Archives For anuncios


Para que luego digan que la publicidad no cumple su labor social. Sin ir más lejos, a mí buscar buenas campañas que compartir en este blog me ha llevado a descubrir que la FDA (Food & Drugs Adminstration) de Estados Unidos acaba de levantar recientemente un veto histórico que impedía a los gais donar sangre.

Como bien dice Alan Cumming en el spot (el nombre no podría ser mejor jajaj) POR FIN pueden donar sangre… siempre y cuando aguanten un añito entero sin mantener relaciones sexuales. 

1 año. 12 meses. 365 días. Sin.

Por suerte la gente de Glaad, una Asociación de defensa de los derechos de gais, lesbianas, bisexuales y transexuales con la ayuda de Saatchi & Saatchi New York ha salido al paso con este divertidísimo anuncio con múltiples referencias onanistas que confío ayude a concienciar de la discriminación que supone algo así.

Inflando globitos

Os añado aquí la ficha de la campaña de adsoftheworld , mi aplauso para todos ellos.

GLAAD / GMHC: Celibacy challenge

Advertising Agency: Saatchi & Saatchi, New York, USA
Chief Creative Officer: Jay Benjamin
Creative Director / Art Director: Johnnie Ingram
Creative Director / Copywriter: Chris Skurat
Designer: Juan Saucedo
Art Directors: Mete Erdogan, Matilda Kahl
Copywriters: Callum Spencer, Vik Angwald
Chief Production Officer: Tanya LeSieur
Director of Content Production: John Doris
Executive Producer: Dani Stoller
Integrated Producer: Matt Micioni
Lead Creative Technologist: Steve Nowicki
Digital Strategist: Shae Carroll
Information Architect: Robert Moon, Kelly Redzack
Head of Art Buying: Maggie Sumner
Lead Retoucher: Yan Apostolides
Proof Reader: Ed Stein
Talent Director: Akash Sen
Account Director: Rebecca Robertson
Associate Director / Business Development: Jamie Daigle
Account Supervisor: Carly Wallace
Project Manager: Bridget Auerbach
Production Company: Bullitt
Director: Ari Sandel
Director of Photography: Warren Kommers, Alan Cumming
Executive Producer: Todd Makurath
Line Producer: Nathaniel Greene
Editing House: Arcade Edit
Editor: Jeff Ferruzzo
Assistant Editor: Mark Popham 
Producer: Fanny Cruz
Executive Producer: Sila Soyer
Music House: Nylon
Producer: Christina Carlo
Audio: Sound Lounge
Mixer: Glen Landrum
Post House/Telecine: Company 3
Colorist: Tom Poole


spot_con_vida

Siempre me ha llegado especialmente la publicidad basada en la vida real. Me huele a años 50, a años 80 en la publicidad española y a ese vínculo real y honesto (nada vacío) que siempre debería prevalecer en la relación marca-consumidor. Una relación que a veces los publicistas, como los malos mensajeros, nos empeñamos en maltratar.

Hemos creado un estilo: hacer anuncios para publicistas. De tanto contemplar bobamente bobinas de grandes realizadores y shortlists de festivales de renombre hemos creado una subcultura concepto-visual que en algunos casos puede ser un activo, pero que en otros muchos genera un ruido innecesario y nos separa de las personas que consume nuestros productos (sí esa gente a la que quizá debíamos dejar de llamar TARGET)

Por eso, encontrase de nuevo con piezas sencillas, cercanas y directas que tocan la tecla que tiene que tocar sin aspavientos. como este spot de Educo, es siempre una gran noticia. Anuncios que te conmueven, te sorprenden y llegan porque hablan de cosas que están o pueden estar en tu vida. No parece tan complicado, ¿no?

Y es que, la conclusión a la que uno llega tras unos cuantos bloques de anuncios-casi-interminalbes es: quizá hace falta más vida en nuestros anuncios y menos anuncios en nuestra vida. ¿No os parece?


maquina

La verdad es que aún ando algo sorprendido por la virulencia del post de hoy de @guerraeterna contra la última campaña de @campofrio_es #elcurriculumdetodos cuyo título es, ni más ni menos, “La España de Campofrío nos hundirá en la miseria”

Así, sin paños calientes ni aperitivo.

Vaya por delante que me parece un artículo redactado con brillantez y gran verbo, pero como he tuiteado en algún momento del día adelantando mi malestar con este artículo, escribir bien no significa tener razón.

Debo aclarar antes de seguir adelante que esta campaña ha sido realizada por algunos de mis compañeros de @Mccann_spain, @Mrm_spain y @momentumspain y que por lo tanto no puedo ser 100% objetivo. Pero os aseguro que mi opinión profesional creo que va más allá de un mero corporativismo o compañerismo gratuito.

Porque considero que el tema es para tomárselo un poco en serio. Creo que no podemos convertir un spot cuya finalidad es simple y llanamente poner una nota de optimismo con la que está cayendo en el epicentro de todos los problemas políticos, económicos y sociales de nuestro país, tachando el tono del anuncio (es eso un anuncio) de un voluntarismo execrable que nos va a llevar a la perdición.

Midamos un poco, por favor.

Quizá algunos de los chistes no nos gusten o el tono irónico de algunos momentos no nos haga gracia. Vale. Opinable y debatible. Lo que no podemos hacer es cargar con esa mala baba tan española contra las marcas, instituciones o personas que además de currárselo para salir del agujero de la crisis, creen que es mejor hacerlo con una sonrisa.

Puestos a elegir entre la España de Campofrío y la de la Mala Baba, yo me quedo con la primera.

 

 

 

 

 

My father is a copywriter

noviembre 8, 2012 — 6 comentarios

My father is a copywriter

Probablemente nadie entienda en el colegio de Emma qué hace exactamente un copywriter.
Igual les suena algo más “creativo”, “creativo publicitario”, o tengan una imagen del tipo “señores y señoras que se inventan los anuncios de la tele y visten con ropa de teenager aunque estén a punto de cumplir los 40″.

En cualquier caso, lo que me hace sentir superorgulloso es que nuestro trabajo, mejor dicho nuestro oficio esté ahí, en los enunciados de la clase de inglés de tercero de primaria. Junto a un “my father is a fireman”, “my mother is a doctor” o “my father is a lawyer”.

Eso. Es muy grande.


Typewriter foto del flickr de Amio Cajander

Es duro. Pero bastante cierto.

No es que no se hagan buenos anuncios. Afortunadamente, y especialmente en los tiempos que corren, seguimos viendo buenas ideas sobre el papel, la televisión, nuestras pantallas digitales y también en la radio.

Pero, en mi opinión, empiezan a escasear esos anuncios que nacen de retorcer palabras, esculpir expresiones y emociones para llegar a la gente, emocionar, conmover y movilizar al consumidor con una carga de mayor profundidad que transciende a ese plano algo más superficial de las imágenes.

Al menos, a ese tipo de imágenes que suelen poblar la publicidad en estos tiempos de crisis, que no deberían ser de crisis de ideas, sino todo lo contrario.

Parece que en lo que se refiere al texto publicitario nos hemos autolimitado a algunos recursos resultones que siempre funcionan.

Un titular con un golpe y, como mucho un aterrizaje, más o menos digno en una oferta o beneficio del producto más o menos justificable.

A mí no me vale con eso.

Me viene a la mente la que, en mi opinión, es obra de obligada lectura para los copywriters La fuerza de la Publicidad de Marçal Moliné que en sus úlltimas páginas, y bajo el título “118 trucos para hacer buenos anuncios, glosa un extensísimo catálogo de figuras retóricas con ejemplos prácticos que deberíamos tener mucho más presentes en nuestro trabajo creativo diario: etopeya, omisión, metáfora, erotema…

Hablo de cualquier pieza publicitaria. Pero, especialmente de gráfica, exteriores y campañas online. Afortunadamente los spots (las pelis como solemos llamarlas en las agencias de publicidad) y las cuñas de radio (no podría ser de otra forma) aun resisten a ese viejo modus operandi creativo de la idea/concepto y su desarrollo a través de ejecuciones verbales elaboradas.

Me vienen a la mente el “No es lo mismo” de BMW, “Contrato con el planeta” de Unión Fenosa, el spot “intermitente” de Guía Repsol, “Cómicos” de Campofrío: ideas grandes con discursos intensos, profundos y en algunos momentos me atrevería decir que hasta poéticos.

Especialmente, me deja mal sabor de boca el poco cariño que se le da a los mensajes y a las ideas en las campañas online. Banners, insterstitials, desplegables en los que evidentemente tiene que pesar la imagen y la animación, pero en los que sigo echando de menos que haya una idea detrás. Solo eso, una idea.

Porque sin mensaje, no hay anuncio. Y sin ideas, la publicidad no vale nada.

Así que, por favor, no dejemos de escribir anuncios. Anuncios de los buenos.

El peso de las palabras

octubre 25, 2012 — 3 comentarios

¿Cuánto pesan las palabras?

¿Cuánto pesa una palabra?

Odio.

¿Cuánto pesa onomatopeya? ¿Desgarbado? ¿Ok? ¿Te quiero? ¿Yes we can? ¿Amén?

Júzgalo tú mismo.

Pero, en cualquier caso, es curioso el peso y valor que tienen las palabras en nuestra vida y como, poco a poco, las hemos ido desterrando de algunos lugares y espacios. Como si las sintiésemos inválidas o incapaces de hacer su trabajo.

Y eso duele.

Dolor. ¿Cuánto pesa dolor?

Hace tiempo leí un fantástico post de @monicontomate “24 fonemas. Tú eliges…” en el que, citando a la poetisa Gertrude Stein, viene a decir que el lenguaje es el alfabeto en desorden. Me encanta esa idea.

¿Se podría decir algo así con una imagen?

Ese desorden y esa capacidad del ser humano para ordenarlo a su antojo, es lo que convierte el lenguaje verbal en una herramienta muy poderosa. En un Arma de Emoción Masiva cuando se emplea con el tono, el timbre, el oficio y el peso que debe tener un mensaje.

Honestamente, creo que las ideas y campañas que no tienen mensaje están muertas. Porque sin mensaje no hay creatividad publicitaria.

Por eso, me entristece tanto que en ciertos espacios y soportes (especialmente digitales) hayamos olvidado el peso que deberían tener. Al fin y al cabo, ¿no pesan también menos bytes que un .jpg, un .gif o un .swf?