Archivos para agencias


windows-1024x491 creature

Redundando un poco en mi post anterior, he decido centrarme, al menos por un tiempito, en sacar a la luz agencias pequeñas de todo el mundo que por su trabajo, rollo o algún elemento interesante, me resulten inspiradoras (espero que a vosotros también)

Y, por ahí, en esta esmerada búsqueda, he caído en Creature, una pequeña y resultona agencia de Seattle. Supongo que he decidido empezar por esta y no por cualquier otra porque su nombre me recuerda a mi amigo Hugo (aka La Criatura Creativay también un poco a Muttante y a ese rollo Criatura del Lago, robots de los años 50 y pelis de serie B en blanco y negro que tanto nos divierte en la agencia.

Según un artículo de Forbes del pasado mes de junio, Creature está entre las 20 agencias de publicidad pequeñas a las que conviene seguir la pista. Entre sus trabajos me he encontrado acciones 360º bastante interesantes e inteligentes (que no se encuentra uno todos los viernes en las agencias grandes) y también una vieja campaña para publicitar vino de Jerez (Sherry) con un toque irónico muy fino y un trabajo gráfico, a mi juicio, impecable.

sherry-4

Si os apetece bichear un poco en su canal de Vimeo os podréis encontrar también alguna joyita como esta peli para los premios Brewlanthropy (me encanta este naming) para la marca de cafés Seattle’s Best Coffe

A ver si os mola Creature. Y ya, sabéis, #thinksmall


we_try_harder

¿Por qué una agencia de publicidad pequeña?

Os voy a decir la verdad. Yo nunca fui demasiado partidario de la agencias pequeñas.

Cuando veía los anuncios de Nike, Coca Cola, Impulso, Sanex, Danone, BMW o de mi primera colonia, Chispas, soñaba con trabajar en una gran agencia de publicidad. Por aquel entonces, no sabía muy bien lo que significaba ser creativo publicitario. Y mucho menos lo que era ser copy. Pero me entusiasmaba pensar que podía tener ideas, inventarme anuncios y verlos aparecer en la misma televisión donde veíamos el 1,2,3, Objetivo 92 o El Equipo A.

No nos educan para pensar en pequeño

Digamos que socialmente estamos programados para pensar a lo grande. Nos han metido en la cabeza a través de esa misma televisión que hay que “triunfar en la vida” ¿Qué será eso? Ser una estrella de fútbol, un ídolo del rock & roll, un ministro o ¿por qué no un controlador de vuelo? que según dicen tienen muchos días de descanso y ganan un pastón.

Lo de trabajar en una empresa pequeña y ayudar a sacar adelante un proyecto sin demasiada visibilidad, en el que te puede tocar hacer un poco de todo, digamos no está tan respaldado ni fomentado en estas tierras.

Yo me licencié en Ciencias Empresariales en la Universidad Complutense de Madrid y lo último en lo que pensé cuando terminé la carrera fuer en crear una empresa. Raro ¿no?. Supongo que yo con 23 añitos también andaba preocupado en otras cosas. Pero no puedo dejar de calificar como fracaso de la universidad patria que, tras 6 años por allí, nadie fuese capaz de motivarme lo suficiente como para que al menos pensase en intentarlo.

Cariño, he encogido la agencia

En mi caso, debo reconocer que acabé en una agencia pequeña un poco por accidente. Si bien es cierto que, si esa agencia pequeña es TU agencia pequeña, creada desde cero por tu socio y tú con “una mano delante y otra detrás” como diría aquel, la cosa toma un cariz un poco más especial.

Antes de crear Muttante solo había estado en una agencia con menos de 25 personas más de una década antes. Se llamaba Team Barclaycard y la experiencia fue de las mejores que he tenido. Es más fácil hacer equipo, formar algo parecido a un grupo de amigos o una familia y conseguir que la calidad de vida de la gente sea muy superior a la media.

Pero bueno, esta vez las circunstancias mandaban así que, parafraseando a mi colega Leandro Yanco y su libro“Una patada en el culo es siempre un paso adelante” yo aproveché el último “empujoncito” que me dieron en MRM para tomar una nueva perspectiva sobre la profesión y el oficio que amo.

En ese momento y, por primera vez, decidí fijarme de verdad en esos miles de miniagencias y estudios creativos que se parten el cobre (por eso, yo creo que nos llamamos compañeros del metal) en cada rincón de nuestro país y gracias a las cuales, millones de negocios, PYMES y no tan PYMES, consiguen hacerse un hueco en el mercado y hacer algo tan básico, pero tan complicado en estos 7 últimos años como es VENDER.

Hablando de las ventajas de las agencias de publicidad pequeñas

Como igual sabéis si seguís este blog, mi socio David Mora y yo fundamos Muttante en mayo de 2013. En este tiempo nos hemos dado sonoros cabezazos contra algunos briefings, proyectos y decisiones equivocadas que nos han ayudado a descubrir cuáles son los verdaderos puntos fuertes de una agencia de nuestro tamaño y cuáles no (qué tal si empezamos por estos)

5 COSAS QUE UNA AGENCIA PEQUEÑA NUNCA PODRÁ HACER POR TI

  1. Garantizarte un servicio 24 h, 7 días a la semana, 365 días al año incluidos Nochebuena, Navidad, Noche vieja, Reyes, cumpleaños familiares, graduaciones y comuniones de tus hijos etc.
  2. Poner a tu disposición un equipo (a veces sobredimensionado) de “n” personas en exclusiva para tu cuenta, con acceso directo a sus teléfono móviles 24 h al día.
  3. Pagarte un viaje a Cancún para todo tu equipo para que podáis celebrar juntos los éxitos conseguidos en el último ejercicio.
  4. Prometerte que el spot que estás rodando va a ser superviral (Espera, eso tampoco te lo puede prometer una agencia grande)
  5. Perder sus principios
grapa_pequeña_ok

Prueba una agencia pequeña de publicidad. Verás como te enganchas.

10 COSAS QUE UNA AGENCIA PEQUEÑA Sí PODRÁ HACER POR TI

  1. Currárselo más

    Tener una gran agencia con una vitrina llena de premios mola mucho. Pero igual mola más saber que al otro lado del teléfono o del mail tienes un equipo de personas que se va dejar la piel y que va trabajar el próximo proyecto como uno de los más importantes de su vida. ¿Por qué? Porque tiene que ganarse un hueco en el mercado y porque la única forma de hacerlo es esforzarse más que los demás, buscar una idea mejor que las demás y poner toda la carne en el asador.

  2. Tener grandes ideas

    Y es que lo bueno de las agencias pequeñas es que no les caben los complejos y por eso lo habitual es que no se corten a la hora de proponer ideas y acciones de esas que hacen que cliente y agencia crezcan juntos. Que, dicho sea de paso, es la mejor forma de crecer.

  3. Cumplir lo que te promete.

    No olvides que lo normal es que en una agencia pequeña trates directamente con los que “parten el bacalao” Y eso te ahorrará mucho tiempo y quebraderos de cabeza. Afortunadamente, las decisiones en este tipo de organizaciones las toman las personas que directamente están implicadas en tu proyecto o en la gestión de tu cuenta.

  4. Ofrecerte unas tarifas justas y ajustadas

    Obvio. Las agencias de publicidad pequeñas no tienen que soportar las macroestructuras de las grandes agencias. Altos equipos directivos cargaditos de personas que no aportan ni tiempo ni valor a los proyectos, desconocen en muchos casos el negocio actual y cobran unos sueldazos de los años 80 (de esos de cuando “Curro se iba al Caribe”)

  5. Ser tan flexibles como haga falta

    Los que llevamos un tiempo trabajando en esto, sabemos que los proyectos y las necesidades cambian de un día para otro. Y que hay pocas cosas que valore más un cliente que una respuesta flexible cuando las cosas se complican. Se trata de echar una mano en lo que haga falta, y ahí digamos que las agencias pequeñas tenemos muchas menos servidumbres que las grandes.

  6. Tratar mejor a su equipo

    Las agencias pequeñas aún tienen cierto margen de maniobra y no viven la parte más oscura y cruda de la relación cliente-agencia. Por eso, pueden poner la calidad de vida de su equipo y las condiciones de trabajo por delante de muchas cosas ( a ver si conseguimos que esto llegue algún día también a las grandes)

  7. Innovar más y más veces

    Las agencias pequeñas tienen menos gente a la que integrar (normalmente a la fuerza) en procesos de innovación y cambio. Uno de sus fuertes es una mentalidad abierta, joven y acostumbrada al cambio que las permite adaptarse al medio con mucha más facilidad que los grandes dinosaurios de la industria publicitaria.

    En Muttante por ejemplo utilizamos

    • Slack para trabajar en equipo con gente situada en distintos lugares
    • Trello para distribuir proyectos, tareas y seguimiento de proesos (de hecho lo usamos para gestionar el flujo de trabajo con alguno de nuestros clientes)
    • Evernote como herramienta para la documentación y la gestión de la información
  8. Ser más transparentes

    Las agencias pequeñas tienen mucho menos que perder. Y como hemos visto que ya hacen algunas empresascomo Pepephone (a los que nos gustaría parecernos) si empiezas desde los inicios a comportarte con un mínimo grado de ética y transparencia, eso te permite sentar las bases de tu propia identidad e intentar cambiar las cosas en un sector demasiado opaco.

  9. Ser libres y comportarse como tal

    Las agencias pequeñas tienen la suerte de no tener que pagar dividendos a incomprensivos fondos de inversión que pueden llegar a condicionarlo todo. Y eso, las permite ser más libres para todo: para pensar, para decidir y para crear grandes cosas que es de lo que se trata

  10. Seguir creciendo

Y qué mejor forma de hacerlo que con ideas que al principio parecen muy pequeñas y que se acaban convirtiendo en algo         por la que cualquier gran agencia mataría. Para rematar el post, os dejo aquí un ejemplo que seguro que conocéis “Pastillas para el dolor Ajeno” de GerminalUna, hasta entonces, pequeña y desconocida agencia de Murcia que gracias a una idea soberbia y a un extraordinario tesón al más puro estilo “We Try Harder” irrumpió en un sector que quizá hasta aquel momento reservaba el éxito para agencias mucho mayores en dimensión pero no en calidad.

Os juro que no me canso de verla.

Ideas prefabricadas

septiembre 24, 2015 — Deja un comentario

Es curioso.

Normalmente uno se estruja los sesos durante horas, días o semanas para dar con una buena idea. Y normalmente la tienes justo ahí. Delante de tus narices.

A mí al menos me pasa que, después de sondear territorios lejanos y extremos con mis neuronas, acabo volviendo al punto de partida, una vez he conseguido eliminar lo que comúnmente convenimos en llamar “idas de olla” o “pajas mentales”.

Porque si no bajas de esos dos metros sobre tierra a los que a veces nos elevamos los creatas, corremos el riesgo de acabar en ideas forzadas, retorcidas, refundidas o prefabricadas.

Lo mejor siempre va a ser una idea simple.

Simple de ver. Simple de sentir. Simple de comprender. Simple de decodificar.Con una ejecución todo lo rica, brillante, notoria, divertida o brillante que te dé la gana.

Sin duda, esta tecla de lo simple y a la vez brillante es la que una vez detrás de otra está tocando la gente de McCann Madrid en sus últimas campañas para Ikea España.

Una y 365 veces enhorabuena.

Qué disfrutéis de su nueva y memorable campaña. ::) #Momentos365


La primera web muttante

La primera web muttante

Ahí estamos.

Lo promettido es deuda. Y, mientras nos montamos la web de nuestras vidas, ahí va la primera web Muttante para que esa gente que aún no nos conoce (poca) empiece a tener una-ligera-idea de en qué tipo de cosas en las que ya estamos trabajando.

Publicidad digital

Marketing directo digital

Creatividad Social Media

Marketing de contenidos

Apps creativas

SEM

THINKING – IDEAS

Ideas digitales

Conceptos de campaña

Conceptos Social Media

Consultoría Creativa

Estrategia de Contenidos

Visual Thinking

COPYWRITING – TEXTOS

Naming

Blogging

Textos web

SEO Copywriting

Desarrollo contenidos online

Adwords

DESIGNING – DISEÑO

Dirección de arte digital

Diseño Web

Social Media Design

Identidad de marca

Preparad vuestras muñecas para el scroll porque esperamos muy pronto poderos contaros que somos unos cuantos Muttantes más. En ello justo estamos.


Imagen de Obiousgeek

Llevo años haciéndome esta pregunta.

(Y permitid que me tome la libertad de interpretar el super-controvertido término friki como “aspecto y actitud inusuales que podrían llamar la atención”, tal y como recoge Wikipedia)

Supongo que hoy se me ha ocurrido hacerla explícita en un post, pero es una pregunta que en algún momento debes hacerte cuando, después de terminar Empresariales en la Complu, acabas convirtiéndote en creativo de marketing directo y publicidad y vas enfrikiciéndote, hasta convertirte en un adicto a Star Wars, Twitter, las zapas de colores y otros elementos tan paradigmáticos de la gente de mi profesión.

Yo antes no era así. Os lo juro.

Por eso, me ha dado por reflexionar sobre el papel que ese punto friki-exhibicionista tiene en el trabajo, relaciones y vestimenta de los creativos publicitarios y sus posibles repercusiones en nuestro éxito profesional.

¿Nuestro aspecto y actitud creativa forma parte del proceso de venta?

He visto gente con ideas brillantes que no salían adelante porque el tío o la tía no tenía pinta de creativo. Igual no en todos los mercados/países funciona así, pero si tengo que basarme en mi experiencia de los últimos años trabajando en agencias y en presentaciones/reuniones con los clientes tengo que decir que es un elemento que influye en la compra/venta de ideas.

Seguro que no es la variable más imporante. También influyen, sin duda, la capacidad de vender ideas de la persona que está contando la idea/campaña, la oratoria y la calidad de la idea, por supuesto; pero creo que no podemos dejar fuera del Kit de venta de un creativo el aspecto o actitud.

En alguna agencia grande en la que trabajé hace alguno años esto iba aún más lejos. No se compraban las campañas, se compraban las personas. La expresión habitual era “tal cliente no ha comprado a tal persona” (ya fuera creativa o de cuentas) y creo que, finalmente esta etiqueta refleja bastante fielmente la realidad.

¿Nos esperamos la misma idea publicitaria brillante de alguien vestido muy formalmente que de alguien más casual que proyecta cierta imagen friki o nerd?

Mi conclusión después de todos estos años es que ese componente friki forma parte del circo en el que nos movemos. Y eso a su vez, probablemente genere estereotipos o tópicos sobre los creativos publicitarios que nos alejan de una visión más profesional o de oficio de la publicidad. Y eso, honestamente, no me parece especialmente positivo.
Ser friki mola un huevo, la verdad. Pero, no dejo de preguntarme si he llegado hasta aquí por mi propio pie o algo me ha empujado a hacerlo.


Después de el Aprendiz de Lluis Bassat, The Pitch

Buceando domingueramente en Twitter he encontrado un tuit (@fundeu avala este “tuit” :)) de @copublicitarias que me ha descubierto un fenómeno frente al que tengo sentimientos encontrados: The Pitch.

The Pitch es el Reality Show creado por AMC (la cadena que lanzó Mad Men) en la que varias agencias reales se parte la cara para ganar una cuenta real.

El esquema es un poco irreal porque se enfrentan 2 agencias por semana, normalmente a los concursos van últimamente un mínimo de 10 :) y además tienen 7 días (¡enteros!) para preparar la campaña. Un timing que ya quisiéramos pillar las agencias españolas para alguno de nuestros concursos (perdón por la cuña publicitaria, pero había que hacerla)

Las primeras agencias que han confirmado su participación en The Pitch son: The Ad Store (NY), SK&G (Las Vegas), The Hive ( Toronto), y McKinney (de Durham). Y las cuentas/marcas en juego serán: Subway, Frangelico, Popchips y Waste Management.

En 2010 ya tuvimos un fenómeno patrio similar, “El Aprendiz”, con Lluis Bassat y la Sexta en el que Mr.Filomatic pareciera una versión en plan madurito de @ristomejide, dando caña a diestro y siniestro a los chavales. Pero yo creo que esto de The Pitch son palabras mayores.

Tengo sentimientos encontrados frente a este Reality Show de publicitarios porque exponer a la opinión pública las vergüenzas del sector (que son muchas) me parece demasiado arriesgado, ahora que por fín habíamos conseguido que los banqueros nos superasen en el Ranking de las Profesiones más Odiadas de la Historia.

Por otro lado, es una forma de que algunas agencias no tan punteras se den a conocer a nivel global con las oportunidades de negocio que eso implica. Y, eso lo sabemos todos, la cosa está muy malita y situaciones desesperadas requieren medidas desesperadas. Así que, desde ese punto de vista, puedo entender que mucha gente se eche a los otros Lions.

Agunos podemos estar tranquilos (yo ya estaba pensando en revisar mi contrato) porque grandes agencias ya han rechazado participar (McCann, Ogilvy & Mather, DDB, BBD, JWT o TBWA entre otras) Ya me imaginaba en el plató a mi madre gritándole a mi amigo @ezequieltrivino que a su campaña (donde va a parar) le faltaban muchos Frosties.

Si os interesta el tema, he encontrado más información interesante en www.quelapaseslindo.com que me ha servido de fuente para esta entrada. Allí encontraréis un link muy interesante a un post donde uno de los participantes cuenta, en inglés, sus motivos para participar en la madre de todos los “Pitch”.

The Advertising Agencies Reality Show


Jugando al ping sin pong creativo

Llevo 15 años comprobándolo. Para la calidad creativa del trabajo en una agencia es tan importante el talento, pasión, involucración y fe de las personas que trabajan en el departamento creativo como el talento, la pasión, involucración y pasión de todas las personas que trabajan fuera de él.

Por suerte, he tenido la oportunidad de participar en unos cuantos proyectos creativos de esos que marcan tu vida y en todos ellos, ha habido alguien, llamémosle de fuera, que ha marcado la diferencia entre una buena y una gran campaña.

Es así indiscutiblemente. Quizá es el departamento creativo el que enciende la mecha. Ese brainstorming de birras y lo que surja de un copy y un arte en su cubículo o tumbados en el jardín de aquellas viejas agencias que lo tenían…

Pero sin la colaboración, participación y FE de esos creativos que trabajan en otros departamentos una gran campaña nunca llegará a serlo.

¿En quién estoy pensando?

– CREATIVOS Y CREATIVAS QUE TRABAJAN EN PRODUCCIÓN GRÁFICA: ¡Cuántas campañas de mi adorada época en agencias como CP Comunicación se hubiesen quedado en papel mojado sin la entrega de la gente de producción! Tantos premios de marketing directo han sido forjados con interminables llamadas telefónicas, búsquedas del Santo Gadget o noches de insomnes manipulados manuales…

Tener a alguien enfrente al que podías contarle una idea inverosímil con unos materiales imposibles y que además de no tirarte un Echo a la cabeza fuese capaz de esbozar una sonrisa y 3 palabras “vamos a intentarlo” es algo impagable.

– CREATIVOS Y CREATIVAS QUE TRABAJAN EN PRODUCCIÓN Y DESARROLLO DIGITAL: Las barreras se hacen de plastilina cuando encuentras a alguien en el departamento de desarrollo con el que compartir la pasión por las buenas ideas y por explorar los límites. Y yo he tenido la suerte de encontrarme a algunos en el camino. Gente que es capaz de reescribir los códigos de la creatividad superando tus expectativas iniciales y retando tu capacidad de generar ideas.

A ellos me refiero.

A la gente que experimenta en proyectos personales generando códigos, probando esquemas de interacción, poniendo a prueba al usuario para luego llegar un día a la agencia y decirte: tengo esto. ¿Qué se te ocurre que puedo hacer con ello?

– CREATIVOS Y CREATIVAS EN EL DEPARTAMENTO DE CUENTAS

Probablemente, estos sean los más importantes de los “otros creativos” dentro de una agencia. Porque son los que con su colaboración y complicidad consiguen generar ese espacio para que las buenas ideas florezcan. En serio. Lamentablemente, no todo el mundo se encuentra cómodo en ese ecosistema raruno en el que a veces nacemos, nos reproducimos y morimos los creativos. Es así. Somos gente que nos dejamos el corazón en cada cosa que hacemos y nos dejamos la vida por una idea. Una buena idea al año.

Cuando al otro lado del brief encuentras a alguien capaz de manejar el ritmo, los tiempos de presentación, la presión y el entorno para que juntos seais capaces de dar forma a una buena campaña es algo increíble. Y hace que todas las discusiones, sin sabores y Pizzas recalentadas merezcan la pena.

– CREATIVOS Y CREATIVAS QUE SON BRAND MANAGERS O DIRECTORES DE MARKETING

Esa gente que llegado un momento cree en ti. Cree en ese garabato que has dibujado en tu Moleskine el tren camino a casa, en esa extraña combinación de palabras ininteligibles que escribiste en un posavasos una noche, en esa sucesión de imágenes con retrúecano final que medio soñaste la noche antes a la gran presentación.

Ellos, cuando creen en las ideas y son capaces de arriesgar un poquito su culo para hacer un trabajo cojonudo, son los grande creativos de toda esta historia. Un ejemplo de este tipo de gente lo podéis encontrar en este clásico y extraordinario post de @danigranatta en Gorditos y bonitos titulado Tortugas, torturas y brand managers que seguramente es el germen de este post mío de hoy.

A todos los que me habéis echado una mano en todos estos puestos de trabajo y en muchos otros como compañeros de agencia, proveedores o clientes. Y a todos los que aún tendréis que seguir sacándome las castañas del fuego, espero que por mucho tiempo: gracias.

Si no hubierais estado por ahí, habría sido como estar jugando a todo esto uno solo. Justo la antítesis del trabajo creativo.