Yo también fui huérfano de pueblo

junio 10, 2012 — Deja un comentario

La verdad es que como decía @ssantiagosegura en aquel spot navideño de Canal Plus, esta campaña “m’ha llegao”. Una vez más la gente de @srarushmore creo que ha sabido dar en la tecla para convertir sus campañas en una especie de iniciativa a la que a casi todos nos dan ganas de sumarnos. Desde cambiarnos el nombre, a enamorarnos de @radiolacolifata y sus locos ya no tan bajitos, lo cierto es que esta gente sabe muy bien abstraerse un poco de las etiquetas marketinianas y hablarle a la gente. Y eso llega.

En esta ocasión, la cosa va de conectar las necesidades de cariño y turismo barato de muchos españoles con la necesidad de difusión y población veraniega de muchos de nuestros pequeños municipios. Y por lo que he visto en una primera visita, ya hay un montón de pueblitos que se están dejando querer. Y eso mola.

Otra cosa que me gusta bastante es que en los últimos años apuestan decididamente por la continuidad de las campañas en un terreno digital y de redes sociales. Algo que va mucho más allá (o al menos yo lo veo así) de añadir una coletilla de facebook o la url de la web. Algo que hace que el spot sea conscientemente la primera piedra de algo mucho más grande que Aquarius sabe que no podrá construir sin la participación masiva de la gente. Y eso ya sabemos todos que a día de hoy solo es sostenible en un escenario online.

Ni los costes de emisión de las campañas, ni lo “cerrado” del medio, podrían hacer por si solos que una idea se convierta en un verdadero movimiento. Y creo que en ese camino consciente estamos ya casi todas las agencias.

Igual soy subjetivo porque esta campaña creo que la podría haber puesto yo encima de la mesa perfectamente, porque forma parte de mi historia. Aunque parte de mi familia si venía de algún pueblo, concretamente de Zamora, lo cierto es que no estábamos demasiado arraigados allí. La lejanía tampoco ayudaba demasiado. Así que un verano, cuando yo debía andar por los 8 años, mis padres decidieron adoptar un pequeño pueblo de Ávila, San Esteban del Valle, al que estuve yendo durante la mayor parte de mi  infancia y adolescencia.

No les puedo estar más agradecidos. A ellos y a toda aquella gente de San Esteban para la que dejé de ser, al tiempo, un forastero.

Por cierto, en esta campañ noto cierto poso de esta otra de Bocatta, también ambientada en el campo, que recuerdo tuvo su punto de polémica. Pero, como diría Michael Ende, esa es otra historia y debe ser contada en otro post.

No hay comentarios

Be the first to start the conversation!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s