Gestionar la pasión.

septiembre 17, 2012 — 13 comentarios

Sin pasión no hay creatividad. Estoy convencido.
Los más grandes creativos que he conocido: españoles, argentinos, canadienses, sudafricanos, brasileros… podían tener ideas muy diferentes, estilos radicalmente distintos, podían venir del copywriting, de la dirección de arte, del mundo del diseño, del mundo digital; pero todos ellos, absolutamente todos, compartían ese ingrediente secreto sin el que nuestro trabajo no tiene sentido: la pasión.
Sin esa pasión os aseguro que yo hubiese sido incapaz de digerir los centenares de infumables pizzas que cené durante algunas temporadas, de aguantar con los ojos abiertos en salas de edición hasta las mil, incapaz de montar 20 piezas con cutter y Spay Mount para la mañana siguiente o haber podido articular palabra para vender lo que un puñado de fanáticos de las buenas ideas habían estado pariendo durante decenas de horas sin ver la luz del sol.

Sin pasión algo así es imposible. Y todos los sabemos. Porque hemos visto mucha gente mirándonos como si fuésemos zombies de la creatividad y tomando caminos diferentes al nuestro. Algo más que compresible y absolutamente respetable.

Uno ya no tiene edad para esos desmanes. En primer lugar y por encima de todo porque tiene familia. Y en segundo, porque si de algo sirven los años de profesión es para aprender a dosificar no solo la carga de trabajo y los esfuerzos. Sino también la pasión, que es algo que en ciertos momentos se te puede escapar de las manos.

Y no es nada fácil eso de gestionar la pasión.
Supongo que especialmente cuando es algo a lo que durante años le has sacado partido. Al menos, os confieso que yo lo he hecho.
Como he venido reflexionando en los últimos post, llega un momento en el que debes saber canalizar esa emoción con cada nuevo titular que creas, esa capacidad de alucinar cada vez que ves una pieza tuya en la calle o esa vehemencia para defender tus ideas a capa y espada. Llega el momento que debes empezar a gestionar esa pasión.
Sobre todo por tu propio bien el de tu creatividad. Y porque has debido aprender en qué momentos esa pasión es una fuerza motora para conseguir grandes cosas y en qué (otros) momentos se convierte en un obstáculo para tus objetivos creativos.

PASIÓN CREATIVA CUANDO ESTÁS EN FORMA

Todos tenemos rachas muy positivas creativamente hablando. A mí os aseguro que me ha pasado. Es como estar en forma. Te encuentras despierto creativamente, alerta, receptivo, fino, perspicaz y todo el proceso creativo se convierte en una gozada movida por la pasión, en la que te ves capaz de comerte a Segarra por los pies si hiciese falta.
Pero esa misma pasión, en momentos distintos o en proyectos de mayor complejidad, puede mutar en frustración. Y ese sentimiento es uno de los peores que puede tener un creativo.

CONSEJOS PARA EVITAR QUE TU PASIÓN CREATIVA SE CONVIERTA EN FRUSTRACIÓN.

Así que aprovecho para daros algunos consejos para gestionar esa pasión en vuestro día a día y evitar que se convierta en frustración que lastre vuestro trabajo como creativos.

1.-NO PUEDES APLICAR LA MISMA DOSIS DE CREATIVIDAD A TODOS LOS PROYECTOS

Hay proyectos que requerirán solo unas gotas esenciales de creatividad (o ni siquiera esa gota) y que caerán en tus manos.

2.- APRENDE A DIFERENCIAR LOS PROYECTOS CREATIVOS DE OTRO TIPO DE PROYECTOS

Por ejemplo, proyectos que requieren de oficio y de grandes dosis de concentración. Son menos estimulantes, pero deberás resolverlos sin obsesionarte pora portar tu brillantez o talento.

3.- NO TE QUEMES

Busca la forma de afrontar los proyectos creativos con buen espíritu y buena onda. Si últimamente en tu curro no te cae ningún trabajo que creativamente merezca la pena, busca otros proyectos personales en los que volcar tu creatividad (escribe relatos, comienza un blog, escribe un corto, diseña un cartel para unos amigos, hazte tuitero de pro,  hazle un flyer al bar de unos colegas… lo que sea. Lo importante es que mantengas tu mente despierta.

4.- CONTEMPLA SIEMPRE LA PEOR DE LAS HIPÓTESIS

La idea de tu vida puede ser destrozada por un tipo o tipa en un nanosegundo. No estoy siendo dramático. Es así de cierto. Así que lo mejor es que estés preparado para esa posibilidad. Seguro que después de la mejor idea de tu vida, vienen una docena aún mejores. Lo peor que puedes hacer es tirar la toalla por las ideas que se quedan en el camino.

5.- DEFIENDE TUS IDEAS MIENTRAS SEA SALUDABLE.

Hay una sensación que igual has vivido cuando en una sala llena de gente dentro de la agencia o en un cliente: la de quedarse solo defendiendo una idea en plan el Fuerte de los clics de Playmobil. Debes aprender a detectar esa sensación antes de que se convierta en evidente y hagas que alguien se sienta incómodo. No se trata de rendirse, se trata de no quemar cartuchos.

6.- NO OLVIDES QUE, PASE LO QUE PASE, DESPUÉS DE ESTE PROYECTO SEGUIRÁS SIENDO CREATIVO.

13 responses to Gestionar la pasión.

  1. 

    Me encantó ..muchas gracias por compartirlo..siempre tenemos sed de ser lo más creativos posibles..pero caemos en los errores que tu describes de manera genial!!

  2. 

    Hola!! está genial la reseña, pues muchas veces caemos en los errores de creatividad que describes, pues muchas veces tenemos la sed de la creatividad, y no sabemos como “apagarla” saludos!! desde Chile

    • 

      Gracias por tu comentario. Te lo dice alguien que ya ha sentido la frustración en sus propias carnes y que, poco a poco, creo que va aprendiendo a gestionarla.
      Sin esa pasión que comento es imposible alcanzar la excelencia creativa, pero a veces hay que saber coger las riendas de esa creatividad.

      Encantado y espero seguir viéndote por mi blog.

      Saludos desde Madrid :)

  3. 

    Me lo guardo para leerlo de vez en cuando.

  4. 

    Como todo en esta vida, el mundo de la creatividad es un negocio, que se aprovecha de la ilusión, las ganas, la total y abnegada entrega y energia de cada uno de nosotros, para que en el momento en el que no interesas, estas fuera, por suerte, no dura mucho. A los treinta, o has traicionado a tus amigos o no eres nadie, y entonces es cuando te das cuenta que si todo el maravilloso tiempo que has desperdiciado lo hubieras aplicado a otras facetas de tu vida serías inmensamente más feliz. Y más creativo.

    La mentira y el orgullo ( que van de la mano) de ser creativos nos bloquean.

    Ups, parece que no he gestionado la pasión…

    • 

      Gracias por tu comentario. Te entiendo perfectamente porque yo también me he sentido así.

      Estamos en una profesión que al menos en este Pais funciona así. Como otras muchas profesiones en las que en vez el espíritu maestro-aprendiz se aplica el “que curren los chavales” pero te aseguro que ha monje ha dado grandes alegrías y espero que me las siga dando.

      Yo no tengo la sensación de haber quemado mi juventud como algunos dicen. Porque he estado haciendo el trabajo que siempre quise hacer (quitando lo de jugar en la NBA :) y sigo pudiendo vivir de ello.

      Y sí a veces igual lo mejor es no gestionar la pasión y que ella nos guíe :)

  5. 

    Grande Guille!! siempre positivfo, nunca negativfo (con voz de Van Gaal)

  6. 

    Muy buen artículo. Se nota que hay mucha experiencia detrás.

  7. 

    Mi fuerte es mío, y nadie me lo quitará. ¬¬

    Buen post. Muy identificado :)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s