No es un pozo. Es un gua.

enero 21, 2013 — Deja un comentario

gestionar la ansiedad

gestionar la ansiedad

Puedo imaginarme los motivos. Pero, aún así, no deja de sorprenderme la cantidad de gente a la que le está superando la situación en estos últimos tiempos. Toda esa gente que se está asomando al pozo.

Si esto hubiese ocurrido a penas una treintena de días antes seguro que estábamos mirando de reojo a los Manidos-Mayas, pero más allá de supercherías, lo cierto es que no estábamos preparados para vivir algo así.

Los nervios, el estrés o la tristeza han decidido visitar últimamente a gente a la que quiero mucho y eso duele, aunque también da más motivos para escribir un post como este.

Digamos que en estos últimos años profesionales no he vivido mi etapa más dorada, pero honestamente creo que eso es lo que me ha permitido afrontar esto que viene con la tranqulidad de saber que he  salido de situaciones quizá incluso peores. Tan duras como esta a la que ahora nos enfrentamos los publicitarios de mi generación, en un país en el que las oportunidades en las grandes agencias son escasas, por no decir nulas. 

A salir del pozo también se aprende.

Si es la segunda o tercera vez que lo haces, ya te sabes el camino.

¿Nunca os habéis fijado que la gente que mejor ánimo tiene es a veces la que peor está? No todos esamos preparados para encarar lo que nos viene, pero tengo la sensación que todo tiene bastante que ver con ver el pozo medio vacío. Con mirar hacia arriba y recorrer algo menos de la mitad del camino para salir de él. Con aprender a gestionar la ansiedad.

Se dice fácil.

Y se hace. Porque antes de gestionar cualquier aspecto de nuestro trabajo, nuestra empresa o nuestras finanzas. Antes de todo, debemos ser capaces de gestionar nuestras emociones. Especialmente esas que se pueden convertir en un Muro más grande que el de Juego de Tronos e impedirnos avanzar en la dirección que nos hemos marcado.

Los profesionales de la ansiedad.

Existen, doy fe. Gente que parece haber patentado la máquina de estresarte, especialmente en una profesión tan competitiva como la de la publicidad y aún más en esta época de gente atornillada indignamente a su silla, oropel oxidado y todovalismo

Pero si somos capaces de gestionar la ansiedad que nos rodea. Ponerle el mute a las malas noticias que no ayudan. De creer en lo que nos hizo llegar hasta aquí y recuperar en todo eso bueno que hemos ido cosechando por el camino, el pozo será como un gua de esos en los que jugábamos a las canicas.

Si nos abrazamos a nuestra ansiedad. La miramos a los ojos y le demostramos que sabemos muy bien dónde nos estamos metiendo puede que, incluso, nos de un respiro y se una a nuestra causa.

 

 

No hay comentarios

Be the first to start the conversation!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s