OPINION

Marcas y publicidad en tiempos del Coronavirus


La cosa está complicada. Muy complicada.

Y en estos tiempos suele generar debate la posición que toman las marcas y compañías en sus comunicaciones y campañas de publicidad frente a catástrofes de la dimensión de este COVID-19.

Últimamente en Twitter ya he podido leer algunas críticas que retratan a los publicitarios y a las marcas como poco menos que aves de rapiña que aprovechan las desgracias colectivas para ganarse a la gente, conseguir unos cuantos GRPS a pesar de todo y seguir compitiendo.

#PararParaSeguir

Esta vez parece que los publicitarios hemos leído el partido con un poco más de perspectiva y, el pasado 14 de marzo,  la agencia PS21 decidió lanzar una iniciativa con el hashtag #Pararparaseguir dirigida a concienciar al sector de lo importante de hacer una pausa reflexiva sobre esta situación y el papel de nuestra industria y nuestros oficios en la sociedad.

Enseguida se unieron a la iniciativa más de una cuarentena de agencias (algunas de las más grandes y reconocidas), así como la Asociación Transformadora de Creatividad, el CdeC y otras organizaciones.

Este fue el mensaje/manifiesto que acompañaba a esta propuesta en su lanzamiento:

“Como agencias hacemos publicidad para activar el mundo. Ahora es el momento de hacer publicidad para pararlo todo.

Pedimos a todas la marcas de este país que penséis a largo plazo, olvidando el retorno de hoy para asegurar el de mañana.

Está en nuestras manos hacer que la gente consuma de manera responsable y, sobre todo, en sus casas.

Es el momento de parar y reflexionar,
porque cuanto antes paremos, antes seguiremos.

Parar hoy es la única manera de seguir mañana”.

 

Estas son algunas de las agencias que se han sumado a la iniciativa.

DDB EspañaPublicis GroupeLeo Burnett MadridHavas MediaPINK LABEl Ruso de RockyCHINA MadridFCB&FiRe SpainManifiestoFiveroomsTactics EuropeSaatchi & Saatchi EspañaTBWA\EspañaLOLA MullenLoweLa Despensa Ingredientes CreativosDarwin Social NoiseDAVID MadridMcCann Worldgroup España360º Marketing & ComunicaciónProximity BarcelonaProximity Madrid

Habrá gente que, después de todo esto, siga viendo la sombra del autobombo y del “hacerse notar” en estas circunstancias. Da igual lo que hagamos, somos vendedores disfrazados de poetas y como tal vamos a ser criticados, pero también aplaudidos (muchas menos veces, por supuesto)

Como aún es pronto para saber cómo va a afectar esta iniciativa a la gente y la actividad del sector publicitatrio, me gustaría echar la vista atrás para analizar 2 casos de campañas (una un fracaso y otra para mí un éxito) en los que la publicidad y las marcas trataron de hacer su propia aportación a situaciones de crisis.

2 casos #paradigmáticos de la publicidad en

tiempos de crisis

 

 

1. Estosololoarreglamosentretodos.org

Igual os acordais de esta controvertida plataforma/campaña  que allá por los comienzos de la crisis anterior, con optimismo y espíritu hispano-buenrollista nos animaba a creer un poco más en nosotros mismos para salir de aquel marrón en el que nos metieron las entidades bancarias entre otros.

Aquella campaña, que he de reconocer transmitía ilusión, contaba con el apoyo y testimonio de ciudadanos de a pie. Pero también de los famosos que más podían inspirar a la sociedad española: Melendi, Buenafuente, Romay, Pau y Marc Gasol, Évole e incluso hasta, si no recuerdo mal, el mismísimo Toni Segarra nos transmitían con los ojitos cargados de emoción y mucho aire cálido en su voz que íbamos a salir de esta y lo íbamos a hacer juntos.

El problema fue que la gente se enfadó.

¿Y por qué se enfadó la gente? Porque salió a la luz que ese movimiento tan bonito era una campaña pergeñada y financiada por las Cámaras de Comercio y grandes compañías españolas con el objetivo de que el españolito y la españolita de a pie consumiésemos más.

Mal.

La gente se puso en contra de la campaña y eso impidió que alcanzará los resultados previstos. Cuando asumimos que “el ser humano es extraordinario” como en el pasado dijo alguna marca en una de mis campañas favoritas, debemos asumir también que esos seres humanos pueden darnos una buena patada en culo.

Personalmente creo que la gente es bastante más genuina que las marcas y cuando se siente manipulada o engañada reacciona poniendo a las marcas y publicitarios en nuestro sitio.

2. “Cómicos” de Campofrío

En este segundo caso es difícil que sea objetivo porque estuve directamente implicado. Aunque voy a intentar mantener cierta objetividad en el análisis, listando las diferencias que veo entre el caso anterior y este de Campofrío.

¿Qué puntos en común tenían ambas campañas?

  • La crisis económica como enemigo
  • La emotividad como recurso para “llegar” a la gente
  • La aparición de famosos/personalities como transmisores del mensaje

Aunque después analizaremos algunos temas más, para mí,la principal diferencia entre ambas es que la campaña de Navidad de 2011 de Campofrío fue genuina.

La marca con el impulso de Director de Marketing de entonces, Jamie Lobera, llevaba ya una trayectoria interesante trabajando en un tono de comunicación muy emotivo y contando historias de personas y sus emociones como plataforma para construir su marca a largo plazo.

Por ejemplo con ideas como la conmovedora “4 sentidos”

Seguramente el momento elegido también fue bastante mejor: la Navidad. Esa extraña época del año en la que tenemos las emociones más a flor de piel, nos da por “ablandarnos” un poco y recuperamos por 2 estrictas semanas cierta confianza en el ser humano.

A finales de 2011 la crisis pasaba por uno de los momentos más duros con millones de personas en el paro, un desánimo generalizado y una clase política y un liderazgo del Jefe del Estado que tampoco nos ayudaban demasiado.

Puedo contaros como viví yo desde dentro la campaña porque por aquel entonces trabajaba en MRM McCann en el equipo de Social Media de Campofrío.

Hasta donde yo sé y, como creo que público y notorio, esta era una idea que McCann presentó a Coca Cola un tiempo antes. La marca de bebidas decidió rechazarla y McCann tuvo la valentía de recuperarla y presentarla a Campofrío como idea central de su campaña navideña para 2011.

Y Campofrío, con Jaime Lobera al frente y su equipo de marketing, tuvieron la valentía y visión de aprobar la campaña y ponerla en marcha.

A partir de aquí, podríamos decir que esto forma parte de la historia de la publicidad española (creo que no exagero) Increíblemente para los que trabajábamos en el equipo de Social Media, conseguimos que el spot de “Cómicos” se preestrenase en el perfil de Facebook de Campofrío  antes de su emisión en TV el día de Nochebuena.

El resultado fue espectacular y tuvimos la suerte de poder monitorizarlo en directo. Pocas horas después de su preestreno en redes sociales el spot era trending topic y emocionados, podíamos leer los mensajes de la gente respondiendo a la marca diciendo que “habían llorado con el spot” que “les habían tocado la patata” o que “les había hecho recobrar la esperanza en cierta medida”.

¿Qué puntos hicieron diferente “Cómicos de Campofrío”?

En mi personal opinión por, supuesto:

  • La genuina intención de la marca de transmitir optimismo a la gente en sus campañas como seña de identidad y con una visión de la conexión emocional con la audiencia por encima de la venta pura y dura.
  • La propuesta de usar el “sentido del humor español” como eje de la campaña y elemento diferencial, frente a otros países de nuestro entorno “más serios” que no lo estaban pasando tan mal en la crisis como nosotros
  • El “reencuentro” de parejas de cómicos que se habían separado (Martes y Trece, Esteso y Pajares…) como símbolo del necesario acercamiento entre todos para salir de la crisis con buen humor
  • El timing de campaña justo antes de Nochebuena
  • El papel de los famosos dentro de una bonita historia que rendía tributo al gran Miguel Gila que merecía un homenaje así.

Por supuesto, que muchos considereis criticable todo esto y quizá lo veáis como un uso y abuso de la imagen de Gila o del rollo melancólico para vender choped o chorizo.

Pero os aseguro, que en la parte que yo pude vivir desde dentro, sin duda es una de las campañas o proyectos en más de 20 años de carrera en los que más he sentido la conexión de la gente. Y eso trabajando en un oficio como este es bastante difícil.

Reflexión Final: Malos tiempos para la lírica y la publicidad

Escribo este post en medio de una situación crítica para muchos (no es exageración) y en el que creo que no solo la industria de la publicidad y las marcas tienen que detenerse y reflexionar más allá de sloganes, frases bonitas o gradientes color pastel.

Supongo que todos estamos reflexionando estos días mientras vemos incrementarse las cifras de contagiados y muertos en nuestras ciudades por culpa del maldito COVID-19.

Esta situación me ha servido para contaros la posición que están tomando algunas agencias (tendremos que ver cómo evoluciona en las próximas semanas) y para repasar 2 ejemplos de cómo las marcas pueden contribuir a estar cerca de la gente y, en función de la visibilidad que le otorgan los medios y su capacidad de inversión, influir en las situaciones complicadas.

Evidentemente Campofrío perseguía con su campaña vender más y habrá mucha gente en contra de eso. Pero si aprovechas el presupuesto de marketing y el capital creativo que tienes para conectar con la gente, entretenerla y sacarle una sonrisa, estás aportando algo… ¿O quizá no?

Estoy convencido de que vosotros podéis no opinar lo mismo y me encantaría leer lo que pensáis en los comentarios de este post.

Ánimo con todo. Pararemos para seguir, pero que nos sirva para corregir errores y seguir… Pero seguir mejores de lo que éramos. Sino toda esta mierda no habrá servido de mucho.

 

 

Estándar
copywriting

5 cosas que un buen copy jamás debería hacer.


Os voy a ser brutalmente honesto.

Me ha costado más esfuerzo del que imaginaba volver a sentarme delante de este blog. Releerme con ojos nuevos y volver a impulsar esta plataforma que tantas alegrías me ha dado en estos años.

Pero, para mí, escribir es vivir. Y eso es lo que voy a seguir haciendo en este Blog del copywriter que que espero convertir muy pronto algo cada vez más interesante y completo.

Lo que no ha cambiado en todo este tiempo es el objetivo de estos textos: reflexionar sobre el oficio del copy dentro y fuera de las agencias de publicidad. Esta vez con una visión más práctica, sin perder ese punto de experiencia propia que, no os voy a engañar, soy incapaz de evitar.

Pero, una vez comentada esta nueva reentré, vayamos al lío que ya tendremos tiempo para retomar reflexiones y análisis diversos en siguientes posts.

Cinco actitudes perjudiciales que como copywriter debes evitar.

 

1. DEJAR DE ESCRIBIR

Obvio, ¿no? Pero no tan fácil de cumplir.

En mi caso, llevo escribiendo desde que cumplí los 6 años: cuentos, relatos, novelas, guiones, post para blogs, artículos y un sinfín de piezas de todo tipo… Aunque la gran mayoría la tengo aún guardada en un cajón (y dudo que valga tanto como la de los archivos de Julio Cortázar que encontraron sorprendentemente años después de su muerte)

Como ya he comentado a lo largo de los años en este blog, un copywriter es básicamente un creativo cuya herramienta de trabajo fundamental son las palabras. Los creativos estamos hechos de una materia emocional frágil que hace que nos “marchitemos” de alguna manera si dejamos de hacer un trabajo creativo. Y que eso afecte a la frecuencia con las que hacemos nuestra tarea favorita: escribir.

Supongo que sabéis de lo que estoy hablando.

Como mentes creativas seguro que os habéis sentido así alguna vez y habéis sufrido el bloqueo creativo o la desazón porque los proyectos en los que estáis implicados NO os llenan creativamente.

Ese es el gran caballo de batalla de nuestro trabajo.

Si no trabajáis como creativos, seguramente habréis t tenido que sufrir desde el otro lado (como compañeros ejecutivos de cuentas, equipo de producción, servicios generales…) las quejas, desplantes e insatisfacciones del creativo de turno. Ahí van mis disculpas en la parte que nos toque y agradecimientos por el aguante y el apoyo tantas veces recibido.

Pero lo cierto es que NO existe arte ni producto creativo sin ese desasosiego, angustia vital y desgaste que sufrimos los copywriters y otros perfiles creativos.

Dicho lo cual. Lo que como redactores creativos jamás deberíamos permitirnos es dejar de escribir.

De hecho, una de las técnicas que, al menos a mí personalmente, mejor me funciona para solucionar mis bloqueos creativos es forzarme a sentarme delante del Mac y empezar a escribir.

Cualquier mierda es buena.

Es un comienzo.

Escuchar el teclado, sentir como fluyen tus dedos por encima de las teclas te ayudará a liberar esa ansiedad que te atenaza y, con la relajación, llegarán las palabras, las ideas y los párrafos.

¿Y si no eres capaz de sentarte delante de tu escritorio o una cafetería o en un parque delante del ordenador? 

Usa un boli y una libreta.

O cualquier otra cosa que te ayude a “soltarte”.

A mí por ejemplo cuando tengo que trabajar en naming o en conceptos creativos de campaña muy abstractos, me ayuda hacerlo con un pilot negro 5.0 y una libreta tipo Moleskine.

Lo importante es no perder la costumbre de escribir cada día.

  • Aunque se te haga cuesta arriba
  • Aunque detestes cada coma que escribes
  • Aunque sientas que lo que estás haciendo no sirve.

Porque, la verdad, es que SÍ sirve. Quizá mucho más de lo que te imaginas.

He empezado este post diciendo que me ha costado meses volver a escribir. Y te aseguro que, a medida que voy dando forma a este post, cada idea, palabra o párrafo, va cobrando más sentido y va fluyendo de forma más apacible.

Porque los copywriters somos lo que escribimos. Y si no escribimos (como me ha estado pasando a mi ) NO sabemos lo que somos.

 

2. DEJAR DE APRENDER

La verdad que en esto a veces tengo un poco de envidia de aquellos de mis amigos que son ingenieros, directores de recursos humanos, arquitectos o geólogos y a los que la profesión prácticamente no les ha cambiado en los últimos 30 años.

Nosotros los “copys no podemos decir lo mismo. 

Por eso, la agencia digital de publicidad que monté hace unos años se llamaba Muttante

Esto nos obliga, por mucho que no nos apetezca, a seguir en contacto con un aprendizaje continuo y exigente de los medios publicitarios, y también a adaptar nuestro trabajo como redactores publicitarios a las nuevas necesidades y códigos de la publicidad, el marketing y la comunicación.

Porque uno no puede dirigirse igual a un millennial que al portero de una comunidad de vecinos de 1997 que quiere contratar Gasóleo Calefacción Cepsa para su edificio (este fue uno de los primeros clientes de mi trayectoria, y os aseguro que los tiempos han cambiado mucho)

Técnicamente esto tiene un nombre, Longlife learning. Que viene a reflejar esa nueva realidad por la que millones de profesionales tenemos la necesidad de seguir formándonos durante toda nuestra vida para seguir pudiendo desempeñar nuestra profesión. Algo, por qué negarlo, que a veces se hace un poco cuesta arriba.

Una realidad bastante diferente a la de generaciones anteriores como las de nuestros madres y padres o abuelos y abuelas que, una vez habían iniciado su vida laboral, no tenían la necesidad de seguir formándose.

Por suerte, hoy en día existen multitud de posibilidades de seguir formándonos como copywriters o creativos, sin salir de casa a costes irrisorios o incluso gratis.  Si queréis una formación algo más sólida o reglada existen actualmente numerosos talleres y cursos de copywriting. De ello me gustaría hablaros con más detalle y hacer mis recomendaciones en próximos posts, así que no me voy a extender mucho más por el momento.

Si leéis inglés (espero que sí) porque gran parte de la documentación y contenidos sobre copywriting están en este idioma, os adelanto una pincelada de mis recomendaciones, el blog de copyblogger. Este blog ofrece un montón de autores que ofrecen consejos actualizados muy directos y aplicables al día a día que reactivarán vuestra capacidad de escribir, especialmente como copywriters orientados a la venta.

 

3. ACEPTAR QUE TU TRABAJO ES PRESCINDIBLE.

kai-pilger-1k3vsv7iIIc-unsplash

Photo by Kai Pilger on Unsplash

Ni de coña. No lo es.

El trabajo de un copy, hoy, puede ser todo menos prescindible.

Por mucho que digan que el copywriter es la persona que menos trabaja en una agencia de publicidad o equipo creativo (los chistes valen pero es que hay que gente que lo piensa y lo dice en serio) es uno de los perfiles más importantes cuando se tratar de buscar la excelencia creativa y desarrollar el viejo arte de la persuasión.

En los tiempos en los que las redes sociales nos han llevado a la antiespecialización y donde se supone que una misma persona puede hacer la estrategia, crear el concepto, diseñar el logo, desarrollar la web en wordpress, hacer las animaciones y montar un video en 3d motion… es cuando más falta hace la la especialización.

Vale, me voy a poner un poco moñas y a sentir morriña por una época que ni siquiera yo viví (llegué un pelín tarde) Pero me gustaría recordaros que el director de arte se llamaba así porque dirigía un equipo de profesionales en el que cada uno era responsable de una parte diferente del proceso de desarrollo visual de una campaña:

  • El Diseñador gráfico, responsable de diseñar cada una de las piezas
  • Tipógrafo, la persona que hacía la composición tipográfica de los carteles, páginas, faldones, etc.
  • Ilustrador, encargado de dibujar los personajes y situaciones definidos en el estilo marcado por el Art Director
  • Fotógrafo, en el caso de campañas con imagen real era y sigue siendo el encargado de hacer la sesión de fotos y el retoque

Soy consciente de que no vamos a volver a esos tiempos. Pero lo que es seguro es que en aquellos dorados años 80 de la publicidad española con gente como Casavedall y Pedreño, Lluis Bassat o Marcal Moliné, la especialización era un aspecto vivo y positivo, que redundaba en la calidad de las piezas finales.

No todos podemos hacer todo bien. No hace falta que le des muchas vueltas. Es evidente.

Así que, en estos tiempos en los que a veces parece que los textos o las ideas las puede generar o redactar cualquiera, debemos reivindicar la importancia del papel del copy 

No vamos a tirar la toalla.

No vamos a dejar caer el lápiz.

Porque nuestro trabajo sigue siendo tan importante e imprescindible como lo ha sido desde las primeras creaciones publicitarias de la historia, que algunos datan en el año 3.000 antes de cristo.

 

4. DEJAR DE LEER

Venga, vale.

Aceptemos que muchos de los copywriters (entre los que yo me incluyo) somos unos escritores frustrados.

Pero más allá de nuestra pasión por la palabra como truncados escritores, que muy poco tiene que ver con el oficio de copywriter, el hecho es que leer siempre nos aporta un plus, a bote pronto a 3 niveles:

  • Recursos de redacción:

Como copywriters cada un@ solemos tener nuestro propio estilo, referencias y recursos (un registro del que a veces nos es difícil escapar) Como hablábamos en el primer punto de este post, si el acto de escribir es clave para seguir haciéndolo cada vez mejor, el acto de leer es el paso previo imprescindible para tener esa riqueza gramatical y esa inspiración que a veces echamos tanto en falta.

  • Storytelling

Gran parte del trabajo de los copywriters de hoy se basa en la construcción de historias alrededor de los productos, los servicios o las marcas. Contar historias es ese arte, vinculado ancestralmente a la tradición oral, que permitía que el que el conocimiento pasara de generación en generación y se consolidase.

El uso que hacemos nosotros de estas historias no tiene tanto valor como aquel. Pero si lees muchas historias en artículos, novelas o relatos de distintos autores seguro que tus historias, tus conceptos y tus textos son cada día mejores, créeme.

  • Inspiración:

La redacción creativa tiene su técnica, pero en mi opinión no deja de ser un arte. Como copywriter tendrás que enfrentarte en ocasiones a desarrollo de textos muy técnicos o comerciales. Pero en otras momentos tu briefing cretivo será “tocar la fibra” de tu público objetivo y convertirte en esa voz de la marca que llega al corazón de la gente y le susurra al oído las palabras exactas que necesita oír para modificar su estado de ánimo, creer en que un servicio le va a ayudar o para cambiar una opinión negativa sobre un determinado tema.

La única forma de conseguir todo es conectar con esa persona que es tu target, con su estado vital y con sus emociones.

Si tú no estás en ese momento de conexión quizá necesitas leer unos cuantos poemas, acudir a esos párrafos que tanto te emocionan de tu novela favorita o recitar en voz alta el “So you want to be a writer” de Bukowski.

 

 

Leer te recordará siempre la esencia de lo que es escribir. Te abrirá los ojos, las orejas  los poros a la emoción.

Básicamente el trabajo de un copy creativo es persuadir. Y persuadir sin emoción es IMPOSIBLE.

5. CREER QUE ERES UNA ESPECIE DE CHARLES BUKOWSKI

rachael-henning-ZUVns11235s-unsplash

Photo by Rachael Henning on Unsplash

Hablando justo del gran Bukowski, tampoco nos vamos a venir ahora arriba.

Los copywriter NO somos escritores.

Somos un perfil profesional cuyas palabras están al servicio de una marca.

Es algo muy digno, aunque la literatura, el cine o las series puedan molar bastante más.

Puntualmente nos pedirán que nuestros claims, mensajes o long copys conmuevan a la audiencia en un spot, una página de prensa, un banner, una web o un video 3D motion.

Y debemos ser capaces de hacerlo a lo grande. Sin complejos. Sacando ese viejo y gruñón escritor que llevamos dentro.

Otras veces nos tocará hacer:

  • La descripción de los productos de un Ecommerce
  • Optimizar el SEO de un post de 1.000 palabras que otra persona a escrito
  • Pensar en qué demonios poner en un Story de Instagram
  • Redactar la escaleta de un evento
  • Crear una cola de radio de 10 segundos
  • Escribir un catálogo de rodamientos de 100 páginas
  • O proponer 728 namings para una mercería

Porque todo esto es “trabajo de copy”, NO nos podemos creer un escritor de esos que alimentan su leyenda negra con alcohol y sustancias diversas. Al menos hasta que hayamos vendido unos miles de ejemplares de ese manuscrito que tenemos pudriéndose en un cajón.

Nos leemos en el próximo post. Juro que esta vez no vais a tener que esperar tanto tiempo.

 

Estándar
Photo by Torsten Dettlaff from Pexels
conceptualización, consejos para ser copywriter, copy, creatividad en palabras, edición de textos, long copy, redaccióin textos comerciales, Uncategorized

Protegido: Vivir de escribir. O la historia de cómo un estudiante de empresariales se convirtió en copy.


Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Estándar
campañas, OPINION, TRABAJOS, xmas

Belén Muttante. Rediseña la Navidad.


Y se armó el Belén Muttante

¿Aburrido de colocar cada año las mismitas figuritas del Belén? ¿El Jesusito? ¿El Angelíto? ¿La Multia? En la agencia Muttante ya estábamos cansados de dos milenios sin renovar el Nacimiento con una figurita, así que hemos decidido diseñar, modelar e imprimr en 3D la primera figura mutante creada especialmente para darle vidilla a ese rancio Nacimiento que llevas perpetrando año tras año en el salón de tu casa o en tu oficina.

Entra ya en belen.muttannte.es y Rediseña La Navidad

ENVIO MARKETING DIRECTO

Estándar
Opinion, OPINION, Uncategorized

Sobrescribir


He aquí la definición de Sobrescribir según la RAE

Del lat. superscribĕre.

Part. irreg. sobrescrito.

1. tr. Escribir encima de algo ya escrito.

2. tr. Poner el sobrescrito en la cubierta de las cartas.

 

A estas dos acepciones “oficialistas “yo le añadiría una tercera de cosecha propia. Escribir sobre escritura. Escribir acerca del misterioso acto de escribir. 

A estas alturas del partido, y después de casi 20 años de trayectoria como copywriter, creativo y bloguero, me sigue costando enfrentarme a la hoja en blanco. Especialmente si se tratar de hablar de mi propio proceso creativo y de escritura. 

Pero vayan por delante algunas cosas que me pasan por si a alguien que se esté dando un paseo por las procelosas aguas de la Red le sirven de ayuda.

Consejos que no dan las madres sobre escritura creativa

1.- Pregúntate si tienes algo que decir

En serio. Siéntate frente al espejo, araña en tu interior y descubre ese algo que quieres/tienes que contar o puedes aportar. No te sientes a escribir hasta que lo hayas encontrado.

2- Escribe desde las tripas

Ahí me he acordado de una de mis escenas favoritas de una de mis pelis favoritas. La verdad es que no le tengo un cariño especial a Mr. Cruise pero creo que esta escena de Jerry McGuire (1996) ilustra muy bien la inspiración y el nivel de inmersión en la escritura al que me refiero.

Luego siempre estarás a tiempo de pulir donde se te haya ido la mano, pero si no consigues una conexión emocional con tu texto y con lo que quieres transmitir, difícilmente podrás conmover, persuadir o llegar de verdad a la persona que tienes al otro lado del papel o la pantalla.

3.- Deja el texto en borrador al menos 6 horas

Desconecta. Si tienes tiempo, relee tu texto al día siguiente. Si no tienes tanto margen, sal a correr, echa una buena partida al Call of Duty, tómate una cerveza artesana o un buen café con quien tú quieras, practica sexo… lo que sea, pero abandona por unas cuantas horas el proyecto para el que estás trabajando y, en concreto, el texto que estás escribiendo.

4.- Relee lo que has escrito

El mood ahora tiene que ser bastante distinto al que tenías cuando redactaste el texto. Debes concentrarte en un análisis cuidadoso y pormenorizado de todos los elementos:

  • ¿El contenido es apropiado?
  • ¿El material y el enfoque van a resultar interesantes para tu target?
  • ¿La estructura del texto colabora en la comprensión y en la consecución de los objetivos de la pieza?
  • ¿Las estructuras gramaticales son sencillas y aportan dinamismo y frescura al contenido?
  • ¿El texto cumple lo que tenías en mente cuando te sentaste delante del ordenador o la máquina de escribir?

Todos esos aspectos que escribiendo desde la tripa no deberías tener en cuenta pero que ahora tienes que pulir para que, sin que pierda emotividad o poder de comunicación, el texto sea un material mucho más solido y cumpla tus objetivos.

5.- Muéstrale tu trabajo alguien

Una vez que ya has hecho tu propio control de calidad, llegó el momento de la primera prueba de fuego: compartir tu “criatura” con alguien que no va a ser tan condescendiente como tú, reconócelo. Puede ser tu pareja, un amigo, un compañero profesional o el bartender de tu café favorito, pero es algo que debes hacer… y lo sabes.

Ese momento es siempre algo así como rajarse el pecho a la altura del esternón, abrirte las carnes, sacarse el corazón y servírselo en un plato frío a un extraño para que lo examine a conciencia. Y claro, no es fácil.

Tienes que estar preparado para todo y también para, dadas las circunstancias, confiar en tu instinto y seguir adelante obviando algunos comentarios. Encontrarás cientos de post con claves, trucos y secretos que hacen que un texto, una obra creativa o un proyecto sea un éxito. Pero, en mi opinión, lo que le funciona a un copywriter, para un target o un mercado concreto puede no funcionarte tan bien o también a ti.

6.- Haz una revisión final y publica.

Si no compartes el texto en tu blog, no suben la landing o el microsite que has redactado a la web, no publicas el microrrelato que has escrito, no imprimes el folleto que te habían encargado, nunca sabrás si tu trabajo era acertado o no.

En los tiempos que corren. los costes de tiempo y dinero para poner tu trabajo en el mercado son muy asumibles. Así que lo mejor que puedes hacer es algo así como lean copywriting: ir elaborando tú propio aprendizaje sobre tu material en base a los resultados que vayas obteniendo y seguir escribiendo, escribiendo, escribiendo…

Escribe los lunes, los días de lluvia, con una mano escayolada, con 3 copas de más, cuando tengas un mal día… porque cada día que dejas de escribir es un día perdido. (Te lo digo por experiencia)

 

 

 

Estándar
OPINION

Coworking. ¿Un nuevo espacio o una nueva forma de trabajar?


El próximo 1 de Junio oficialmente Muttante se convierte en coworking en el increíble espacio que durante 4 años ha ocupado http://www.goworking.es. Leer hoy aquel ilusionado post seminal de lo que luego ha sido una agencia de publicidad y los comentarios a este post me ha emocionado una pasada y me ha hecho consciente de que gracias a este blog voy a poder reeleer mi propia historia. Nunca pensé que un blog me pudiera dar tanto.

Guille García / El Blog del copywriter

Workshop Coworking Working Space Alcobendas

Lo cierto es que llevo días buscando un hueco para escribir este post. Ser emprendedor está siendo una gran experiencia, pero te quita bastante tiempo para casi todo. También para escribir en este blog que en los últimos años me ha dado tantas alegrías. Pero bueno, mientras le damos forma al blog de Muttante donde seguiremos contando la gestación del bicho (nunca mejor dicho) la idea es seguir narrando por aquí algunas de las experiencias y contactos que personalmente me están aportando un montón a la hora de poner en marcha mi propio proyecto-agencia-start-up-whatever o lo que sea.

Para ser copywriter lo cierto es que me está resultando complicado definir Muttante.

El tema es que hace algunos días tuve la fortuna de apuntarme casi por un efecto compulsivo alWorkshop de Iniciación de Coworking Spain que Manuel Zea organizó en su centro Working Space de…

Ver la entrada original 392 palabras más

Estándar