El Chupete que nunca debimos dejar atrás

julio 19, 2015 — 3 comentarios

pulsera_chupete
elchupete_Cartel
comunion
El chupete de Emma se lo llevó un perrito cuando tenía casi 24 meses. El de Sofía, sin embargo se lo llevó un pobre gatito que lo necesitaba recién sus dos años. ¡Qué casualidad! Recuerdo perfectamente cuándo y cómo desaparecieron los chupetes de mis 2 hijas. Lo que no recuerdo es cómo ( y con que extraña y delirante excusa) Eve y Jero, mis padres, hicieron desaparecer el mío.
Vale. No me imagino llevando el chupete colgado cual medallista en las reuniones de status con mis clientes, pero creo que en cierta medida echo de menos Mi Chupete. Mi chupete-símbolo. Ese que me proporcionaba seguridad cuando me visitaban los nervios o me agarraba una llantina insoportable y que me acompañaba en las que, está demostrado, es sin duda una de las etapas más creativas de toda nuestra existencia.

Un símbolo que ahora es un Festival Internacional 

Si algo me llevo de mi paso hace algunos días por la X edición del Festival de Publicidad Infantil el Chupete es un cierto poso de melancolía de mi niñez. Pero también un montón de conferencias, ponentes y experiencias interesantes que me hablan de un compromiso cada vez mayor de nuestro oficio y profesión con la infancia. Y eso es tremendamente importante.
Ser papá de dos niñas de 7 y 11 años supongo que lo cambia todo. En todo. En primer lugar en mi forma de entender nuestra responsabilidad como emisores de mensajes a la sociedad (y por lo tanto a la infancia) Y en segundo lugar, en lo que respecta a la que es también una responsabilidad de todos: la conciliación de un trabajo que acapara un montón de horas de nuestra vida con nuestra vida familiar.
Ser publicista y papá o mamá no debería ser tan incompatible.

Un Cuento que entre todos podríamos hacer realidad.

 

He de reconocer que en este reflexión que ahora hago aquí, influyó mucho la intervención de @usue y el movimiento @mamiconcilia que nos hizo por un rato (yo aún sigo…) recapacitar sobre cómo podríamos llegar a crear espacios mucho más abiertos para que los que trabajamos en este oficio, a veces tan chulo como es la publicidad, podamos ser papás y mamás sin morir en el intento.
Guarderías en las agencias, mayor flexibilidad de horarios, tardes en las que poder vivir. La posibilidad de hacer parte del trabajo en casa. Yo he montado una agencia hace un par de años y sé que no especialmente fácil hacer compatible determinados horarios con un alto grado de exigencia de algunos clientes. Pero como tantas cosas en la vida es cuestión de intentarlo. De intentarlo mucho. De intentarlo muchos.
Porque, o creamos entre todos un escenario y unas relaciones cliente-agencia y de la agencia con sus trabajadores más respetuosos con nuestra vida familiar o estaremos descuidando la infancia que tenemos más cerca, la de nuestros hijos.
Va a ser complicado que resuma aquí tantos proyectos, charlas y ponentes que pasaron por el Cine Callao de Madrid los pasados 8 y 9 de julio, pero me gustaría quedarme con algunas como la de Daniel Sánchez-Crespo. El inspirador-creador de Invizimals me hizo ser un poco más consciente de nuestro poder para cambiar las cosas como publicistas( no solo para persuadir a un target que quizá no necesita nuestro producto, sino también para hacer que los niños puedan afrontar algunos miedos o tener comportamientos o hábitos que mejoren su vida y esa es una gran responsabilidad.
También me gustaría quedarme con la intervención de Jorge Ruiz de @MalditaNerea que además de liderar un gran grupo de música española y haber conseguido hacer realidad sus sueños (algo que todos deberíamos intentar) es también terapeuta del lenguaje y papá. Ya he tenido la oportunidad de seguir sus conferencias en distintos eventos y lugares y, siempre, resultan excepcionalmente inspiradoras. Además tengo la suerte de haberle tenido muy cerca como Embajador de Fundación Promete @promete_org un proyecto que si queréis estimular la creatividad de vuestros hijos y una formación diferente a la que recibimos nosotros os animo a conocer.

Los premios: el colofón del festival

Sin duda, y por lo visto en la ceremonia de entrega de premios, tuvimos un gran fin de fiesta a un muy buen festival con premios que, en mi opinión, han sabido conjugar el impacto en la sociedad de algunas campañas y figuras y también la opinión de los profesionales del sector. Para mí un gran ejemplo de ello ha sido el gran premio de TV para La Otra Carta (Ikea) de Mónica Moro y su equipo en MCcann que llevan años haciendo un trabajo brillante para lograr que la publicidad cale nos toque la fibra y tenga una carga de profundidad positiva para la sociedad.

 

Enhorabuena a las agencias y creativos que saben trabajar para los niños y sus familas. Y enhorabuena también al Festival El Chupete. Ahora nos toca reflexionar a todos (a mí el primero que he creado mi propia agencia) sobre cómo conseguir que nuestra profesión y nuestra vida familiar sean compatibles. ¿Nos ponemos a ello?

3 responses to El Chupete que nunca debimos dejar atrás

  1. 
    jeronimo garcia herrera julio 24, 2015 a las 3:14 pm

    Estoy orgulloso de tener un hijo con esas ideas tan claras respecto a lo importante que es la conciliación familiar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s