Archives For creatividad


lo_llevamos_en_la_sangre

 

rocks

 

Dos años después del #10diaC volvemos a Pamplona porque lo llevamos en la sangre y nos va el rocanrol y la fiesta por excelencia de los creatas patrios.

Han pasado 24 meses y en este tiempo todo ha transcurrido muy deprisa. Este blog, como suele pasar, estuvo en parada durante demasiado tiempo, pero hace ya algún mes que otro salió de su coma inducido y reactivó su actividad con tiempo suficiente para recobrar fuerza para uno de los acontecimientos creativos del año: el #12DiaC que vuelve por sus fueros para ayudarnos a tomar un inspirador respiro que nos ayude en esa pequeña batalla diaria que es sacar buenas campañas a la calle.

El concepto: Descifrando el Paradójico Estado de la Creatividad Publicitaria en España

gráficos #12DiaC

Lo cierto, es que la creatividad siempre ha estado y estará de una u otra forma debajo de la lupa. Es nuestro sino. Por eso, nos vienen tan bien estas 2 jornadas de encierro creativo que este año volverán a transcurrir en tierras pamplonicas  los días 20 y 21 de marzo y que con tanto arte y retranca muestran los “gráficos” de esta edición. “Lo que nos han pedido – Lo que queríamos presentar – Lo que buenamente hemos podido hacer” me parece especialmente en este boom de las infografías en el que vivimos peligrosamente. Podéis ver otros carteles aquí.

Por segunda vez, tendré la suerte de estar entre los bloggers oficiales del Dia C compartiendo frenética actividad con un montón de gente divertida e interesante y contando desde dentro las mejores charlas y los momentos más intensos de las 2 jornadas de este 2015.

Para ello, como siempre lo mejor es prepararse un poco el terreno con el Programa del #12DiaC que os podéis descargar aquí.

En esta edición varias cosas que me parecen especialmente interesante, por no decir todas a las que siempre hay oportunidad de sacar partido.

Me parecen especialmente interesantes 3 charlas del viernes por la mañana:

Las dos que tienen que ver con el “Desarrollo del Talento” de Luis Cacho Presidente de Fundación Promete y la de Jorge Ruiz, “Musica y Lenguaje” del cantante de Maldita Nerea, padre-creativo y exalumno arrepentido de Derecho, me parecen especialmente interesantes.

Estas 2 charlas me tocan muy de cerca y supongo que no seré objetivo, pero como creo que afortunadamente, somos cada vez más papás y mamás los que podemos permitirnos vivir de esta profesión de publicistas, os voy a contar mis motivos para recomendarlas.

Luis Cacho creó hace unos años uno de los centros de desarrollo del talento creativo más apasionantes que creo que existen en este país. Se llama Fundación Promete y está basado en un sistema de aprendizaje 100% práctico y estimulante que me hubiese encantando tener a mí cuando empecé a escribir cuentos a los 6 años o cuando a los 10 soñaba con hacer anuncios de publicidad.

Mi hija Emma tuvo la suerte de participar en su Campus de Verano en Madrid el año pasado en una de las áreas en las que está dividido el Campus. Ella eligió audiovisual, pero también hay grupos de música, escritura, artes escénicas, robótica… un montón de áreas hiperestimulantes que seguro van a hacer que mis hijas me den mil vueltas en el futuro (si es que no lo hacen ya) y de eso se trata.

Jorge Ruiz fue algo así como el padrino del Campus Promete de Madrid del año pasado. Nos dio una charla tremendamente interesante (lo hace genial) de cómo canalizar el potencial creativo de los niños hacia lo que ellos realmente pueden y QUIEREN hacer. El iba para abogado y, por suerte, para él y millones de fans entre los que me incluyo, acabó haciendo lo que soñaba: escribir canciones que la gente pudiera cantar y corear. Un crack de ser humano.

La tercera charla que recomiendo es la de Paco Conde, tuve la suerte de verle en directo hace dos años en un OmExpo antes de que se convirtiese en el “Creativo más premiado del mundo” y me parece una de las mentes más preclaras del negociado este de la creatividad.

En cuanto a Wences Sanzestoy seguro de que sigue haciendo un trabajo extraordinario para continuar sacando a la palestra talentos emergentes y eso es siempre una gozada para los que ya somos creativos-viejunos.

No quiero extenderme mucho más, pero el resto del programa con invitados internacionales promete un montón de experiencias creativas que pasan por lo culinario y estético el sábado-morning.

Para cerrar, este año Muttante la agencia que monté con mi socio David en 2013 va con su primera campaña creativa presentada a Festival… Va a ser complicado entrar en el libro, pero siempre se va con un puntito más de ilusión y como con esa emoción de correr delante de un Toro llamado Talento.

Si os apetece revisitar mi experiencia en el #10diaC podéis visitar aquí el post de aquellos días  y echarle un vistazo a una serie de imágenes que diariamente publiqué (hasta que se me rompió la pulsera) en este otro post y también en esta galería de imágenes de tumblr compartida con el hashtag #10diac

Nos vemos en Pamplona este viernes ::)


Así es. El asteroide número 34854 descubierto en octubre de 2013 por Rafael Ferrando desde el Observatorio Astronómico Pla D’Arguines lleva el orgulloso nombre de la mujer de su descubridor. Pero lo cierto es que, seguramente no es el único nombre curioso o sorprendente que nos hemos llevado a los oídos.

Porque cada nombre, tiene su historia.

asteroide-hd

El arte de poner nombre a las cosas

Decía Platón que todas las cosas tienen un nombre natural, el problema es encontrarlo. Y sino que nos pregunten a aquelllos que, de alguna u otra forma, nos dedicamos profesionalmente a poner nombre a las cosas, las marcas, los productos o las ideas.

Seguramente, para los que trabajamos con las conceptos expresados con palabras, este sea el trabajo más complejo, pero también el más estimulante. Ver como cae en tus manos una marca completamente nueva a la que puedes dar significado con algo tan poderoso como un nombre, al que a continuación i es una sensación que difícilmente se produce con otro tipo de proyectos.

Es como pisar nieve virgen. Es como clavar la primera bandera en la cima del Everest. Es como poner el pie por primera vez en Paquifrutos.

¿Cómo debe ser un buen nombre?

He aquí algunas variables que el futuro nombre de tu nueva marca o producto debería cumplir:

1.- ALGO QUE CONTAR : Un nombre debe ser capaz de identificarse con lo que representa una marca o un producto. Debería transmitir información vinculada a la actividad de la compañía o la personalidad de la marca. Un gran ejemplo: una compañía de móviles llamada Yoigo.

yoigo0

2- FÁCIL DE PRONUNCIAR: mejor si cumple esta premisa en varios idiomas. Un nombre con una pronunciación compleja o poco clara puede complicar mucho su asentamiento y generar dudas en los consumidores. Si bien hay honrosas excepciones como Schweppes, lo recomendable es elegir un nombre sin problemas de pronunciación para así evitar tener que invertir mucho en darlo a conocer o explicar como se pronuncia la palabreja. Un gran ejemplo de un nombre fácil de pronunciar en casi cualquier idioma es Kodak.

COLLINS_Kodak

3.- EUFÓNICO: un buen nombre debe tener un sonido agradable a la hora de ser enunciado, en oposición a lo cacofónico o sonoramente desagradable. Aquí me viene a la mente el gran nombre de la agencia de unos amigos Molamil en Copenhage.

 

molamil

 

4.- BREVE: La concisión a la hora de introducir sílabas o palabras en tu nombre puede ser una gran ventaja. Especialmente para ayudar a que sea contundente y memorable. Si es solo una palabra, mejor que mejor. Un ejemplo: BIC.

 

bic_logo_2470

 

 

5.- DIFERENCIADOR: tu nombre debe desmarcarse de otros productos y marcas del sector, pero también de otro tipo de denominaciones quizá no comerciales con las que podría confundirse o mimetizarse.

 

kukuxumusu

 

6.- SIN CONNOTACIONES PELIGROSAS O NEGATIVAS

Quizá esto sea uno de los puntos más difíciles. Debes someter tu lista de nombres finalistas a revisión en los distintos mercados en los que va a implantarse para evitar casos como el famoso ejemplo del Mitshubishi Pajero y sus explícitas connotaciones en España.

lpajero

6.- DEBE SER FÁCIL DE RECORDAR: su sonido y grafía deben ser memorables para facilitar su identificación especialmente en el momento de decisión de compra o consumo.
faunia
7.- CONVIENE REGISTRARLO: además de identificar la disponibilidad de urls y perfiles sociales, algo que podéis comprobar rapidamente a través de namecheckr.comes recomendable que acudáis a la Oficina Española de Patentes y Marcas para que comprobéis que está disponible para su uso y registro. Por algo más de 140 € podéis dejar el tema resuelto.

 

¿Cuántas alternativas de nombres tengo que lanzar hasta encontrar uno realmente bueno?

Tal y como recoge este artículo de El País ya con unos años de historia a sus espaldas, hay grandes compañías como Interbrand España que destinan multitud de recursos humanos a ponerle nombre a las marcas. Interbrand es la responsable de nombre como Viagra y Prozac y su proceso creativo para grandes compañías puede llegar a una lista larga de unos 400 nombres.

Estos 400 nombres que pasan por un proceso que elimina aquellos ya registrados, hasta llegar a una lista de unas 45 denominaciones, a partir de aquí se hace una solución final con una lista corta de unos 10 nombres que es presentada al cliente.

En el caso de profesionales independientes o agencias más pequeñas el volumen de alternativas suele ser sensiblemente menor a estas cifras, sobre todo en lo que a la lista larga se refiere. Lo que es seguro es que se trata de un trabajo de campo y de filtrado muy arduo que obliga a contar con un número mínimo de caminos/territorios y alternativas para ir haciendo lo que yo llamo un “embudo de decisión”

Es decir, el proceso de decisión debe ir filtrando las propuestas de modo que cada nos encontremos con un número menor de alternativas. Si el embudo vuelve a abrirse y volvemos a un número de opciones mayor tendremos un problema y podremos encontrarnos en un bucle de decisión que nos impida llegar a una propuesta satisfactoria para el cliente y el creador de namings.

Un poeta trabajando para las marcas

Afortunadamente, en este país tenemos gente tremendamente especializada en este tema y tremendamente admirable. Seguramente habréis oído hablar de él, se llama Fernando Beltrán y tiene una empresa llamada El Nombre de las CosasA Fernando que es un poeta reconocido y reconocible le cambio la vida profesional cuando dio con un nombre que todos recordamos: Amena. 

Una de las primeras compañías de telefonía móvil en llegar a nuestro país que iba a llamarse Retevisión Móvil a secas. Por suerte, Fernando, a través de una agencia que le subcontrató para el proyecto, cambió la historia de esa marca (con la inestimable ayuda de un montón de gente bailando, de un extraño muñeco llamado Pipo y de un Chaval con una Peca versionando el Libre de Nino Bravo) Al mismo tiempo cambió también la historia de Fernando gracias al impulso de Amena que le abrió un gran hueco entre esos pocos privilegiados en los que marcas grandes y pequeñas confían a la hora de ser bautizados.

 

Fernando también ha dado forma a otros nombres memorables como: Faunia, Rastreator, Lloviedo o Redvolución de Vodafone. Para mí lo más relevante de su trabajo es su forma de hacerlo. Se dedica a escuchar y tocar la marca o el producto, a experimentar con ese “objeto” a nombrar hasta que casi de forma natural como diría Platón, acaba encontrando el nombre que ese mismo objeto le está pidiendo.

Creo que cuando yo estoy en el proceso de creación de un nombre, trabajo también un poco así. La documentación escrita, el briefing, es un documento imprescindible. Pero la magia comienza cuando has interiorizado ese briefing escrito y empiezas a hacerte uno con la marca o el producto, su esencia, su latido, su personalidad. 

Algo que no puede ser nombrado es como si no existiera

Una marca o un producto que aún no tiene nombre carece de una parte sustancial de su identidad. Así, es. Afortunadamente, por eso compañías cada vez más pequeñas (las grandes llevan décadas haciéndolo) se han dado cuenta de lo importante que es invertir unos mínimos recursos en crear un buen nombre para que debe ir siempre acompañado de un logotipo que apoye y permita transmitir los valores deseados.

El caso de Keteké

Unos de los trabajos más interesantes, pero también más complejos en los que he estado involucrado en mi carrera, fue la creación del nombre de la nueva Red Social que Telefónica lanzó antes de comprar Tuenti y que acabó llamándose Keteké. Yo participé en la búsqueda de nombres como Director Creativo de Wunderman Madrid allá por 2008. Recuerdo que parte del problema fue que hubiese implicadas varias agencias trabajando en paralelo con información escasa y unos objetivos indefinidos.

Debí crear unos 80 nombres, además de todos los que crearon otros equipos creativos de la agencia. Recuerdo especialmente uno, seguramente fue uno de los mejores de la gran lista de Wunderman que fue creado por Pelayo Muñiz y Vicente García Morillo: Delinkatessen. Un nombre que sugería un espacio donde los usuarios podían compartir además de conversación una selección de los contenidos más interesantes de la Red.

Me acuerdo de aquel proceso porque cada vez que me sentaba delante del ordenador o de mi Moleskine era como empezar de nuevo. El enfoque, pautas, posicionamiento o mensajes a transmitir eran de un día para otro completamente distintos. Y así, es muy difícil construir y hacer que tu proceso creativo anterior te sirva para ir orientando el proyecto y encontrar nombres cada vez mejores.

Finalmente otra agencia dio con Keteké que, como suele suceder no cumplía con una parte importante del briefing que nosotros recibimos… y hasta ahí puedo leer.

keteke

Para cerrar este post, me gustaría añadir aquí algunos de los namings de los que me siento más orgulloso.

Muttante:

Tras años de mutación en mi carrera profesional pasando por el marketing directo, la publicidad y el mundo digital, la agencia que fundé con mi socio David Mora, no podía llamarse de otra forma.

logo_muttante

El caso de Luz y Lola

A este nombre que creamos ya en Muttante le tengo especial cariño. Es de la fotógrafa que gestiona el Coworking en el que trabajamos desde hace casi dos años: Goworking. 

Lola iba a relanzar su carrera de fotógrafa y nos pidió que le ayudásemos a crear su nueva marca (nombre diseño de su identidad y creación de su nuevo site) Enseguida llegamos a Luz y Lola un nombre evocador que personifica la Luz dándole el protagonismo que siempre ha tenido en la fotografía y ayudando a Lola a tener una historia que contar cada vez que hablaba de la pasión de su vida.

Aquí os dejo la identidad que creo David Mora para una marca que aún hoy tenemos muy cerca.

Captura de pantalla 2015-03-13 a la(s) 01.37.35


Vuelve-a-casa-por-Navidad

 

Ahora que en Muttante nos hemos liado la manta a la cabeza y sacado el que seguramente sea el turrón más friki de la historia, nuestro Turrón Muttante de Calidad Supremame ha dado por huir un poco de esa #frikinavidad y recuperar algunos spots del dulce navideño por antonomasia que seguramente formen ya parte de nuestra memoria colectiva.

Tal y como está la cosa, son pocos ya los que vuelven a casa por Navidad en autobús como era costumbre en los spots de El Almendro, porque desde Alemania, Ecuador o la Gran Bretaña igual más nos vale coger un avión, eso si pillamos billete en estas fechas. En cualquier caso, lo que está claro es que desde que la publi es publi lo que siempre ha vuelto a nuestras pantallas por Nochebuena han sido los spots de turrón, algunos especialmente míticos y con conceptos o mensajes muy longevos, como el memorable “Vuelve a casa por Navidad” de “El Almendro” o los míticos jingles de “El Lobo que gran turrón” o “El nombre sabe a turrón: Jijonenca”

Si os apetece pegaros un viaje entre lo melancólico y superedulcorado por el pasado turronero de nuestra publicidad, aquí os dejo algunos recopilatorios y spots de esos que te suben el azúcar al borde de la hiperglucemia.

Recopilatorio de spots vintage de El Almendro

El Lobo qué gran turrón y qué gran disfraz de monaguillo

1880: El turrón más caro del mundo hasta 2014, ahora lo es el turrón Muttante ::)

1880: Ferrero Rocher Stlye

Turrones Pico 1989: Para picar en Navidad con la voz del gran Constantino Romero

Spot Turrón la Jijonenca: dibujos animados vintage

Spot Turrón Suchard: chocolate con sabor a blanco y negro

Spot Turrón la Fama con Doña Rogelia y otra señora no tan famosa (años 70)

#postureomundial

junio 10, 2014 — Deja un comentario

Hoy toca hacer un poco de autopromo. Al menos el lanzamiento de la nueva campaña de Muttante para Vivus, me da la oportunidad de retomar el blog volviendo a invocar hábitos saludables para cualquier copywriter devenido en emprendedor que empieza a echar de menos su labor analítica y reflexiva sobre la creatividad. Así que hablemos un poco de la campaña con la promesa de retomar el impulso bloguerístico aprovechando el tirón.

postureomundial

Postureo by tu suegra

Postureo by tu pescadera

Un mes cada 4 años, TODOS sabemos de fútbol.

¿A quién no le ha pasado? Que llegue el Mundial y te des cuenta de que no sabes en qué partido el “Barrilete Cósmico” marcó el famoso “Gol del Siglo”. O si Alfredo Di Stefano llegó a jugar algún partido con España en los mundiales. O cómo se llamaba el jugador que paró con el pie el mítico gol fallado por Cardeñosa. Y vale, si no tienes datos que llevarte a la boca vas a pintar en las tertulias futboleras menos que Paquirrín en “Cifras y Letras”

Así que Vivus.es con Muttante como agencia ha decidido crear una herramienta online que te suministre a través de tu móvil, tu tablet o tu ordenador un montón de datos curiosos y memorables de la historia de los mundiales que se convertirán en argumentos IN-A-PE-LA-BLES para callar bocas en tus tertulias futboleras, ahora que se acerca el acontecimiento futbolístico más esperado desde hace casi un lustro.

¿Quieres problarlo? Pues ya estás tardando en entrar en www.postureomundial.com. No te cortes y anímate a compartir datos con la gente y añadir los tuyos propios con el hashtag #postureomundial. Tu suegra y tu pescadera igual ya te llevan un poco de ventaja ::)

 

 

 

 

 

 

 

 


unidad_de_medida_de_la_creatividad

 

Quien me conoce bien os podrá decir hasta qué punto soy fan de las Redes Sociales. Os podrá confirmar cómo han cambiado mi visión de la comunicación publicitaria y las relaciones personales y profesionales. Pero llegado este momento, creo que merece la pena sentarse un rato encima del móvil para amortiguar el soniquete de los retuits y reflexionar.

La pregunta es: ¿Cuál es la unidad de medida de la creatividad?

Así, a traición. A puro calzón quitado.

No lo podemos negar. Es evidente que los creativos, como cualquier otro profesional, vivimos de nuestros resultados. Pero, sinceramente, me niego a creer que esa sea la única unidad de medida aceptada universalmente para valorar el trabajo de un montón de gente cuyo trabajo está y siempre va a estar en la picota.

Podremos pagar la hipoteca (que la tenemos) o vivir más desahogadamente si nuestras campañas o propuestas funcionan. Pero si dejan de hacerlo, hay cosas de las que no nos podrán desahuciar.

Nuestro talento, el respeto profesional y el reconocimiento del trabajo bien hecho, sin ir más lejos.

Y no creo que estos 3 baremos bajo los que es posible ponderar la trayectoria de un profesional de la creatividad puedan medirse exclusivamente a través de un extraño algoritmo que interrelacione el número de visionados en Youtube, el número de likes en Facebook o el número de Favs y RT en Twitter.

Creo que, más allá de los resultados que obtenemos y (seguramente también) mucho más allá de los premios, existen otros criterios a la hora de valorar el trabajo de un copywriter o un director de arte. Criterios quizá solo los que hemos pasado una noche entera persiguiendo un titular o buscando la tipografía perfecta conocemos, respetamos y podemos ser capaces de valorar. 

 

 

 

 


Image

Cuesta retomar un blog varios meses después. Supongo que en el fondo sabes que corres el altísimo riesgo de no retomarlo nunca. Por suerte, no es algo que me vaya a pasar a mí ::) porque cuanto más tiempo dejo de escribir, más consciente soy de hasta qué punto lo necesito.

Así que a ello.

Supongo que en estos meses en los que me encuentro embarcado en el nacimiento de algo-parecido-a-una-agencia me han permitido reflexionar sobre el título de este post, esa podríamos llamar “ineficiencia creativa” que, en ocasiones, puede ser el centro de de las diferencias que separan en las agencias  perfiles creativos de los “no creativos”.

No sé si alguna vez habéis sentido esa incapacidad de replicar vuestro trabajo creativo para convertirlo en un éxito que puedas ir repitiendo sucesivamente, con cada cliente y con cada campaña, todos los días de tu vida y hasta que la muerte sobre el teclado os separe ::)

Pues bien, ese creo que es básicamente el problema de los creativos (al menos el mío) la imposibilidad de encontrar un modelo/camino que garantice el éxito de nuestro aporte creativo en ese proyecto que justo AHORA tenemos entre manos.

Uno de mis maestros, el gran Marcelo Montes, me dió hace ahora 17 años la mejor definición del miedo creativo que nace de esa incapacidad. Marcelo decía algo así “Esto me ha pasado siempre a lo largo de mi carrera. Cada vez que me enfrento a una nueva campaña pienso: está es en la que me pillan, en la que se dan cuenta de que les he estado engañando… que no sirvo para esto”

Supongo que lo que más me marcó en aquel momento es que Marcelo decía esto y lo seguía sintiendo con una trayectoria jalonada de premios y éxitos a la cabeza de departamentos creativos de grandes agencias.

Y ahora que me veo en procesos no estrictamente creativos quizá soy más consciente de todo esto. Es evidente, existen modelos de negocio o modelos financieros cuyo éxito se puede replicar consistentemente e ir repitiendo de forma más eficiente y rentable.

¿Pero realmente podemos hacer eso con el trabajo creativo?


20130807-234416.jpg

Perdonadme el símil cuasifutbolístico en este verano soberanamente aburrido gracias a noticias de gran calado como el fichaje y-a-mí-qué-demonios-me-importa de Bale.

Pero lo cierto es que, cuando uno empieza a alejarse un tiempito de las grandes salas de reuniones de las multinacionales, se da cuenta de lo que es un sector o una industria de verdad.

Lo que hace un sector no son esas gigantescas empresas que podría contar un personaje de dibujos animados con los dedos de una mano (sí, 4) sino esos miles de empresas o micro empresas que le dan la vuelta al cartel de abierto cada día, pase lo que pase.

Todas esas empresas también necesitan publicidad.

Buena publicidad. Buenas ideas. Buenas campañas. Buena creatividad.

Y es ahí donde todos los profesionales y agencias que no trabajamos en las 4 grandes (igual tras la fusión de Publicis y Omnicom serán alguna menos) tenemos la responsabilidad de hacer llegar ese trabajo publicitario profesional a esos lugares a los que aún no llega.

A todas las empresas. En todos los sectores.

Sé que no es fácil. Porque nuestras ideas, campañas y presupuestos tienen que competir con un montón de preocupaciones en la cabeza de nuestros clientes: supervivencia empresarial, modelo de negocio, financiación, gestión de recursos humanos…

Pero para nosotros, que también gestionamos una pequeña empresa, no debería resultarnos tan complicado de entender. ¿No creéis?