde-Muttante, seguramente el más friki y extravagante de la historia.

Rompiendo con los cánones tradicionales de la Navidad.

turron_muttante_blog

Una etiqueta al más puro estilo Oscar Llorens

Quién mejor que el reconocido ilustrador Oscar Llorens para crear la imagen del packaging. Con su personal estilo plagado de tentáculos, personajes extravagantes e imaginarias, Oscar se ha encargado de dar forma a una criatura sin la que este turrón no sería lo mismo.

Turron_Muttante

Making of: Lo bien que nos lo hemos pasado

Aquí con David Mora mi socio en Muttante y nuestro gran amigo Diego Provenza que se encargó de la locución y de poner una personalidad muy distinta a estas fiestas que en ocasiones se te pueden hacer bola.

cantando_nonaino

Aquí con el equipo de elaboración de la Antigua Pastelería del Pozo. Gracias especialmente a Antonio, en el centro de la imagen, que se desvivió por hacer realidad una idea realmente loca.

foto_pasteleria

Y si vosotros también queréis probarlo, queremos lanzar una 2ª Edición Limitada de Turrón Muttante a través de crowdfunding en VerkamiIgual os acaba gustando.


Image

Cuesta retomar un blog varios meses después. Supongo que en el fondo sabes que corres el altísimo riesgo de no retomarlo nunca. Por suerte, no es algo que me vaya a pasar a mí ::) porque cuanto más tiempo dejo de escribir, más consciente soy de hasta qué punto lo necesito.

Así que a ello.

Supongo que en estos meses en los que me encuentro embarcado en el nacimiento de algo-parecido-a-una-agencia me han permitido reflexionar sobre el título de este post, esa podríamos llamar “ineficiencia creativa” que, en ocasiones, puede ser el centro de de las diferencias que separan en las agencias  perfiles creativos de los “no creativos”.

No sé si alguna vez habéis sentido esa incapacidad de replicar vuestro trabajo creativo para convertirlo en un éxito que puedas ir repitiendo sucesivamente, con cada cliente y con cada campaña, todos los días de tu vida y hasta que la muerte sobre el teclado os separe ::)

Pues bien, ese creo que es básicamente el problema de los creativos (al menos el mío) la imposibilidad de encontrar un modelo/camino que garantice el éxito de nuestro aporte creativo en ese proyecto que justo AHORA tenemos entre manos.

Uno de mis maestros, el gran Marcelo Montes, me dió hace ahora 17 años la mejor definición del miedo creativo que nace de esa incapacidad. Marcelo decía algo así “Esto me ha pasado siempre a lo largo de mi carrera. Cada vez que me enfrento a una nueva campaña pienso: está es en la que me pillan, en la que se dan cuenta de que les he estado engañando… que no sirvo para esto”

Supongo que lo que más me marcó en aquel momento es que Marcelo decía esto, y lo seguía sintiendo, con una trayectoria jalonada de premios y éxitos a la cabeza de departamentos creativos de grandes agencias.

Y ahora que me veo en procesos no estrictamente creativos quizá soy más consciente de todo esto. Es evidente, existen modelos de negocio o modelos financieros cuyo éxito se puede replicar consistentemente e ir repitiendo de forma más eficiente y rentable.

¿Pero realmente podemos hacer eso con el trabajo creativo?


gestionar la ansiedad

gestionar la ansiedad

Puedo imaginarme los motivos. Pero, aún así, no deja de sorprenderme la cantidad de gente a la que le está superando la situación en estos últimos tiempos. Toda esa gente que se está asomando al pozo.

Si esto hubiese ocurrido a penas una treintena de días antes seguro que estábamos mirando de reojo a los Manidos-Mayas, pero más allá de supercherías, lo cierto es que no estábamos preparados para vivir algo así.

Los nervios, el estrés o la tristeza han decidido visitar últimamente a gente a la que quiero mucho y eso duele, aunque también da más motivos para escribir un post como este.

Digamos que en estos últimos años profesionales no he vivido mi etapa más dorada, pero honestamente creo que eso es lo que me ha permitido afrontar esto que viene con la tranqulidad de saber que he  salido de situaciones quizá incluso peores. Tan duras como esta a la que ahora nos enfrentamos los publicitarios de mi generación, en un país en el que las oportunidades en las grandes agencias son escasas, por no decir nulas. 

A salir del pozo también se aprende.

Si es la segunda o tercera vez que lo haces, ya te sabes el camino.

¿Nunca os habéis fijado que la gente que mejor ánimo tiene es a veces la que peor está? No todos esamos preparados para encarar lo que nos viene, pero tengo la sensación que todo tiene bastante que ver con ver el pozo medio vacío. Con mirar hacia arriba y recorrer algo menos de la mitad del camino para salir de él. Con aprender a gestionar la ansiedad.

Se dice fácil.

Y se hace. Porque antes de gestionar cualquier aspecto de nuestro trabajo, nuestra empresa o nuestras finanzas. Antes de todo, debemos ser capaces de gestionar nuestras emociones. Especialmente esas que se pueden convertir en un Muro más grande que el de Juego de Tronos e impedirnos avanzar en la dirección que nos hemos marcado.

Los profesionales de la ansiedad.

Existen, doy fe. Gente que parece haber patentado la máquina de estresarte, especialmente en una profesión tan competitiva como la de la publicidad y aún más en esta época de gente atornillada indignamente a su silla, oropel oxidado y todovalismo

Pero si somos capaces de gestionar la ansiedad que nos rodea. Ponerle el mute a las malas noticias que no ayudan. De creer en lo que nos hizo llegar hasta aquí y recuperar en todo eso bueno que hemos ido cosechando por el camino, el pozo será como un gua de esos en los que jugábamos a las canicas.

Si nos abrazamos a nuestra ansiedad. La miramos a los ojos y le demostramos que sabemos muy bien dónde nos estamos metiendo puede que, incluso, nos de un respiro y se una a nuestra causa.

 

 


muttante01

Hoy en cierta manera nace Muttante. Aunque en realidad ya lleva naciendo mucho tiempo.

Una agencia que no es una agencia. Un proyecto flexible, cambiante y vivo fabricado en ese material del que hoy deberían estar hechas las marcas.

Una iniciativa que nace del punto de encuentro de los Social Media y la creatividad que, tweet a tweet, iréis viendo nacer y crecer en tiempo real; como todo lo que nace y sucede en Twitter, Facebook, Pinterest, Google +, Tuenti, Instagram o Foursquare.

Se trata de colaborar. Del famoso coworking. De dejar que la gente libere y comparta su talento natural, como ha hecho mi colega y amigo Borja Lizcano de @flyabit  que se ha currado este increíble logo. Y como un montón de gente más con la que voy a tener la suerte de contar en este nuevo proyecto… no os impacientéis que os los voy a ir presentando :)

Gente que si algo puede aportar, es una visión poco convencional de la publicidad y el marketing. Porque ha vivido como yo la brutal metaformosis de nuestro sector y porque sabe muy bien que, hoy, lo más importante de una agencia es que sea capaz de adaptarse a cada proyecto. En recursos y en costes. En talento específico y servicio personalizado.

Hoy cambia lo que sientes. Lo que piensas. Lo que necesitas. Por eso, nace Muttante.  Bienvenido al UNCONVENTIONAL ADVERTISING.

Síguenos si puedes en @muttante_es.